Mis básicos de fotografía para no profesionales (III): la exposición. Sin luz no hay fotografía.

 

Ya sabes por qué tu cámara muestra las fotos de un color un otro (balance de blancos dominado de «Mis básicos de fotografía para no profesionales (I)») y cuáles son los modos de disparo que incorporan tu cámara y tu móvil (de «Mis básicos… (II)»), por lo que ya es hora de perderle el miedo por completo a nuestra compañera de fatigas. Para ello, debes enfrentarte a ella en un cara a cara; debes entender por qué hace lo que hace y dominarla tú. Sin entender este post y los anteriores, así como los conceptos que en estas entradas se mencionan, será muy difícil avanzar y hacer fotos con consciencia de lo que haces. Si quieres hacer las fotos que tú deseas (MODO MANUAL o modos de prioridad de apertura o velocidad), no las que tu cámara saca de manera automática, debes aplicarte hoy y ahora. ¿Estás preparado para hacer frente al valor más importante a la hora de tomar una foto? Venga, ajusta el MODO MANUAL y no te olvides de desactivar el flash, que empezamos.

La exposición.

La luz permite que podamos sacar una fotografía, al igual que nos permite reconocer objetos empleando el sentido de la vista. En este sentido, podemos decir que la luz es el pilar esencial de la fotografía. Pero, ¿de qué modo influye esta en la toma de una foto? Pues, atención, lo hace a través de un concepto básico de la fotografía llamado «exposición». Según la Wikipedia,

«la exposición es la cantidad de luz que recibe el material fotosensible (en la fotografía química/analógica) o el sensor de una cámara (en la fotografía digital) para que se forme una imagen».

En consecuencia, la exposición sería «una combinación del tiempo y del nivel de iluminación recibido por el material fotosensible» o, hablando en plata, la luz que entra en la parte sensible de una cámara durante un tiempo determinado y permite que se forme o imprima una imagen. Así pues, ¿qué vas a necesitar para tomar correctamente una foto? Te hará falta:

    • que entre la luz necesaria (apertura),
    • llegue al sensor y este esté ajustado convenientemente para absorberla (sensibilidad ISO)
    • durante un tiempo determinado (tiempo de exposición o velocidad).

 

En los próximos posts hablaremos de cada uno de estos conceptos por separado para que entiendas completamente el proceso de la exposición y su importancia a la hora de hacer una foto, pero, por ahora, quédate con lo que te acabo de reseñar. No te agobies. Simplemente lee, coge tu cámara y sigue los pasos que te voy explicando con ella en la mano.

El triángulo de la exposición.

A la relación imprescindible entre esos tres factores (apertura, sensibilidad ISO y velocidad) la llamamos triángulo de la exposición. Si tenemos nuestra cámara en «modo manual», el ajuste de uno de esos factores alterará siempre a los otros dos, así que, si controlas el triángulo de la exposición y haces los ajustes necesarios para buscar el equilibrio, dominarás tu cámara y realizarás la foto que tú deseas. Fíjate cómo se representa el triángulo de la exposición.

Triángulo de la exposición en fotografía

Si ahora mismo te estás preguntando para qué tienes que modificar estos ajustes de tu cámara, te diré que, si no lo haces o lo haces mal, la foto puede quedarte sobreexpuesta o subexpuesta, habiendo perdido información que no podrás recuperar ni con la edición posterior y tendrás que tirar tu foto a a la papelera. Por eso es tan importante lograr una correcta exposición en una fotografía.

La exposición correcta, la sobreexposición y la subexposición.

    • Fotografía subexpuesta: el sensor no ha recogido la cantidad necesaria de luz y la foto aparece más oscura de lo que tú veías en la escena al natural. No pienses que vas a poder aclararla en la edición, porque, aunque logres aclararla, será a costa de otros aspectos (por ejemplo, que la imagen aparezca con ruido o granito).
    • Fotografía correctamente expuesta: el sensor ha captado la luz necesaria y aparece toda la información de su rango dinámico*, por lo que, si quieres editarla, aclararla u oscurecerla, lo podrás hacer sin que aparezcan otros defectos provocados por la falta de toda la información que el sensor de tu cámara era capaz de absorber. En una fotografía correctamente expuesta, casi no hace falta edición posterior, pero podrás hacerlo para ajustar un poco algunos parámetros o adaptarla a tu gusto.
    • Fotografía sobreexpuesta: el sensor ha recogido más información de la que era capaz de absorber y la foto aparece más clara que la escena que fotografiaste, por lo que habrá perdido muchísima y valiosa información imposible de recuperar, ni con la edición, sin continuar menoscabándola.

