Mis básicos de fotografía para no profesionales (IV). Entiende y controla definitivamente la apertura, el ISO y la velocidad de tu cámara.

 

El post es largo, lo sé, pero no te asustes. Hay más explicaciones aclaratorias, trucos e imágenes de ejemplo que teoría. Verás que es incluso ameno y divertido. ¡Palabrita! Piensa que estamos llegando al final de los temas muy teóricos y espero que estés practicando, porque si no, no dominarás nunca a tu amiga la cámara. Entiendo que se hacen pesados, pero es imposible resolver una ecuación si antes no sabemos cálculo. Te pido que no abandones, porque créeme cuando te digo que no hay otro modo. Ten paciencia y persevera, pues tengo la firme convicción de que mis básicos (no tan básicos me han dicho algunas amigas y sé que tienen razón) van a darte el empujón que te hace falta para pillar tu cámara y hacer mejores fotos de las que has hecho hasta ahora. Te prometo que el esfuerzo valdrá la pena.

Hoy veremos un poco más a fondo los elementos que forman el ya estudiado triángulo de la exposición (PINCHAR AQUÍ para ver el post en el que hablamos de él), es decir, la apertura, la velocidad y el ISO. ¡Adelante mis valientes!

 

[vc_text_separator title=’APERTURA’ title_align=’separator_align_center’ border=’yes’ border_color=’#968729′ background_color=» text_color=’#000000′]

 

En Fotografía, la apertura nos indica la cantidad de luz que entra por el objetivo y llega hasta el sensor. La conocemos también por ese famoso y fastidioso número f. Fíjate a continuación en cómo se va cerrando el diafragma de la cámara y el número f se va haciendo más grande cada vez. Esto que parece tan raro y confuso debes grabártelo a fuego en el cerebro.

Esquema apertura fotografía

[icon_list_item icon=’fa-hand-o-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#615410′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] ¿Y qué consigues abriendo o cerrando el diafragma de tu cámara?

Consigues controlar dos factores fundamentales, que son:

  • la cantidad de luz que entra por el objetivo: cerramos o abrimos el diafragma para que entre más o menos luz. Recuerda el post sobre la sobreexposición (fotos muy claras), la subexposición (fotos muy oscuras) y la exposición correcta (tu foto refleja fielmente la escena lumínica que tus ojos ven).
  • la profundidad de campo: cerramos o abrimos el diafragma para que entre más luz, pero también influimos en cómo vemos el objeto enfocado y lo que hay delante y detrás de este. Cuando queremos lograr enfocar concretamente un objeto (enfoque selectivo) y que el fondo quede desenfocado, borroso y poco nítido, necesitamos variar la profundidad de campo. ¿A que quieres saber cómo hacer esas fotos tan lindas en las que se ve, por ejemplo, un bol de color celeste y monísimo y un fondo borroso de color cremita? ¿Te hace suspirar? Pues voy a enseñarte a conseguirlo, pero tú debes esforzarte en comprender cómo funciona la apertura de tu cámara o de tu móvil y cómo influye la misma en la luz que entra por el objetivo y llega al sensor, así como en la profundidad de campo, de la que hablaremos en el próximo post un poco más detenidamente, porque quiero que la practiquemos mucho. Hoy solo quiero que veas estas fotos y observes las diferencias. Míralas bien y reflexiona sobre lo que se consigue con distintas aperturas del diafragma de tu cámara.

Apertura en fotografía

Si has seguido bien mis explicaciones y has observado atentamente la imagen anterior, habrás visto que la apertura también se relaciona con el enfoque (enfocar algo concreto o enfocarlo todo) y, en consecuencia, con la nitidez (enfocar algo concreto y que aparezca perfectamente nítido y que el resto aparezca desenfocado o borroso). No pierdas de vista esta relación porque la necesitarás siempre que fotografíes cualquier cosa, desde un plato de comida hasta un paisaje.

Te recuerdo que la apertura se puede ajustar en el modo de disparo manual (M) y en el de prioridad de apertura (A o Av).

Apertura

 

 

[vc_text_separator title=’VELOCIDAD DE OBTURACIÓN’ title_align=’separator_align_center’ border=’yes’ border_color=’#968729′ background_color=» text_color=’#000000′]

 

Primero que nada, tengo que decirte, sin entrar en muchos detalles, qué es el obturador de la cámara. El obturador es una especie de cortinilla que existe delante del sensor de la cámara y que se abre y se cierra permitiendo que la luz que ha entrado gracias a la apertura incida sobre el sensor y forme la fotografía. Pues bien, mediante la velocidad de obturación que tú marcas en tu cámara, decides el tiempo que esa cortinilla permanece abierta dejando pasar la luz. ¿Fácil, no?

