Fotografía gastronómica (VIII): ¿cuál es el mejor ángulo para tomar nuestras fotos?

 

Los ángulos en fotografía son como las distintas miradas u opiniones sobre las cosas. Una misma escena puede ser vista de múltiples maneras según el ángulo que desees escoger para mostrar tu particular visión de la misma. El punto de vista en fotografía será tu forma de mostrar al mundo lo que tú ves o sientes respecto de todo lo que te importa.

Si recordamos el artículo ya publicado en «Mis básicos de fotografía para no profesionales«, los ángulos forman parte de la composición de una foto. Hagamos memoria.

El ángulo o punto de vista es la posición o altura de la cámara respecto al objeto o al sujeto fotografiado.

 

Los ángulos son importantes en la composición de cualquier fotografía, pero en fotografía gastronómica, además, aportan muchos matices y ayudan a ocultar cosas que no queremos que se vean. Todos hemos hecho nuestras fotos de comida en casa, sobre una mesa, la encimera de la cocina, sobre un tablón colocado sobre la cama o incluso en el suelo. ¿Cuántas veces no intentamos apurar los márgenes de nuestra foto para que no salga cualquier otro objeto de nuestra casa? Conocer bien y practicar los distintos puntos de vista nos facilitará enormemente toda la tarea. En mi opinión, además, mirar la escena desde una posición u otra colabora a formar nuestro estilo personal.

Veamos los distintos puntos de vista y cómo afectan a una fotografía de carácter gastronómico.

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-arrow-right’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=» icon_color=’#706116′ background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Ángulo normal: es aquel que adoptamos cuando colocamos la cámara a la misma altura que la escena a fotografiar. Como si la mirásemos de frente. Con él conseguimos una fotografía moderna y hacemos que cualquier objeto parezca algo más grande de lo que es en realidad. Es perfecto para fotografiar objetos alargados como botellas, copas, jarras, tartas altas, alimentos apilados…

En el caso de esta foto, el punto de vista normal combinado con el encuadre vertical hace doblemente grandes la mano y el helado. Esa distorsión visual respecto del tamaño aporta atrevimiento y un toque de diversión. Otorga fuerza a la fotografía y es mucho más atractiva que si la hubiésemos hecho con un encuadre horizontal y desde cualquier otro ángulo.

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-arrow-right’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=» icon_color=’#706116′ background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Ángulo picado: es el punto de vista en el que la cámara se muestra por encima y en una diagonal respecto al plato de comida. Es el más «normal» para mostrar alimentos porque transmite la sensación al espectador de ser el propio comensal ante la comida y esto siempre es muy sugerente en fotografía gastronómica.

Si el picado es muy ligero y la diagonal sobre la escena culinaria es suave y se acerca a la horizontal (punto de vista normal), produce cercanía y una rápida reacción en el espectador. De hecho es uno de los ángulos más empleados por la industria de la comida rápida, aunque no solo por ella.

Hamburguesa guindilla con salsa picante de fresas

 

Si, por el contrario, el picado es más exagerado y la diagonal se aproxima más a la vertical sobre la escena (entre 45º y 80º), logramos la sensación de estar sentados a la mesa delante del plato de comida, observando la escena relativamente completa y sintiéndonos parte de ella. Es una forma de fotografiar muy clásica entre la mayoría de los food bloggers.

Pulpo con papas y dos salsas

Pulpo con dos salsas

 

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-arrow-right’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=» icon_color=’#706116′ background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Ángulo cenital: supone colocar la cámara completamente en perpendicular (90º) a la escena culinaria, como si planeásemos sobre ella. Ayuda a mostrar la escena completa, a darle importancia al conjunto en vez de a algún objeto (plato principal) en particular. Es un punto de vista moderno y muy limpio, perfecto si queremos que todo quede en un mismo plano o no nos apetece jugar con la apertura del diafragma. Requiere una preparación más minuciosa y esmerada de la escena culinaria, dado que vamos a mostrarlo todo perfectamente (o casi) nítido, por lo que en muchas ocasiones habremos de emplear un trípode muy alto o, como hacemos la mayoría de los bloggers, subirnos a una pequeña escalera o a una silla. Es la toma ideal para los estilistas culinarios.

