Café en grano: más fresco y sabroso

El café es una bebida que gusta a la mayoría de las personas. A mí, además, me encanta abrir un paquete de café en grano y aspirar todo ese fantástico aroma que viene concentrado y resguardado. Es un placer que inunda todos mis sentidos.

 

Hace varios años que preparamos nuestro café en casa, molemos el grano y lo transformamos en un delicioso espresso con una cafetera a nuestro gusto. Solo, oscuro y sin azúcar. Así lo tomamos. ¿Y a ti, cómo te gusta el café?

 

¿Y a ti, cómo te gusta el café?

El café

 

La planta del café (cafeto) pertenece a la familia de las Rubiaceae, que es la cuarta especia botánica más diversa del planeta. Dentro de esta enorme familia, destacamos la especie Coffea y, dentro de esta, distintas variedades, entre las que vamos a reseñar la Coffea Arabica y la Coffea Canephora (café robusta), las más empleadas para preparar una de las bebidas más consumidas en el mundo.

 

La variedad robusta se cultiva en África occidental, Sudeste Asiático y en Brasil. Es de porte pequeño, muy resistente a las plagas y se produce de manera más económica. De hecho, es la principal variedad aprovechada para los cafés solubles y los blends (mezclas). Los granos de la robusta son redondeados y su sabor es bastante amargo debido a la cantidad de cafeína.

 

La variedad arábica es originaria de Etiopía donde se cultiva hace más de dos mil años. Actualmente más países cultivan esta variedad, como Kenia, Tanzania, Java y las Islas Reunión (el maravilloso coffea arabica bourbon). La planta alcanza alturas de hasta ocho metros y, por desgracia, puede ser atacada por plagas, por lo que su cultivo es más costoso. De ahí que esta variedad suela ser más cara que la robusta. Los granos de la arábica son más alargados y su sabor es dulce y suave, con una acidez afrutada y equilibrada.

 

Hay quienes dicen que la coffea arabica tiene mayor calidad que la robusta, aunque esta última ha logrado mejorar su calidad en las últimas décadas. Como en cualquier otra cosa, todo depende del gusto personal e incluso de la forma de infusionar el café.

 

Por cierto, ¿sabías que lo que consumimos es la semilla del cafeto?

 

Hay quienes dicen que la coffea arabica tiene mayor calidad que la robusta, aunque esta última ha logrado mejorar su calidad en las últimas décadas. Como en cualquier otra cosa, todo depende del gusto personal e incluso de la forma de infusionar el café.

 

Café en grano o molido

Tengo que reconocer que yo solía comprar café molido, porque me resultadaba más sencillo de preparar. No obstante, hace algunos años, comencé a adquirirlo en grano y no he vuelto a usarlo molido. Es cierto que hay que tener un molinillo para molerlo y que tardas dos minutos más en prepararlo, pero no hay comparación posible con el resultado. Resulta una bebida mucho más aromática y más sabrosa, con una acidez totalmente distinta. Si te gusta el buen café, es mucho mejor que te decantes por el café en grano y lo muelas tú mismo. Lo vas a disfrutar mucho más.

 

Si realmente no te apetece tardar dos minutos más en prepararte el café y/o no quieres molerlo tú mismo en tu casa, una opción intermedia es comprarlo en grano en tu tienda y pedir que te lo muelan según el tipo de cafecito que prefieras, sea tipo espresso, mokka, aeropress, émbolo, etc.

 

Es una evidencia científica que el café en grano conserva mucho más tiempo las propiedades organolépticas del producto. El mayor enemigo de la semilla del cafeto es la oxidación, producida por estar en contacto con el oxígeno, por eso es tan importante preservarlo en grano y no molido. Además, si lo proteges de la luz y del calor, te aseguras de tener un producto en perfecto estado hasta que lo muelas justo antes de tomártelo en forma de bebida. Lo ideal es mantenerlo envasado al vacío hasta el momento de consumirlo.

 

 

El mayor enemigo del café es la oxidación, producida por estar en contacto con el oxígeno, por eso es tan importante preservar el café en grano y no molido.

¿Te gusta?

Si te ha gustado este post o cualquiera de mis recetas, puedes suscribirte y recibir las entradas cómodamente en tu bandeja de correo electrónico. No hago spam. Tampoco me molesto si prefieres desuscribirte, que la vida ya es bastante complicada como para andar con tonterías.

Qué regalar a un amante del café

 

Personalmente, me gusta regalar gastronomía de calidad durante las fechas navideñas, sobre todo a esas personas con buen paladar y que saben apreciar el valor de un buen producto. Si has de obsequiar a alguien que se chifle por el café y el mundo que lo rodea, no te lo pienses dos veces. Según sea tu presupuesto, puedes escoger un saquito de buen café en grano, arábica o robusta, según las preferencias del obsequiado, un émbolo o un molinillo adecuado para moler el grano. Y si el presupuesto del que dispones es más holgado, ¿por qué no una cafetera?

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Laura León Álvarez
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en laubelealcontenidosyfotografia@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

Contenido protegido por derechos de autor

Pin It on Pinterest

Share This