Velocidad

Te doy otro dato: la velocidad de obturación se mide en segundos y en fracciones de segundos. De manera general,

→ 1/1000 es una velocidad muy rápida, porque el obturador permanece muy poco tiempo abierto.

→ 1/200 es una velocidad normal.

→ 1/40 es una velocidad lenta.

→ 1 (segundo) es una velocidad muy lenta, porque el obturador permanece mucho tiempo abierto.

[icon_list_item icon=’fa-hand-o-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#615410′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»]¿Cómo influye la velocidad en una foto…?

Por un lado, a más velocidad, más congelas el movimiento del objeto fotografiado y, al contrario, a menor velocidad, más movimiento registras en tu foto. Puede parecerte que 1 segundo es un tiempo muy breve, pero entre el movimiento que imprimes a tu cámara al disparar y la cantidad de movimiento que puede haber en lo que estás fotografiando, la foto puede aparecer movida o «trepidada» y si a eso le sumas, como me pasa a mí, que no tienes mucho pulso, lo empeoras.

Velocidad de obturación

Por otro lado,

    • si la velocidad es rápida, el obturador permanece poco tiempo abierto, por lo que entra menos luz al sensor y puede que tu foto aparezca oscura o subexpuesta si las condiciones lumínicas eran pobres.
    • si la velocidad es lenta, el obturador permanece bastante tiempo abierto, por lo que entrará más cantidad de luz y la foto puede aparecer sobreexpuesta o muy clara e incluso trepidada (movida). Si has usado un trípode, te habrá quedado nítida.

 

En resumen, la velocidad influye mucho en las fotos que tomamos y has de vigilarla y coordinarla con la apertura y con el ISO. Te diré que, para mí, toda velocidad por debajo de 1/40 es muy lenta, porque tengo mal pulso para la cámara (curioso, porque lo tengo bueno para la mayor parte de las cosas, como dibujar, trazar líneas, pintar paredes…), así que en casa siempre tengo el trípode a mano.

[icon_list_item icon=’fa-key’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#61581a’ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] Truco para saber qué velocidad es la conveniente en cada momento

Usa una velocidad de obturación similar (o superior, si es posible) a la longitud focal, es decir al objetivo que hayas colocado a tu cámara. Si tienes puesto un 50mm, que la velocidad no sea nunca inferior a 1/50. Si tienes un 135mm, tu velocidad debería ser 1/135 o similar. Es algo orientativo, ¿de acuerdo?

¿A que ahora has comprendido cómo actúa la velocidad a nivel práctico? Todo tiene una razón de ser y el uso de la cámara no iba a ser menos.

Recuerda que puedes ajustar la velocidad en el modo de disparo manual (M) y en el modo de prioridad de velocidad (S o Tv).

 

[vc_text_separator title=’ISO’ title_align=’separator_align_center’ border=’yes’ border_color=’#968729′ background_color=» text_color=’#000000′]
Es la sensibilidad de la cámara ante la luz; es decir, cómo reacciona ante la entrada de la luz. Esto es fácil de entender, pero, acotemos más para qué sirve y que nos aporta el ISO.

ISO

Haz memoria y recuerda el famoso triángulo de la exposición. ¿Lo tienes en mente…? Pues bien, mientras más bajo sea el valor ISO que tengamos ajustado en la cámara (50-100), más tiempo y más luz necesitará el sensor para obtener una fotografía correctamente expuesta. Y a la inversa: mientras más alto sea el ISO (800 en adelante), menos tiempo necesitará nuestra cámara para que entre la luz necesaria para que nuestra foto salga expuesta adecuadamente. Eso sí, a costa del ruido (granito que se ve en nuestra foto y que podría afearla, salvo que lo estemos buscando por motivos estéticos o que simplemente no nos importe, porque valoremos más las instantánea que la existencia de ese «defecto»). En consecuencia hay una relación proporcional entre un valor alto de ISO y el ruido que puede aparecer en nuestra foto, factor que hay que valorar mucho a la hora de disparar.

ISO en fotografía

Traduciendo esa información teórica y llevándola a la práctica, a grandes rasgos diríamos que, en condiciones de poca luz y si quieres obtener una fotografía correctamente expuesta y nítida, puedes hacer una de estas dos cosas:

    • subir la sensibilidad ISO de tu cámara
    • utilizar un trípode

 

[icon_list_item icon=’fa-heart-o’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#6e571c’ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] Mi consejo:
Ahora ya dispones de las herramientas para saber qué hacer en cualquier situación lumínica y que tu foto salga correcta. ¿Cómo se consigue…? Disparando, disparando, disparando. Eso sí, y pensando antes de disparar. Practica todo lo que puedas. De la misma escena, saca varias fotos variando los parámetros de apertura, ISO y velocidad. Compáralas y aprende a distinguir qué es lo que está mejor y decide cuál te gusta más. A partir de ahora serás tú el único que tendrá el control sobre tu cámara. ¿No es lo que todos deseamos…?

