¿Por qué haces una foto…?

 

Según Ansel Adams, fotógrafo estadounidense nacido en 1902, para que una fotografía tenga sentido se necesitan dos miradas: la del fotógrafo, que la crea para que exista y nazca al mundo, y la del espectador, para quien se crea en última instancia dicha fotografía y que está llamado a mirarla y valorarla. Probablemente algunos de ustedes no estarán de acuerdo con esta visión de Adams y dirán que, a menudo, hacen fotos para ustedes mismos, sin importarles si alguien las verá o si alguien las admirará. De acuerdo, podría ser, pero… ¿Es esa una constante en un fotógrafo o en cualquier artista? Yo creo que no.

 

El artista crea su obra porque le mueve la pasión por la creación de imágenes fijas (fotografía artística) o para documentar visualmente un hecho (fotografía documental). A modo de inciso, fíjense en las preposiciones que he empleado: «por» (causa) y «para» (objetivo o finalidad). Cualquier fotografía puede ser englobada en uno u otro grupo o, por qué no, en los dos a la vez. Por poner un ejemplo de la democratización inmensa que ha alcanzado la fotografía, y hablando de manera genérica, la inmensa mayoría de quienes hoy en día usamos los smartphones para captar una instantánea buscamos compartir ese instante con alguien; queremos testimoniar que hemos estado en un lugar de vacaciones o que hemos visto algo que nos ha llamado la atención. Hacemos esa foto para mostrar esos lugares o hechos al mundo entero o a parte de él, por lo que son fotografías cuya intención es contar algo; es decir, documentarlo. No obstante, el fotógrafo puede, también, crear la foto porque quiere, sin ninguna razón aparente, y solo para sí mismo, pero, ¿qué sentido podría tener si nadie más puede verla, mirarla, contemplarla y valorarla? Según Adams, la fotografía sin espectador no es una obra completa al carecer de uno de los elementos fundamentales que la conforman. Personalmente coincido completamente con su visión. De hecho, pasa exactamente lo mismo con la comunicación y es que, a mi modo de ver, la fotografía es el mensaje que el fotógrafo (emisor) hace llegar al espectador (receptor).

 

Yendo más allá de la concepción de la fotografía como canal de comunicación entre los creadores artísticos y los espectadores, creo necesario apuntar un componente más, inherente a cualquier manifestación artística: la vanidad. Esta cualidad, denostada generalmente por la influencia del pensamiento cristiano, es el motor que estimula la generación de arte en nuestra sociedad. Evidentemente, podríamos hablar también del dinero como otro elemento más, pero considero que la necesidad de que alguien contemple nuestra obra es más apremiante que la motivación económica, aparte del hecho de que esta segunda es muy poco habitual para la mayoría de los creadores artísticos.

San Cristóbal

⇒ ¿Coincides con esta visión o tienes otra manera de entender las razones que nos impulsan a crear una fotografía? ¿Las compartes conmigo, aquí y ahora…?

 

6 Comentarios

  1. Manolo Santana Ramos

    Desde que tenía 9 años sentí la necesidad de hacer fotografías a base de ver las de un amigo y conocer el proceso desde la toma al revelado (me parecía mágico). Y mirándolo en retrospectiva, al principio quería hacer lo mismo que los fotógrafos que comencé a admirar. En aquellos días el acceso a la información era mil veces más limitado que ahora; tenías que comprar libros, rapiñar revistas, empaparte de documentales, etc.

    Así que ahora, después de algunos años pasando por diversas etapas de madurez fotográfica y aún en pleno proceso de práctica y aprendizaje, puedo decir que lo que me mueve a hacer fotos es, por un lado disfrutar del momento de la toma (si no disfrutas de esto estás perdido) y por otro, poder mostrar al público mi forma de ver un paisaje, o un momento de luz, o un sentimiento. O, simplemente, provocar un estado de ánimo. Procuro hacerlo desde la honestidad de ser fiel a mis principios y no mentir con imágenes manipuladas o que no reflejen lo que quería expresar en el momento de la toma.

    Perseguir la perfección fotográfica no me anima a hacer fotos. Antepongo el poder causar una sensación en el espectador antes que la perfección sintética. Si quisiera eso, en lugar de hacer fotos me hubiese dedicado a mejorar mis conocimientos de retoque fotográfico o —lo más probable— a crear arte digital con renders en 3D.

    Enhorabuena por la iniciativa de este debate, Laura.
    Un afectuoso saludo.

    Responder
    • Laube Leal

      Hola Manolo:
      Muchas gracias por tu muy interesante aportación. Está claro que tú tienes una vena artística muy importante, pero creo que es más poderoso el deseo de comunicar algo al espectador, de provocarle una emoción. Es evidente que, con el paso de los años, la técnica deja paso a la esencia de cualquier manifestación artística: emocionar.
      Me encanta que te haya gustado la intención de debate. Creo que es como más y mejor nos enriquecemos: escuchando o, en este caso, leyendo a los demás.
      Gracias guapetón. Un besote.

