El 35 mm, un objetivo bueno, bonito y barato

El 35mm es uno de esos objetivos imprescindibles en la mochila de todo fotógrafo, sea profesional de la fotografía o un aficionado. Si tu cámara es una full frame, tendrás la lente más adecuada para la fotografía social y, si la tienes con factor de recorte, equivaldrá a un 50mm y ya sabes cómo me gusta ese objetivo.

Si llevas tiempo siguiéndome, sabrás perfectamente que no soy dada a expresar qué es mejor y qué es peor. Por un lado,  siempre digo que todo será más o menos adecuado en función del tipo de fotografía que hagas, de si eres profesional o aficionado y de cuánto dinero quieras gastarte. Y, por otro lado, depende del gusto personal. Lo que a alguien fascina, a otro puede dejarle indiferente. Lo que voy a contarte en este artículo es todo lo que he aprendido yo practicando, experimentando y estudiando. Si estás pensando en comprar un objetivo, te va a interesar leer este post hasta el final. Seré lo más neutral posible de modo que dispongas de todos los datos que te ayuden a decidir si un 35mm podría ser la lente que realmente se ajusta a tus necesidades. 

 

¿Estás pensando en comprar un objetivo?

Si estás barajando la posibilidad de hacerte con un objetivo para añadir a tu colección de lentes y tienes muchas dudas, quizás te interese leer mi artículo sobre este tema. Te cuento de manera accesible para qué sirve cada uno.

El 35mm: polivalente y muy útil

El 35mm es un objetivo polivalente porque vale para muchísimos tipos de fotografía. La razón es que el ser humano percibe y mira el mundo con el equivalente a una distancia focal de 35mm, por lo que esta lente hace fotografías con una panorámica muy natural y realista. En este sentido, el 35mm es el rey de la fotografía social, porque es perfecto para cubrir eventos (bodas, celebraciones, etc.). Sin embargo, no se queda ahí.

El 35mm es bueno también para asomarse a los detalles de la naturaleza a media distancia, porque no todo ha de ser contemplado a vista de macro. Así que, si quieres fotografiar árboles, setos de plantas, jardines o un ramo de flores, es un objetivo ideal. De igual modo, el 35 mm será un gran objetivo para dar fe de las andanzas de tu mascota.

Aparte, el 35mm es perfecto para la fotografía de arquitectura y de interiores. Si es lo que te gusta fotografiar, ¡hazte con esta lente!

Aunque no sea muy habitual, creo que el 35mm es acertado para esa fotografía de retrato que pretende contemplar al sujeto en un ambiente, como por ejemplo, en una celebración o realizando una actividad. Personalmente, me gusta mucho fotografiar a personas mientras trabajan y, desde mi punto de vista, este objetivo permite poner a la persona en un contexto.

He dejado para el final el tipo de fotografía que más se hace empleando un 35mm: la callejera. Esta lente es la más adecuada para percibir las calles, los edificios y las personas en un medio urbano. No te lo pienses mucho si esta modalidad fotográfica es tu preferida. Si, además, te apasiona viajar y es cuando más fotografías, es un objetivo ideal por prestaciones, tamaño y peso, circunstancias que también hay que valorar.

 

El 35mm, el más natural para hacer vídeo

Si lo tuyo es grabar vídeo con la cámara réflex, haz lo que hacen los entendidos: ¡pásate al 35mm! Ya sé que hay quien cree que es mejor usar un objetivo tipo zoom para que te cubra más distancias focales, pero, si el motor del zoom hace ruido, estropeará tus vídeos, salvo que uses micrófonos ajenos a la propia cámara, como los de solapa. Si no estás dispuesto a tanto gasto, mejor un objetivo de focal fija y, en este sentido, el Nikon 35mm 1.8 o el Canon 35mm 1.8 son maravillosos. 

 

¿No es mejor un 50mm?

¿Mejor para qué? Esa es la pregunta que debes responder.

Por un lado, si tienes una full frame y lo que quieres es hacer fotografía urbana o alguna de las temáticas que hemos mencionado en los puntos anteriores, el 35mm te facilitará la vida. Si solo haces retrato, mejor el 50mm. Sin embargo, si tienes una cámara con factor de recorte, debes saber que un 35mm equivaldrá realmente a una focal de 50mm; así que si vas a hacer still life o retratos, por ejemplo y necesitas una lente de 50mm, deberás decantarte por un 35mm para poder hacer las fotos que quieres. Pero, si quieres hacer el tipo de fotografía que hemos mencionado en los párrafos anteriores, necesitarás un 24mm para que cubra la distancia focal del 35mm. 

Por otro lado, debes valorar también el desenfoque o bokeh de ambos objetivos. El 50mm tiene un desenfoque más pronunciado que el 35mm, cosa lógica dada la distancia focal.

Recuerda que siempre debes tener claro qué es lo que quieres o sueles fotografiar, porque solo si respondes de manera sincera y clara esta pregunta, sabrás cuál es el objetivo que más se adaptará a ti.

 

¿Focal fija o zoom?

De nuevo, has de responder tú qué es lo que necesitas, pero te voy a ayudar dándote más pistas.

En primer lugar, es cierto que un objetivo tipo zoom te cubre diversas distancias focales y quizás te permita hacer muchas cosas con un solo objetivo. De acuerdo. Pero, no hará cada una de esas cosas tan bien como una lente fija. Si lo que te gusta es simplemente hacer muchas fotos distintas y no tienes claro qué te gusta más, opta por un buen zoom, sea de tipo angular o tipo telefoto. Sin embargo, si a ti lo que te encanta es hacer fotos de interiores, no lo dudes y hazte con un 35mm o con un 24mm, según tu cámara sea full frame o no. Si puedes permitirte que la apertura sea f1.4, genial. Si no, con f1.8 irás sobrado a muy buen precio.

En segundo lugar, si eres de los que prefiere quedarse en un sitio y que el objetivo te acerque al sujeto/objeto a fotografiar, eres candidato a un objetivo tipo zoom. No obstante, si a ti lo que te va es interactuar con las personas y cosas, un objetivo fijo será lo que te conviene. En este sentido, siempre he creído que, al moverte para acercarte y buscar el mejor ángulo, entras en la órbita de acción de las cosas y personas, lo cual te permite hacer una fotografía más emocional, mucho más creativa.

En tercer lugar, una focal fija siempre te dará una nitidez que no te dará un zoom.

Por último, en lo que concierne al vídeo, el ruido del motor del zoom puede afectar a la calidad de tus vídeos. Tenlo presente.

 

Con todo esto que te contado, ¿has decidido ya cuál será tu próximo objetivo?

1 Comentario

  1. Manolo Santana

    Totalmente de acuerdo en todo lo que mencionas.
    Me viene a al mente un texto que leí hace muuuchos años en el gran libro «Manual de fotografía en 35 mm», de John Garret y Julian Calder, que venía a decir algo así como que el objetivo de 35 mm es ideal para retratos porque sitúa al sujeto en su entorno, al tener un ángulo de visión más abierto que el 50mm, pero sin la distorsión de un gran angular.

    Hace unos años vendí todo mi equipo Canon de 35 mm y ahora uso APS-C de Sony. Me falta hacerme con un 24mm (equivalente a 35 mm en este formato), pero me está picando el gusanillo de irme hacia el formato completo de Sony y eso implica cambiar (otra vez) de ópticas.
    ¡Qué vicio tan caro tenemos! 🙂

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This