Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Pulpo asado

Pulpo asado

Es casi un pulpo a feira, pero no exactamente. Lleva los mismos ingredientes, pero también otros cuantos más. En definitiva: fácil y riquísimo.

Si bien es cierto que me vuelve loca el pulpo a feira, también lo es que me gusta hasta haciendo el pino puente. Es mi cefalópodo favorito a la hora de comer.

En las Islas Canarias es muy común encontrar pulpo en la mayoría de los restaurantes. Indispensable, un buen pulpo a la gallega, que es como llamamos a esa receta por estos lares. Sin embargo, si vienes a las islas, no te vayas sin probar una carmela de pulpo, un salpicón de pulpo, el pulpo frito con mojo o una ropa vieja de pulpo. Forman parte del recetario tradicional canario.

Si vienes a las Islas Canarias, no te vayas sin probar una carmela de pulpo, un salpicón de pulpo, el pulpo frito con mojo o una ropa vieja de pulpo. Forman parte del recetario tradicional canario.

¡Cómo me gusta este bichejo! ¡De cualquier manera!

Pulpo asado

INGREDIENTES (2 personas)

  • un pulpo fresco/descongelado de 1.200 g
  • aceite de oliva virgen extra
  • 5 dientes de ajo grandes sin pelar
  • 3 hojas de laurel
  • 1 cucharada colmada de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1/3 cucharadita de comino en polvo
  • sal marina gruesa
  • 1/2 limón

ELABORACIÓN

1º) Guisar el pulpo. Llena una olla alta y algo estrecha con 250 ml de agua. Añade una hoja de laurel y el medio limón. Si es fresco, “asústalo” primero, sumergiéndolo y sacándolo del agua caliente tres veces; déjalo en el caldero con la cabeza hacia abajo, tápalo y deja cocer a fuego medio-bajo durante unos 25 minutos. Si ha sido descongelado, no hace falta que lo asustes. Lo importante es que no destapes la olla hasta que transcurra el tiempo, para que no se evapore la poquita agua añadida y la que va soltando el pulpo. Comprueba que está en su punto (ni blanducho, ni duro que te quiebre un diente) y reserva.

2º) Turno del horno. Echa un poco de aceite en una cazuela de barro y coloca el pulpo guisado. Hazle unos cortes en las patas. Sálalo al gusto con sal marina gruesa (olvídate de la sal fina y más de la de mesa, que es perjudicial para la salud). Riega con aceite de oliva virgen extra, añade los dientes de ajo chafados, las hojas de laurel, el comino en polvo, el pimentón ahumado y el picante. Hornea durante 15 minutos a 180ºC con el ventilador activado.

3º) ¡A comer!

Si pones un poquito de aceite de oliva virgen extra de más, luego te darás el gusto de mojar en él unos buenos trozos de pan. Yo a eso no me puedo resistir.
A tener en cuenta
  1. La eterna pregunta: pulpo fresco o descongelado. Si me pides mi opinión, prefiero haberlo congelado y descongelarlo para cocinarlo. La razón es simple: siempre queda en su punto. Cuando se opta por uno fresco, salvo que tengas el arte de las pulpeiras galegas, puede quedar duro como una piedra. Yo no me la suelo jugar y eso que este cefalópodo y yo nos conocemos hace mucho tiempo y, aunque también lo cocino fresco, alguna vez me he llevado un disgustillo.
  2. ¿Por qué el limón? A mí me encanta añadirlo al agua. Mejora el color del pulpo y le cierto aroma cítrico. No es importante. Es una manía mía.
  3. A veces me han dicho que 25 minutos es insuficiente para guisar un pulpo y siempre contesto que el tiempo depende de su peso. Uno de 1.200 g es un pulpo medianito y con ese tiempo sale a mi gusto; es decir, al punto.
  4. Esta receta guarda una similitud con la clásica receta gallega, pero, como has visto, se añade unos ingredientes más y el toque de horno que lo deja de vicio.

¡Sano y de rechupete! ¡Y facilísimo!

Tags:
,
7 Comments
  • Marhya
    Posted at 12:41h, 27 marzo Responder

    Hala, ya se me ha antojado. A ver dónde consigo yo ahora un buen pulpo ¡Tiene que estar mjuy rico, nunc alo he comido así pero tiene todo para gustarme.
    Feliz día.

  • Patricia Blanco Budia
    Posted at 12:45h, 27 marzo Responder

    Qué buena receta!!! Me la apunto ya!!! Besitos.

    • Laube Leal
      Posted at 07:06h, 03 abril Responder

      Deliciosa y facilísima, Patri. Ideales para comer bien sin estar horas en la cocina.
      Besitos

  • Mina
    Posted at 17:51h, 27 marzo Responder

    Pues yo también me he enamorado de este platazo, pues el pulpo me encanta. Pero, de momento no tengo horno, Laura.
    Quizás en la cazuela, con los mismos ingredientes y a fuego medio-bajo quede bien ¿no?

    Unas fotografías divinas. La luz de la primera me encanta.

    Muacksssss

    • Laube Leal
      Posted at 07:08h, 03 abril Responder

      Mina, el horneado es fundamental para esta receta en cuestión. Sin embargo, claro que puedes hacer pulpo con estos ingredientes en caldero. Después de guisarlo, lo doras algunos minutos en la plancha y le añades el pimentón, etc. ¡De lujo!
      Muacccc

  • Palmira
    Posted at 13:44h, 28 marzo Responder

    Ainss pues a mi también se me ha antojado!! Por aquí a veces nos llega en la cesta del mar pulpo fresco de Bretaña porque los franceses no los quieren así más para nosotros jejej Así asado nunca lo había visto pero me lo guardo para el próximo que llegue a casa. Yo también suelo congelarlo antes de cocinarlo, no sé si son manías pero queda mejor la textura final, ¿Verdad?
    Besos,
    Palmira

    • Laube Leal
      Posted at 07:10h, 03 abril Responder

      ¡Pues a comer pulpo! Así se come muy bien, está muy sabroso y, para variar, lo hacemos sin que sea a la gallega.
      Oye, esas cestas que te mandan están fabulosas, ¿ehhh? A la próxima le sacas una foto que quiero verla. Me tiene intrigada.
      Un beso

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.