Búscame al atardecer

Búscame al atardecer

  Me gustaba ir al Jardín de las sombras cuando se ponía el sol. No sé por qué, pero durante el día me sentía débil y un tanto taciturno. Mis profesores me reñían porque, le decían a mi madre, estaba somnoliento y no mostraba demasiado interés por casi nada. «No...
Un corazón en las nubes

Un corazón en las nubes

  No sé. Me hablas y no sé. Me miras y no entiendo nada. Sonidos huecos salen de tu boca de uno en uno y a la vez. Que me quieres, eso dices. Me abrazas y me besas, me das todo lo que tienes. ¡Qué seres tan felices! Una chispa prende tu mirada. La veo. Se me...
El regalo

El regalo

¿Quién puede ser a estas horas? Se acercó a la puerta, observó por la mirilla y no vio a nadie. Se paró a pensar si podría haber soñado que llamaban al timbre. Volvió a mirar por la mirilla y acertó a ver un fragmento de algo que había en el suelo. ¿Qué era eso? Era...
La vida va en un tren a toda leche

La vida va en un tren a toda leche

  Si hay algo que me gusta en este mundo es llegar del mercado el sábado a media mañana, encender la radio, subir el volumen y que suene «How bizarre» de OMC. Me pongo como loco. Los pies se me echan a bailar y casi no puedo seguirles el ritmo. A duras penas...
Good girl

Good girl

  No sabía ni que día era y, aún así, salté de la cama y corrí hacia la ducha. Dentro de mí habitaba un botón que me hacía saltar cada mañana como si tuviera un resorte dentro. El botón me dominaba y me impulsaba a hacer todo lo que una «good girl» debe hacer:...
Sedas verdes y amarillas

Sedas verdes y amarillas

  No sé cómo he podido soportarlo tanto tiempo. La angustia y el sopor me han acompañado tantos años que ya no me quedan energías para llorar, gritar, sentir rabia o dolor. No, no me quedan ánimos para sufrir, ni para seguir compadeciéndome de mí misma. No, no...

Pin It on Pinterest