 

Según Nicole S. Young, fotógrafa de alimentos y autora de, entre otros, «El sabor de una imagen», «… no existe una única vía para crear una fotografía y, ciertamente, no existe ninguna manera que podamos considerar «correcta». Una exposición correcta se define más bien como la habilidad de saber equilibrar correctamente los distintos elementos de la exposición hasta conseguir el resultado que buscamos para nuestras fotografías«. No puedo estar más de acuerdo. Lo «correcto» lo decidimos nosotros mismos, pero, para ello, debemos mirar y mirar cientos de miles de fotografías buenas y malas, porque es la única forma de ir definiendo nuestra idea de «lo correcto». Por ponerte un ejemplo, yo habría subexpuesto un poco la foto en teoría «correctamente expuesta», porque al ser un objeto de cristal, refleja mucho la luz. La cámara puede estipular qué es lo correcto, pero yo decido en función de mis gustos y experiencia.

¿Cómo sabrás qué parámetro tienes que ajustar?

Exposímetro o fotómetro

Exposímetro o fotómetro

 

Solo tienes que mirar el exposímetro para buscar el equilibrio entre la apertura, la sensibilidad ISO y la velocidad. Dando por sentado que sigues en modo manual y que sabes usar los botoncitos de tu cámara (esto te lo habrás de currar tú mismo leyendo las instrucciones de tu cámara), tienes que intentar que la flechita del fotómetro se sitúe en el centro de esa zona para lograr una fotografía correctamente expuesta. Si al fijar la flechita en el centro del fotómetro, la velocidad disminuye mucho, lo que hará que tu foto pueda salir «trepidada» o movida, tienes dos opciones: usar el trípode y el temporizador o (¡¡¡ATENCION!!!), aumentar la sensibilidad ISO. ¡Ajá! ¿Has visto…? Cuando consigues que la flechita se sitúe en el centro del exposímetro, te encuentras en una intersección del camino y tienes que tomar una importante decisión:

    • o aumentas el ISO para forzar la existencia de más luz (posibilidad de que tu foto salga con ruido) y que la velocidad sea mayor, de modo que tu fotografía no salga movida,
    • o colocas la cámara en un trípode y usas el temporizador de la cámara, evitando cualquier movimiento durante el tiempo que tarde en capturarse la imagen desde el momento que aprietas el obturador.

 

Yo no te puedo decir qué es mejor en general. Solo te voy a decir que yo no tengo demasiado pulso, se me dan mal las velocidades lentas que hacen que mis fotos salgan trepidadas o movidas y detesto subir el ISO, porque no tengo una supercámara de 3.000€. Por eso, siempre que puedo, uso mi trípode y el temporizador de la cámara (o alguno de mis mandos a distancia). Con el trípode me da igual que la velocidad sea muy bajita: mis fotos saldrán perfectas sin tener que arriesgarme a que salgan con ruido al haber aumentado la sensibilidad ISO.

¿Has entendido la mecánica de la exposición…?

Vamos a hacer un resumen que logre grapar a tu cerebro estos conceptos y ese funcionamiento del triángulo de la exposición, porque es imprescindible que lo interiorices completamente.

Resumen

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-star-o’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=’#ada334′ icon_color=» background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Para que tu foto esté correctamente expuesta deberás vigilar el triángulo de la exposición (sensibilidad ISO, apertura y velocidad), teniendo en cuenta que si ajustas uno de esos parámetro deberás ajustar necesariamente al menos uno de los otros dos, buscando el equilibrio.

Recuerda que esto se aplica cuando tienes tu cámara en modo manual y en los modos de prioridad de apertura y velocidad (en estos dos últimos modos, los ajustes son más sencillos).

En los próximos capítulos del curso hablaremos de cada uno de esos ajustes de tu cámara o móvil (que sí, que tu móvil también tiene ajuste ISO), de modo que, luego, ya podremos salir del campo teórico. Sí, ya sé que es muy aburrido, pero si no comprendes la importancia de la exposición, será imposible que entiendas cómo funciona y actúa tu cámara. Si quieres puedes ir echando un vistacillo y localizando esos ajustes (apertura, velocidad y sensibilidad ISO en tu cámara), para que te vayas familiarizando con los tres parámetros que habrás de tener en cuenta para hacer buenas fotos. Por lo pronto, vamos a ir practicando algunas cuestiones.

 

¡A practicar!

  • EJERCICIO 1

Elige un objeto que tengas a mano y hazle tres fotos: una subexpuesta, otra correctamente expuesta y una última sobreexpuesta. Fíjate bien en la flechita del exposímetro y dónde está situada en cada una de tales fotos. ¡Acostúmbrate a tenerlo siempre presente! Convierte al exposímetro en tu amigo.

  • EJERCICIO 2

¿Qué hiciste para que la foto subexpuesta pasase a estar correctamente expuesta? ¿Qué decisión tomaste? ¿Por qué?

Si quieres compartir los ejercicios conmigo y el grupito, PINCHA AQUÍ y súbelo como comentario al post de Facebook.

 

* Rango dinámico: es un concepto algo complejo, pero, para entendernos, describe la cantidad de tonos distintos que una cámara es capaz de captar e imprimir en una fotografía, desde los más claros a los más oscuros.

