Sabores olvidados, sabores recuperados: tarta de limón y merengue

Me gusta el merengue, sí. ¿Qué pasa? Mi amiga Minnie me decía el otro día que parece que el merengue está pasado de moda y me hizo pensar. ¿Nos hemos aburrido de los sabores de siempre o es que nos gusta innovar? Yo no soy una sentimental con casi nada y me encanta la innovación. No obstante y así como en las comidas diarias me gusta probar todo lo nuevo y experimentar sabores y texturas, siempre atendiendo al uso de ingredientes naturales que se pueden comprar en cualquier supermercado o tienda de víveres, en la repostería mis gustos pasan por las recetas tradicionales. Para mí un dulce se compone de huevos, harina, azúcar, chocolate, limón, naranja, vainilla y canela. Sí, sí, así de básica soy para entender la repostería. Les contaré un secretillo que espero me sepan guardar. Cuando comencé con mi blog, Sano y de rechupete, no sabía hacer siquiera un queque o bizcocho, pero, con el tiempo, he ido mejorando, aunque nunca seré una escultora de tartas, como lo es mi querida Irmina, de El zurrón de los postres, ni la diosa del dulce que es, para mí, Isabel, de Aliter Dulcia. Hoy, mi post y mi tarta de limón y merengue van dedicados a esta última.

Tarta de limón y merengue

Fíjense cómo se la zampó mi madre. ¡Sin remordimientos!

 

Isabel es una mujer de armas tomar, que ha cogido la vida por montera y, con sus conocimientos, su buen gusto, su trabajo y sus narices, ha logrado poner en pie un negocio como Aliter Dulcia. ¿Y qué es Aliter Dulcia? Pues es una pastelería y cafetería con sede en Gijón y a la que algún día iré. Que sí, que iré. Tarde más o menos. Isabel es su dueña y su creadora, pero, sobre todo, es el alma mater (para seguir con su gusto por lo clásico) de un local que es una joya. Si no lo han visto aún, ya están tardando. ¡Corriendo todo el mundo a Gijón!

Cada mañana o cada tarde, según se tercie, me encanta mirar por el escaparate virtual de la fanpage de Aliter Dulcia y ver esos maravillosos pasteles, bollitos, bizcochos y galletas que salen de los hornos de esta pastelería. Me suelen gustar todos, evidentemente, unos más que otros, porque para eso están los gustos; pero en todos hay una característica especial: todos rezuman un amor por la repostería tradicional, los ingredientes de calidad y un gusto exquisito por el clasicismo. Observar una de sus tartas es ver algo que sabemos que va a estar delicioso y que no solo es bonito. Yo diría, so pena de que Isabel me eche una regañina, que ella no pretende que sus tartas sean estéticas, sino que se esfuerza en demostrarnos que sus pastelillos son bonitos por la simple y poderosa razón de que están muy buenos. He ahí lo que yo considero esencial en un pastel: que esté muy rico y nos transporte a mundos de golosina y ensoñación, nos haga cerrar los ojos y expulsar desde nuestro estómago un sonoro «ummmmmmmmm«. Eso es un dulce; lo demás, boberías incomestibles.

Y tanto rollo, se estarán preguntando ustedes, ¿a qué viene? Viene a que esta tarta de limón y merengue nació el día en que vi su tarta de limón y merengue en el expositor de Aliter Dulcia. Vale, por internet, porque ni siquiera la he probado. Entonces, si no la he probado, ¿qué es lo que he hecho? Pues he construido mi propia tarta de limón y merengue a partir de lo que imaginé mirando abobada la suya. Y, ¿por qué de estos sabores en vez de otros muchos que colman sus tarteras? Pues porque el limón y el merengue, después del chocolate oscuro y amargo, son ingredientes recurrentes en mis dulces caseros. Seguramente mi tarta nada tenga que ver con la suya, pero denotan mi admiración por su trabajo, que es lo que con este post he pretendido. Isabel, esto es para que lo leas tú solita: espero tener tiempo en algún momento para hacer tu curso online de bizcochos. Tengo que infiltrarme, la verdad. No va a quedarme otra.

