Pennoni con salteado de verduras

¿Les había dicho alguna vez cuánto me gusta la pasta? Pues si les digo que me apasiona, seguiría quedándome corta. Sin embargo, he de reconocer que las pastas bañadas en salsas con nata no entran en mis pasiones, razón por la que casi no pido esta clase de platos cuando salgo a comer a algún italiano: han perdido el norte y lo llenan todo de nata. Ir a comer a un italiano se ha convertido en poco habitual en mí, ya que solo voy en busca de una buena pizza. ¿Qué les ha pasado a los cocineros de los restaurantes italianos? ¿Por qué ya nadie sabe preparar una buena pasta fresca, incluso seca, con ingredientes que no incluyan nata? Yo hablo de Gran Canaria, porque la verdad es que, salvo en Roma, donde encontramos algunos restaurantes que servían pastas que quitaban el «sentío«, no puedo opinar sobre qué está sucediendo en otras partes del mundo.

A nosotros nos gustan las pastas frescas, pero también las secas de calidad. Me gustan las pastas cortas y las largas, las gruesas y las finitas, las estiradas y las espirales… ¡Me gustan todas! Voy a ser sincera y decir que me gusta más una pasta gruesa que una fina, pero en mi despensa caben todas. Puedo llegar a tener más de doce clases de pastas secas en casa, aparte de cuando las hago frescas, que ocurre menos veces de las que me gustaría, la verdad.

El día que mi cuerpo me pide un buen plato de pasta, pero no tengo ganas de florituras ni tiempo para crear una obra de arte gastronómica (pueden soltar una carcajada como la que yo he contenido para no amargarme el piropo a mí misma), cuezo unos spaghetti muy al dente, majo unos dientes de ajo y corto en finos aritos unas rojas pimientas de chiles, añado un pizco de sal y un buen chorretón del mejor de mis aceites de oliva aromatizados. Con ese plato, soy muy feliz. No necesito más.

En otras ocasiones, deseo llenar de deliciosas verduras mi plato de pasta, así que salteo lo que tenga a mano: unos calabacines, unas cebollas, unos pimientos o unos tomates bien maduros. O, como en el plato que hoy les traigo, unas berenjenas y unos espárragos trigueros. ¿Por qué no…? Fíjense qué plato tan sencillo y tan sano. ¿Quién dice que no se puede comer estupendamente empleando solo unos minutos?

Pennoni con salteado de verduras

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»]INGREDIENTES (2 personas)

  • 200 g de pennoni (es como el penne, pero con un diámetro superior)
  • 1 berenjena mediana, cortada en trozos groseros
  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • aceite de oliva virgen extra aromatizado con guindillas secas y ajo
  • sal marina gruesa
  • pimienta negra recién molida
  • queso de cabra muy curado recién rallado

 

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»]ELABORACIÓN:

1º) Saltear las berenjenas en un poco de aceite hasta que estén doraditas y algo tiernas (no completamente). Incorporar los trigueros cortados en trozos de 2-3 cm de longitud, salpimentar y saltear a fuego vivo. Cuando estén crujientes y doraditos, apagar el fuego y reservar.

2º) Poner el agua a hervir con un poco de sal. Cuando el agua empiece a burbujear, añadir la pasta y cocer al dente. Escurrir completamente y echar sobre la verdura.

3º) Verter un buen chorretón del aceite aromatizado y servir en los platos. Añadir el queso rallado al gusto y… ¡A comer!

 

¿Cuánto te gusta la pasta? ¿Me cuentas qué clase prefieres? ¿Existe en tu zona algún restaurante italiano que prepare lujuriosas pastas que te hagan llorar de gusto?

 

12 Comentarios

  1. Ivan Alonso Jimenez

    Pues a mi la pasta me encanta. tambien….fria caliente gratinada en ensalada en wok…hasta rellena…en lo de las salsas estoy de acuerdo contigo(no recordemos el fatidico episodio Pomodoro,ejem…)Esta semana mismo he comprado pasta fresca rellena de ricota y espinaca…luego un buen salteado de setas y ajo…y apenas un chorro de nata para dar cremosidad…y un poco de queso como no!!!jajajaja!!!!Y creo que mañana caera un buen tupper de ensalda fira y corta()caracolitos,creo) para la playa….yiiiiijaaaa!!!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Quita la nata, Iván y deja un poquito de aceite que es mucho más sano y respeta el sabor de la pasta y las setas.
      Que te aproveche el día de playita.
      Muacccccccccccccccccccccccccccc

      Responder
  2. Minnie

    Sencillísimo, barato, fácil, rápido, sano. No puede pedírsele más a este plato tan rico.