Brécol asado

 

Hay ocasiones en que queremos componer una imagen en apariencia cenital, pero que, sin embargo, no es completamente perpendicular (90º). Yo las llamo «falsos cenitales» porque la cámara se coloca a unos 80-85º de la perpendicular de la escena. Tengo que reconocer que me gustan mucho porque me da la sensación de que la foto intenta ponerse de pie, sobre todo cuando se combina con el encuadre vertical.

Pull-apart lemon bread

 

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-arrow-right’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=» icon_color=’#706116′ background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Ángulo contrapicado: se trata de aquel en el que la cámara se encuentra por debajo de la horizontal de la escena culinaria y no es habitual en fotografía gastronómica. Con este ángulo conseguiríamos sobredimensionar el tamaño del plato o del alimento fotografiado.

Enfriado de panettone clásico

Panettone clásico

 

He buscado entre mis fotos y no hay más que un par de ellas tomadas con ángulo contrapicado, lo que significa que tendré que esmerarme más.

[icons size=’fa-lg’ custom_size=» icon=’fa-arrow-right’ type=’normal’ position=’left’ border=’no’ border_color=» icon_color=’#706116′ background_color=» margin=» icon_animation=» icon_animation_delay=» link=» target=’_self’] Ángulo nadir: es el opuesto al cenital, por lo que la cámara debe colocarse en perpendicular por debajo de la escena culinaria. Yo no tengo ninguna foto nadir, pero, se me ocurre, por ejemplo, fotografiar una escena colocada en una mesa de cristal y colocar la cámara justo debajo. La verdad es que este punto de vista es poco menos que inexistente es fotografía gastronómica, quizás porque no es la manera idónea de contemplar la comida. No obstante, tendré que practicar.

Como habrás visto, hay muchas formas de mirar o de contemplar una escena. Normalmente solemos ser fieles, quizás demasiado, a ángulos determinados y creo que deberíamos experimentar más, salirnos de las veredas señaladas, romper moldes, no estancarnos… ¿Me acompañas? ¿Me cuentas cuáles son tus ángulos fetiche? ¿Crees que hay alguno con el que no has practicado? ¿Por qué?

 

6 Comentarios

  1. Victoria

    Muy claro y práctico. La verdad es que tengo una tendencia al mismo estilo que cuando veo tus post hago propósito de probar otros puntos de vista, pero luego vuelvo a las mismas. Gracias Laura

    Responder
    • Laube Leal

      Eso nos sucede a todos, Victoria. Vamos con prisas y hacemos lo que ya sabemos. Por eso, cuando se está aprendiendo, hay que dedicar tiempo a practicar sin prisas y sin obligaciones más allá del puro aprendizaje. Luego, con el tiempo, todo va saliendo de manera automática.
      Besitos

      Responder
  2. Marhya

    Muy interesante, Laura. Gracias por estas lecciones tan fáciles de comprender.
    Un beso.

    Responder
    • Laube Leal

      De nada, María. Creo que este post es muy importante para la mayoría de los bloggers gastronómicos. Una imagen, como siempre, vale más que mil palabras.

      Responder
  3. Palmira

    Pues fíjate, el nadir ni siquiera lo conocía y tampoco me había ocurrido para el blog… Alguna vez he sacado fotos a Polyanna comiendo yo debajo de nuestra mesa (que es trasparente) pero no es la manera más cómoda de sacar fotos jejeje
    Creo que tiendo a los falsos cenitales pero intentaré fijarme más. verlos así explicados da ideas! Gracias por compartir!
    Besos,
    Palmira

    Responder
    • Laube Leal

      Cuando ves la imagen y la correspondencia teórica es cuando se empieza a entender todo y uno analiza qué es lo que suele hacer. Es la mejor manera de aprender y asimilar.
      Besitos Palmira. Un placer tu visita.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This