Tarta de limón y merengue

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] INGREDIENTES:

Para el bizcocho genovés:
  • 5 huevos a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar blanquilla
  • un pizco de sal
  • 150 g de harina de trigo
Para emborrachar el bizcocho:
  • el zumo de 3 limones
Para el merengue italiano (me sobró el volumen de un vaso de 250ml):
  • 4 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 400 g de azúcar
  • 225 ml de agua
Para adornar la tarta:
  • ralladura de 1 limón
  • virutas de la cáscara de 1 limón

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] ELABORACIÓN:

Hacer el bizcocho el día anterior o, si les es posible, 36 horas antes.

1º) Batir los huevos con la sal y el azúcar hasta blanquearlos y conseguir una crema muy densa y de color crema clarito.

2º) Añadir la harina tamizada en tres tandas y, en cada tanda, mezclar con movimientos envolventes y suaves para que no se baje.

3º) Verter la mezcla en un molde alto de 20 cm de diámetro, engrasado y enharinado.

4º) Hornear a 175ºC, sin aire, durante 22 minutos. Dejar enfriar, desmoldar y dejar que se asiente hasta el día siguiente.

Hacer el merengue unas 2-3 horas antes de montar la tarta.

1º) En un cazo, poner 300 g de azúcar y los 225 ml de agua y cocer a fuego medio unos 25-30 minutos o, hasta que se forme un almíbar denso y de color dorado claro. Observarán que las burbujas que produce el hervor son grandes. Tengan en cuenta que no hay que remover en ningún momento y que han de tener muchísimo cuidado de no quemarse con él.

2º) Mientras se hace el almíbar, hacer un merengue francés flojo con las cuatro claras de huevo a temperatura ambiente y el azúcar restante. Para ello, verter las claras en un recipiente apropiado, montarlas un poco (yo les añado un pizco de sal) y añadir los 100 gramos de azúcar. Seguir batiendo hasta lograr el típico merengue francés.

3º) Cuando tenemos el almíbar al punto y el merengue francés, iremos incorporando un hilillo del almíbar al merengue sin dejar de batir a mucha velocidad. No tengan prisa y háganlo con calma, mucho cuidado de no quemarse y teniendo en cuenta que la mezcla aumenta bastante de volumen, por lo que deberán usar un recipiente adecuado y grande. Verán que al ir batiendo, aparte del volumen, se genera una mezcla muy blanca, muy brillante y muy suave. Así es como debe quedar un buen merengue italiano, que nos aguantará en perfectas condiciones en la nevera (una vez frío, ojo) sin generar nada de agua.

4º) Dejar enfriar 2-3 horas fuera de la nevera.

Montar la tarta.

1º) Cortar y abrir el bizcocho por la mitad. Emborrachar con la mitad del zumo de limón, rellenar generosamente con merengue y colocar la parte superior del bizcocho, aplastando suavemente con la palma de la mano hasta lograr que el merengue del relleno alcance todo el borde de la tarta. Verter por encima de la capa superior del bizcocho el resto del zumo de limón. Dejar 1-2 horas en la nevera hasta que el zumo de limón haya sido absorbido por el bizcocho y este se haya emborrachado.

2º) Cubrir toda la tarta con el 1/3 parte del merengue, repartiéndolo bien hasta cubrirlo completamente. Volver a meter en la nevera durante unos 30 minutos.

3º) Darle una segunda capa con el resto del merengue, alisándolo bien y o dándole la forma que más nos guste. A mí me gusta que tenga imperfecciones, pequeñas ondulaciones…

4º) Dejarla en la nevera hasta que vaya a ser consumida. Momentos antes, añadirle la ralladura y virutas de la corteza del limón.

Tarta de limón y merengue

 

A tener en cuenta:
  • La tarta está mucho más borrachita y gustosa 24 horas después de ser montada. Al menos así es como a mí me gusta más. El problema es que no suele quedar tarta 24 horas después.
  • Si se preguntan por qué el bizcocho no lleva levadura, la respuesta es porque es de tipo genovés, el perfecto para hacer tartas y brazos de gitano, rellenar, etc. Se quedan muy planitos y, aunque son esponjosos, son también firmes y aguantan bien coberturas densas. Otra cosa que puede que te interese es que, al no llevar grasas y ser poco dulce, es el menos calórico. ¿A que empieza a gustarles este bizcocho?
  • ¿Es posible hacer la tarta con merengue francés, es decir, el resultante de batir las claras de huevo con el azúcar, sin el almíbar? Por supuesto, pero no hay comparación posible con el merengue italiano, mucho más untuoso.
  • En alguna ocasión he rellenado esta tarta con crema pastelera con ligero sabor a limón, así que ustedes, si el merengue nos les pone como a mí, usen crema pastelera en el interior, pero mantengan la cobertura de merengue.

