Pechuga de pollo con salsita de miel, mostaza y guindilla

 

Cada vez como menos pollo; lo miro y remiro hasta límites insospechados y, cuando alguno me convence, preparo alguna receta como esta. Tengo que decir, no obstante, que la forma de cocinar la pechuga es una técnica de mi madre para que quede jugosa, tierna y deliciosa. Si me estás mirando de lado y con la nariz arrugada, no te cortes. Entra, lee, prueba a hacer esta receta y, luego, cuéntame. Y si logras que te sobre algo, prepárate un bocata con lechugas varias, rallado de zanahoria y un pegote de mostaza. ¡Vas a levitar!

Pechuga de pollo con salsita de miel, mostaza y guindilla.

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] INGREDIENTES (para 2 personas):

  • 2 pechugas medianas de pollo de corral
  • 2 cucharadas colmadas de miel
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • copos de guindilla seca al gusto
  • 1 cucharada de pimentón agridulce
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • sal marina gruesa
  • pimienta negra molida
  • orégano seco
  • quinua o quinoa para acompañar
  • 1 cebolleta

 

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] ELABORACIÓN:

1º) Salpimentar las pechugas de pollo.

2º) Mezclar la miel, la mostaza, la guindilla, el pimentón y el zumo de limón. Embarrar las pechugas con este mezcla y dejarlas en la nevera un par de horas, bien tapadas.

3º) Calentar una sartén y colocar las 2 pechugas enteras embarradas. Tapar y, con el fuego a 5 de 10, cocinar unos 12-13 minutos por cada lado (un poco más si las pechugas son muy grandes). De vez en cuando, echar un poco de la salsita por encima de las pechugas.

4º) Preparar la quinua. Picar la cebolleta y mezclarla con la aquella. Reservar.

5º) Colocar la quinua en un plato y extender la pechuga de pollo cortada por encima. Espolvorear el orégano y a comer.

A tener en cuenta: si prefieres la pechuga a la plancha, es tu opción. Yo puedo asegurarte que cocinada de esta manera queda impresionantemente jugosa y tierna. Como ha estado embarrada unas horas en la nevera, tendrá un delicioso sabor y un color muy bonito. Si te preguntas por qué la salsita mía quedó tan oscura, te diré que usé una miel oscura, casi negruzca y con mucho aroma y sabor. No deseches los copos de guindilla seca, porque son la alegría de este plato y el contrapunto al dulzor de la miel, al toque ahumado del pimentón, al amargor de la mostaza y a la acidez del limón. El equilibrio de sabores es fundamental en un plato y todo, en su justa medida, está mucho más rico.

 

18 Comentarios

  1. Ana

    Me encanta Laura esa manera de hacer la pechuga, seguro que se queda más jugosa. Un plato muy rico y equilibrado..
    Probaré esa manera de hacerlo de tu mami
    Besos y buena semana!.

    Responder
    • Laube Leal

      Yo la suelo comer mucho en casa de mis padres, pero, las pocas veces que hago pollo suelo elegir cocinarla de esta manera. Te va a sorprender, te lo aseguro, Ana.
      Buen lunes, mi niña.

      Responder
  2. Cristina Fernández

    Hola Laura, me encanta la combinación de sabores de esta receta, pero tengo una duda ¿qué es la mostaza a la antigua?
    ¡Saludos!

    Responder
  3. Rakelilla

    Que pintaza Laura, ya me lo he apuntado y estoy pensando en prepararlo hoy. Yo hago algo parecido pero en el horno y también queda el pollo mucho más jugoso y con mucho sabor.