      Responder
  2. Manuel Angel Sánchez Vera

    Lo que nos impulsa es la NECESIDAD…
    -Me explico, lo que nos impulsa a tomar una fotografía, es la necesidad de generar un recuerdo y mostrarlo. La necesidad de compartir nuestra manera de entender e interpretar los momentos vividos. A la hora de compartirlo dependemos de nuestro público y de su capacidad de interpretar nuestra mirada. Aunque no es nada fácil, porque todo dependerá de nuestra capacidad de comunicación. De si sabemos expresarnos de forma que la sociedad lo entienda, o si los individuos están preparados y son capaces de entender y aceptar la manera en la que nos expresamos. De nada sirve tu esfuerzo por plasmar algo y mostrarlo, si quien lo ve, no es capaz de percibirlo. Ponemos como ejemplo la caligrafía, puede ser bonita o fea, con filigranas o simple, pero esta… ha de ser legible.
    En definitiva todo se ciñe a la necesidad de expresarse, ser aceptados y entendidos por el resto. Unos hacen fotografía, otros pintan, escriben…
    Al fin y al cabo es una Necesidad de la especie humana y esa necesidad es la de interactuar con el resto.

    Responder
    • Laube Leal

      Explicas algo muy bonito, Manuel, que es la propia esencia del ser humano: necesidades. Los humanos no solo intentamos cubrir las necesidades fisiológicas básicas, sino que vamos más allá y buscamos la satisfacción de otras que, no siendo fisiológicas, aparecen como efecto de la evolución emocional e intelectual.

      Necesitamos comunicarnos, expresarnos, así como ser aceptados y entendidos. De nada sirve la comunicación, como bien dices, si no empleo herramientas y recursos que nos hagan entendibles por los demás.

      Comparto tu visión. Necesitamos transmitir constantemente, nos guste reconocerlo o no.

      Gracias por venir a visitarme, guapetón.

      Responder
  3. Maru Aveledo (mavele)

    Excelente reflexión Lau,

    Personalmente siento que soy una persona curiosa y observadora, por su puesto hay una necesidad de mostrar al mundo lo que hago, de ser aprobada y reconocida, pero muchas de las fotos que realizo no son hechas con la intención de mostrarlas. Me da placer registrar momentos que mas adelante me servirán para recordar alguna situación particular, un momento curioso o divertido. A veces es solo la necesidad de registrar lo que soy y lo que me rodea.

    «La fotografía sin espectador no es una obra completa» discutible ¿un rosa deja de ser rosa porque nadie la observe?. Basta ver el extraordinario caso de Vivian Maier, un trabajo asombroso, impecable y fantástico. Pero lo que más me fascina es que aun sabiéndosa buena, no parece haber hecho mucho por mostrar al mundo su trabajo. Solo después de su muerte se descubrió su magnifica obra (que egoísta esta mujer, privar al mundo de semejante cosa no es justo).

    Un beso Lau, ¡me ha encantado tu articulo!
    Maru

    Responder
    • Laube Leal

      Maru, muchas gracias por compartir tus pensamientos y experiencias. Siempre es agradable observar cómo los demás pueden aportar matices muy interesantes a las propuestas o, en este caso, a una reflexión que me hago a menudo a mí misma. Me alegra que te haya gustado este artículo.

      Evidentemente la mayoría de las personas tenemos ese componente curioso, aunque, claro, unos más que otros. Los fotógrafos y aficionados a la fotografía actuamos igual. La observación y captar esos momentos para revivirlos en un momento posterior son una arista más de ese componente «documentalista» que tiene el hecho de hacer una foto. ¡Claro que sí! Y qué fantástico ver una foto y recordar lo que nos produjo aquel instante, ¿verdad?

      En otro orden de cosas, yo creo que una rosa siempre es una rosa, la observemos o no. Sin embargo, la rosa es una manifestación de la naturaleza y, por ahora, desconocemos las intenciones de la madre naturaleza. Sin embargo, hacer una foto, es un acto de voluntad de un ser humano que tiene más que ver con la tecnología que con la naturaleza. Creo que la naturaleza y los actos humanos se rigen por empujes o fuerzas diferentes y los humanos, al menos desde mi punto de vista y como seres gregarios que somos, buscamos siempre, en última instancia el que alguien contemple lo que hemos hecho y suspire… ¡Anda qué fino me ha quedado! Lo que quiero decir es que, aunque estemos motivados por numerosos factores, el compartirlo con nuestros semejantes es inherente a la naturaleza en cierto modo hedonista que late en la naturaleza del ser humano.

      Gracias Maru. Muacccccccccccccccccc

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This