    Responder
    • Laube Leal

      Es de los que más nos gustan en casa, Minnie. Adoramos la simplicidad del sabor de la buena pasta.
      Muacccccccccccccccccc

      Responder
  3. artifice1000k

    Los niños pasan por etapas en el comer, hay veces que quieren revolver todo con todo y otras quieren todo por separado. Sin embargo cuando mi niña pasó por la etapa de todo lo revuelvo nunca le gustó la pasta con salsa, menos roja, la nata si la tolera, pero su favorita es la pasta seca… se parece a tì jejeje
    El plato se ve muy bien!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Milka, pues tienes mucha suerte, porque la pasta mientras más seca, más saludable. Combínale con frutos secos, verduritas de colores, pescado o carne y tu niña desarrollará un estupendo paladar, aparte de una mejor salud.
      Gracias por pasarte mi niña.
      Besitosssssssssssss

      Responder
  4. Juana

    Mi Laura, yo soy loca de la pasta, muchísimo más que del arroz y bueno, aunque me gustan las salsas con nata..sin duda prefiero las recetas a base de vegetales frescos, aceite de oliva e hierbas..eso es incomparable!!!
    La cocina Italiana es maravillosa y cuando conoces un poco el país te das cuenta de que no solo hacen pasta y pizza..que tiene una materia prima y una variedad increíble. Cada región tiene platos casi ancestrales que además con el nacimiento del movimiento Slow se están revalorizando por momentos..en fin…que cuando nos vamos a comer unos macarrones a Italia, guapa?????? 😉
    Miles de besos mi Laura!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Pues ya somos dos y aquí, entre tú y yo, la cocina italiana cada día se convierte más y más en mi niña bonita. Ver tomates troceados sobre una pasta, unas hojitas de rúcula, unos cuadritos de berenjena… Ayyyyy, ¿hay algo mejor?
      Muaccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc

      Responder
  5. Capitan Rábano

    Pus mira, yo te diría que son buenos tiempos para los italianos en Madrid y no sólo por la pasta, sino porque hay una buena oferta de otros platos y de cocinas locales (sarda, napolitana, romana… Etc) si vienes a Madrid, hablamos de restaurantes 😉
    A mi tampoco me gustan las carbonaras y quesos, etc. Soy más de pasta larga con marisco, aunque me hace muy feliz algo tan simple como esa pasta con ajo y guindilla.
    ¿Has probado unos tallarines cocidos y completados con una lata de chipirones en su tinta y unas gotas de Tabasco?, en 7 minutos tienes un plato no tan rico como tu propuesta, pero que mola.

    Responder
    • Laube Leal

      Pues cuando me dé un volteo por Madrid, me tienes que enseñar dónde están esos italianos. Por lo pronto, me ha hecho gracia ese plato de tallarines con una lata de chipirones en su tinta y tabasco. A Marc van a chiflarle.
      Gracias guapetón.

      Responder
  6. Teresa

    Otra loca de la pasta aparece por aquí!!! Chiquilla si por nosotros fuera comíamos un día pasta y otro arroz, la de combinaciones que podemos hacer con ellos es ilimitada!! Tampoco soy muy amiga de las natas, un día a lo mejor, pero me llena tanto que cuando termino digo que hasta que no se me olvide no la vuelvo a comer, jajaaa!! Una buena carbonara no lleva nata, no sé por qué se empeñan en ponerla!! Yo soy feliz con cualquier combinación, pero con aceite, ajo y guindilla me pierde, es mi preferida!! Recuerdas que la publiqué hace mucho??? La albahaca me encanta, hasta el nombre es bonito y la usamos mucho!! Esta que nos traes tiene que estar bien rica, ya sabes que la mía sin queso, pero para Carlos con el doble, jajaa!!
    Besotes guapa!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Es verdad, tú sin queso. A mí en la pasta tampoco es que me haga falta el queso, y eso que me encanta, pero Marc sueña con el queso. Ya te digo que a mí me basta la pasta con un poco de aceite para ser feliz.

      Besitosssssssss

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This