    Bicos

    Responder
    • Laube Leal

      Rakelilla, prueba a hacerlo sin horno, a fuego medio en una sartén. Ya que has probado los dos sistemas, podrás ver de la manera que queda más tierna y jugosita. Cuéntame tu opinión, que me interesa mucho. ¿Vale?
      Besitossssssssssssssssss

      Responder
  4. Palmira

    Me parece una manera riquísima de comer pechuga de pollo. Suelo comer poco pero cuando es así suele ser con miel y mostaza.. tengo que probarla!
    Besos

    Responder
    • Laube Leal

      Palmira, yo como muy poca carne y pollo poquísimo, pero viendo que a mi madre siempre le quedaba el pollo espectacular con esta receta a las hierbas provenzales, probé a adaptarlo a otros sabores y especias. Y no me ha defraudado en absoluto.
      Si lo haces, me cuentas, ¿vale?
      Besitossssssssss

      Responder
  5. Laura Selene

    Vale la pena comprar pollo un poco más caro para hacer esta estupenda receta que pondré a prueba esta misma tarde, ya te contaré. Besos.

    Responder
    • Laube Leal

      Laura, ¿te pasa como a mí con el pollo? Buffff, me cuesta encontrar uno que termine llevándome a casa.

      Espero que te guste la receta y, sobre todo, la manera de preparar la pechuga, porque la puedes tunear y aderezar con lo que más te guste a ti o a los tuyos. Es lo que he hecho yo con la receta de mi madre. 😉

      Besitos y buen martes.

      Responder
  6. Evelyn

    Nosotros tenemos pollos de casa, así que sin problema. Este pinta de maravilla, tengo que probarlo así cocinado. Besiños.

    Responder
    • Laube Leal

      ¡Qué suerte, Evelyn! Seguro que tus pollos no tienen nada que ver con el que yo compré. Si lo haces, saca fotillos, que seguro tendrá una pinta…
      Besitossssssssssss

      Responder
  7. encarna copia cocina

    Laube, ya me estoy poniendo manos a la obra, sabes que nunca he probado mostaza antigua?? rarita soy lo admito,jejjeje, tampoco conocia tu blog, es precioso, un besito!

    Responder
    • Laube Leal

      No, mujer, rarita no. Lo que pasa es que yo soy una friki de probarlo casi todo y la mostaza me encanta, por lo que la uso mucho en cocina. La mostaza a la antigua es genial para darle toques a las vinagretas, por ejemplo, para las carnes blancas, pero también para un buen asado de ternera. Tú puedes ir poniendo más o menos cantidad de mostaza según tu propio gusto. En esta receta el sabor es muy equilibrado, por la miel, la mostaza, la guindilla y el toquecillo de pimentón.

      Me alegra que te guste el blog. Gracias por venir a hacerme una visita, Encarna.

      Besitossssssssssssss

      Responder
  8. Capitán Rábano

    ¡Genial!, cuando ví esta receta aún estaba de vacaciones (guiño, guiño, codazo, sonrisa…) y me la dejé en pendientes de visitar cuando volviera al trabajo y tuviera tiempo (guiño, guiño…).
    Me encantan los ingredientes y probaré tu técnica, prometido, que yo las pechugas soy muy de cortar en tiras y saltear estilo wok.

    Responder
    • Laube Leal

      Pues de esta manera la pechuga queda muy jugosa, César. Yo no soy muy de pollo entero tampoco, pero es una receta de mi madre y le queda siempre de fábula.
      El codazo y la risita socarrona me han dolido en el alma, ehhhh.
      Besitossssssssssssss

      Responder
  9. Teresa

    Pues fíjate que muy pocas veces como pechuga, normalmente hago el pollo en el horno, a lo rústico, con hierbas y todas esas cosas que pillas en la despensa, pero esta pechuga tiene una pinta tremenda y tengo todos los ingredientes, así que cuando vea una buena pechuga la preparo así!!!
    Besotesss

    Responder
    • Laube Leal

      Nosotros tampoco somos muy «de pechuga», pero mi madre la suele preparar así y me dije: ¿por qué no? Queda realmente buena y le puedes poner todo el sabor que quieras.
      Muaccccccccccc

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This