 

[icon_list_item icon=’fa-asterisk’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#7a6526′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] NOTA PERSONAL

Si estás buscando a un gurú de la fotografía y a alguien que lo sabe todo y no siente miedo a equivocarse, este no es el sitio que buscas. Yo te cuento mi experiencia personal y profesional, sin guardarme nada que te impida entender de qué hablo. Te cuento lo que yo sé y cómo lo aprendí desde la humildad, aceptando que jamás sabré todo sobre este apasionante mundo de la fotografía. No pretendo ser más que lo que soy: una fotógrafa más y estoy dispuesta a abrirte las puertas de mis conocimientos. Si te apetece venir conmigo en mi camino de búsqueda y aprendizaje, creo que seré una buena compañía.

 

6 Comentarios

  1. Carmen

    Sabes Laura yo siempre tengo problemas con las fotos, en la cámara las veo bien, las traspaso al ordenador y parecen más oscuras y cuando las traslado al blog aún creo que se oscurecen más, no sé si soy yo o es que al moverlas de un lado a otro van perdiendo calidad.
    Por cierto, gracias por tus básicos no tan básicos, son de gran ayuda 😉
    Besos

    Responder
    • Laube Leal

      Hola Carmen:
      ¡Bienvenida! Una pregunta… ¿Trabajas en jpg o en raw? Si es en raw, ¿puede ser que el revelado lo contrastes demasiado? Otra pregunta: ¿tienes regulada tu pantalla? ¿Puede ser que tengas perfiles de color (sRGB y RGB de Adobe) distintos en pantalla y cámara? Según mi apreciación, puede llegar a oscurecer un poco las fotos. ¿Has probado a ver tus fotos en otro ordenador o en el móvil? ¿Se ven igual de oscuras?
      Es evidente que la continua edición y paso de un formato a otro, así como cuando las subimos al blog o (¡horror) a FBK va menguando la calidad de la foto y puede oscurecerla. Eso podría ser, sin duda. ¿Por qué no pruebas a «sobreexponer» un poco tus fotos y vas haciendo pruebas? Pero, primero, intenta ver si no es algo de lo que menciono en el primer párrafo.
      Por último, estoy haciendo un superesfuerzo para que sean básicos, básicos, pero, teniendo una reflex es imprescindible entender cómo funciona la luz y qué hacer con los mandos de la cámara. Una vez salgamos de estos temas muy teóricos y técnicos, pero, creo que fundamentales, empezaremos a volar por cosas más lindas y entretenidas (still life, selfies, etc.). Sabiendo algunas (no todas) cosas teóricas y teniéndolas muy claras, el manejo de la cámara para disfrutarla es mucho más sencillo, ¿no crees?
      Me alegra que te hayas pasado y que te ayuden en algo estos posts. ¡A mí me ayudan muchísimo!
      Besitossssssssssssss

      Responder
  2. Carmen

    Laura aunque no siempre comente, tus básicos siempre los visito 😉
    Las fotos las tengo en jpg, respecto a la regulación de la pantalla no tengo ni idea le preguntaré a mi técnico personal 😉 a ver que me dice.
    Me tengo que dedicar un día a hacer pruebas a ver si consigo cogerle el punto a la cámara.
    Gracias por contestar tan rápido guapa
    Un besote

    Responder
    • Laube Leal

      Pero, ¿las haces en jpg directamente? ¿Con qué programas las editas? Entra en tu programa de edición, abre una foto y mira a ver qué perfil de color tiene recién salida de tu cámara. Lo normal es que trabajemos en sRGB; sin embargo, cuando nos imprimen fotos, se hace en RGB de Adobe. Te dejo este enlace que creo que es muy clarito.
      http://www.xatakafoto.com/tutoriales/espacios-de-color-adobergb-y-srgb-con-cual-trabajar

      Yo creo que, si todo eso lo tienes bien coordinado, tendrás que ver cuál es el punto de equilibrio de tu cámara, porque no siempre es centrar la exposición en el fotómetro. Quizás tengas que sobreexponer un poco. Cada cámara tiene sus propias manías.

      Besitosssssssssssssss

      Responder
  3. irmina

    Hola Laura.
    Menudo trabajo y que bien explicado todo. Muchas gracias por enseñarnos y ofrecernos tus conocimientos.
    Con este básico, que creo que no es tan básico ya me pierdo un poco. Con el I y el II, lo tengo que digerir mejor y poco a poco.
    Te felicito, enhorabuena por este trabajo y esmero.
    Un beso.

    Responder
    • Laube Leal

      Yo me doy por satisfecha sabiendo que vas a intentarlo. No empieces por este, sino por el del balance de blancos, Irmina y luego los modos de disparo. Entiendo que la exposición es un tema peliagudo, pero es el pilar de la fotografía. Si lo entiendes, todo lo demás vendrá rodado. No puedo explicar un desenfoque (mucha gente me lo pregunta) si antes no explico cómo lograr una fotografía bien expuesta. Es lo más importante, de verdad y es técnico, pero es imprescindible comprender el triángulo de la exposición o lo demás será un imposible.

      Muchas gracias por tus palabras. Me saben a miel.

      Besitosssssssssssssss

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This