 

¡A practicar!

Si quieres compartir los ejercicios conmigo y el grupito, PINCHA AQUÍ y súbelo como comentario al post de Facebook.

  • EJERCICIO 1

Prepara una escena con un objeto que enfocarás y otros objetos alrededor, por delante o por detrás. Hazle tres fotos desde exactamente el mismo ángulo, pero con tres aperturas diferentes: apertura grande, apertura media y apertura pequeña. Reseña qué número f corresponde a cada fotografía.

  • EJERCICIO 2

Haz una foto a un objeto en movimiento. Prueba primero con una velocidad muy rápida que haga que parezca que has congelado su movimiento y otra foto con una velocidad más lenta en la que se pueda apreciar que el objeto se estaba moviendo (no importa que parezca «movida» o trepidada). Si puede ser, haz las fotos en la calle, a personas que corren, coches que circulan, bicicletas, aves que vuelan, agua de fuentes, olas que golpean un espigón…

  • EJERCICIO 3

Haz tres fotos a una misma escena, exterior o interior, con ISO bajo, ISO medio e ISO alto. Intenta que haya poca luz en la escena natural, de modo que puedas notar la diferencia al ir aumentando el ISO. Cuando tengas las fotos, intenta ampliarlas para percibir el aumento de ruido al aumentar el ISO (no siempre es tan evidente a simple vista).

 

 

[icon_list_item icon=’fa-asterisk’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#7a6526′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] NOTA PERSONAL

Si estás buscando a un gurú de la fotografía y a alguien que lo sabe todo y no siente miedo a equivocarse, este no es el sitio que buscas. Yo te cuento mi experiencia personal y profesional, sin guardarme nada que te impida entender de qué hablo. Te cuento lo que yo sé y cómo lo aprendí desde la humildad, aceptando que jamás sabré todo sobre este apasionante mundo de la fotografía. No pretendo ser más que lo que soy: una fotógrafa más y estoy dispuesta a abrirte las puertas de mis conocimientos. Si te apetece venir conmigo en mi camino de búsqueda y aprendizaje, creo que seré una buena compañía.

 

4 Comentarios

  1. Ana

    Jolin Laura vaya trabajo estás haciendo. Te aseguro que a mi me va a ayudar mucho, pero hasta dentro de un par de semanas que baje el nivel de trabajo no me pondré con ello. Quiero verlo con calma y practicando a la vez…
    Muchas por compartir y tan bien explicado!
    Besos mil

    Responder
    • Laube Leal

      Ana, lo tendrás disponible para cuando puedas ponerte. Si le dedicas un poquito de tiempo y esfuerzo te aseguro que podrás mejorar notablemente el control de tu cámara, sea del tipo que sea.
      Me alegra que te guste y, sobre todo, que te pueda ayudar.
      Besitos

      Responder
  2. Teresa

    Un tutorial magnífico, que bien me habría venido cuando empecé, porque lo explicas muy bien.
    Lo que me costó el tema de la apertura y sobre todo lo de a mayor número f menos luz y menos enfoque, sí que hay que grabárselo a fuego y mejor no querer entenderlo de entrada porque te chifla totalmente.
    Después de muchos cursos creo que lo tengo pillado, la práctica lo es todo, me ha costado mucho porque partía de cero conocimientos en fotografía.
    En cuanto a la velocidad, me pasa igual, tengo un pulso nulo, aún con el trípode tengo que tener cuidado porque me salen movidas, tengo que ir a por un disparador, por pereza no lo he comprado, pero me salvará muchas fotos. Tendré en cuenta la proporción que aconsejas.
    Que suerte tienen los que están empezando, todos estos conceptos son difíciles de pillar y chapó por dedicar tu tiempo.
    Yo sigo practicando y practicando, es la mejor manera de aprender y nunca se sabrá bastante!!
    Gracias preciosa!!!!

    Responder
    • Laube Leal

      A mí me pasó como a ti, Teresa. No son conceptos complicados de entender, pero si se empieza con la cámara en la mano directamente (como me pasó también a mí) sin tener ni idea de los pilares básicos, una, quizás, puede arrojar la toalla. Por suerte yo tuve un desbloqueo mental gracias a Jackie Rueda, porque puedo decir que fue ella quien me ayudó a entender algo que hizo que el resto de dudas se disipasen. Luego, con el tiempo, he ido asentando los conocimientos con mis propios métodos, porque, aunque no sea una gran fotógrafa, creo que sí tengo una virtud y es que lo que sé (sea mucho o poco) sé trasladarlo a los demás para que lo entiendan bastante fácilmente.

      Te agradezco tus palabras. De verdad…

      Muacccccccccccccccc (sigo teniendo lo que ya sabes que es tuyo… jajajajajaja)

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This