 

9 Comentarios

  1. Dominique de Izaguirre

    ¡Qué maravilla! Espero equivocarme y que el merengue no pase nunca de moda, porque es rico a rabiar. Con ese queque de limón tiene que complementarse y quedar delicioso.

    Responder
  2. Ana

    wow Laura! Has hecho una señora tarta! Y a tu madre se ve que le ha gustado!!
    Tengo muchas ganas de hacer algún curso con Isabel….
    Te ha quedado fenomenal, a mi también me gusta la repostería tradicional y nada de fondant…
    Un beso y buena semana

    Responder
  3. Laura Selene

    Yo como no sigo las modas que el merengue haya pasado a mejor historia me la repanplifa porque me encanta. No sé si se parece a la tarta de Isabel, algún día también iré y si quieres quedamos, jajajja, pero yo te la compro y si pasa de las 24 horas te lo cuento. Bisous.

    Responder
  4. María Begoña Díaz Piñera

    Ya estás tardando en infiltrarte. Yo hice los dos de bizcochos, el de galletas, que acabamos esta semana, y ya me apunté al de macarons.
    Por cierto, la tarta tiene una pintaza que te mueres.

    Responder
  5. Patricia Blanco Budia

    Adoro el limón!!! Esta tarta tiene que estar deliciosa!! Me la apunto, aunque hasta que no vuelva en las Navidades no podré hacerla porque aquí en Perú no hay limones como los nuestros!!! 🙁 Besotes, preciosa!!

    Responder
  6. Teresa

    Chiquillaaaa, que me lo había perdido, ¿a quien no le gusta el merengue? a mí me encanta y como a ti me gustan los dulces sencillos, con los aromas de siempre, alguna tarta he hecho más allá de lo tradicional, pero no es algo que me vuelva loca, prefiero los dulces centro europeos, los adoro, no soporto el fondant ni los cupcakes, seré rara, pero no los entiendo!!
    Este bizcocho tiene una pinta tremenda y viendo a tu madre me imagino a la mía feliz como una perdiz con una tarta como esta, a ella también le gusta el merengue y de vez en cuando le llevo unas milhojas de las de siempre, de esas altas, enormes, jajaaa, aunque no debe por el azúcar, pero es tan feliz que quien se lo va a reprochar!!
    A mi también me gustaría ir a Gijón y darle un achuchón a Isabel, es una artista!!!
    Mil besos guapa!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Ummmmm… ¡Milhojas! Me encantan, pero son tan enormes… Por eso me gusta más el formato de las francesitas: comerlas de dos bocados. Ñammmmmmmmmmmm.
      Tu madre sabe, ¡ehhhh!
      Besitos

      Responder
  7. Carmen

    Hola guapísima!!! A pesar de lo dulcera que soy el merengue no me va mucho, hay algo en él que me supera y aunque a veces se me escapa el dedo cuando tengo alguna preparación con él, la verdad es que lo evito. Reconozco que los pasteles que llevan merengue me parecen preciosos y los veo hasta apetecibles, como este que has preparado hoy, ese corte me parece lo más, pero… no puedo 🙁
    Por lo que veo Isabel nos tiene a todas igual, ja,ja,ja, incluso estamos preparando una escapada desde diferentes puntos del mapa para reunirnos en su cafetería, así que si te quieres apuntar ya sabes 😉
    Un besazo

    Responder
    • Laube Leal

      ¿Cuándo va a ser esa escapada, Carmen? Ayyyyyyyyy, no sabes la ilusión que me haría…

      Y sobre el merengue, si no te entra, pues no te entra. Yo quería incidir más bien en que no se comercializa ni se hace, no porque no guste, sino porque han venido otros sabores y texturas a desbancarlo. Es lo que me parece. Tú que haces más dulces que yo, ¿no has percibido esa circunstancia?

      Besitos reina y gracias por pasarte.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This