Pastel de coliflor que gustará a todo el mundo

Pobre coliflor, ¡qué mala prensa tiene! ¡Con lo que a mí me gusta! De verdad que no soy capaz de entender por qué tiene tantos enemigos, cuando es tan sabrosa y versátil. ¿A ti por qué no te gusta?

 

A mí me encanta la coliflor y de cualquier manera, aunque tengo mis preferencias, claro está. Me chifla salteada (sin guisar previamente), muy especiada y picante, pero también me gusta en una sopa o en ensalada. La coliflor con bechamel, taquitos de panceta y una buena cobertura de queso curado es algo de otro mundo. Mi madre hace una quiche de coliflor con cebolla y rodajas gruesas de tomate por encima que está para morirse. ¡Me babeo solo pensándolo! ¿Cuál es tu forma preferida de comer coliflor?

 

La receta que hoy te traigo es una golosina. Sí, lees bien: una golosina. Se trata de un pastel de coliflor y varias verduras más que se hace muy rápido, se puede comer frío, tibio o caliente y está realmente delicioso. Nadie lo echará para atrás. Tú no digas que lleva coliflor, porque creo que la mayoría de gente odia la palabra, pero no sabría describir a qué sabe este delicioso vegetal. Pura manía, así que, hazme caso, di simplemente que es un pastel salado.

 

El pastel de coliflor que gustará incluso a quienes odian la coliflor

 

Este delicioso pastel salado lleva, aparte de la coliflor, muchas otras verduras y puede llevar todas aquellas que tú quieras, te gusten más o las que tengas en la nevera. Es una receta genial de aprovechamiento. Yo le añadí cebolla blanca y morada, puerro, pimiento rojo, alcaparras, albahaca y queso curado de cabra y oveja. En ocasiones, lo he hecho solo con puerro, ajo y panceta, además de la coliflor.

 

Está tan bueno porque las verduras se cocinan por separado y mantienen sus propias texturas, teniendo en cuenta sus propios tiempos de cocción; porque los sabores se amalgaman muy bien y porque en el horno se crea una capita por fuera que contrasta muy bien con el interior en textura y sabor.

 

Queda muy bien con una salsita de tomate sencilla y en la que se aprecien los tropezones de los tomates y está riquísimo con un all i oli suave. Solo es igualmente una delicia.

 

 

Pastel de coliflor 

INGREDIENTES (6 raciones)

  •  500 g de coliflor
  • 1/2 cebolla blanca y 1/2 morada
  • 1/4 de pimiento rojo
  • 1 puerro pequeño
  • 50 g de queso curado de cabra y oveja
  • 10-12 alcaparras
  • 200 ml de leche de almendras
  • 5 huevos
  • 4 cucharadas soperas colmadas de harina de trigo
  • 10 hojas de albahaca fresca
  • sal marina gruesa
  • nuez moscada
  • pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN

1º) Cocinar la coliflor al vapor. Lava las flores de la coliflor y córtalas del tamaño de un bocado. Cuécela al vapor unos 7 minutos. Debe quedar consistente. ¡Jamás blanducha! Reserva.

2º) Lavar y pochar las verduras. Corta la cebolla en medias lunas finas y póchalas en una sartén con un poco de aceite, sal y pimienta negra. A los 2-3 minutos, añade el puerro en ruedas y el pimiento en tiritas. Tapa y deja que la verdura se ablande. Reserva y deja que enfríe.

3º) Mezclar. Bate los huevos e incorpora la harina poco a poco, integrándola muy bien. Vierte la leche, añade la coliflor, las verduras, el queso rallado, la albahaca y las alcaparras picaditas. Salpimienta y espolvorea la nuez moscada. Mézclalo todo.

4º) Hornear. Engrasa un molde de horno y vierte dentro la mezcla. Hornea a 170ºC durante 18-20 minutos.

5º) Servir. Desmolda y sirve el pastel con brotes de lo que más te guste.

 

Ya ves que este pastel no tiene ciencia de ninguna clase. Si tienes champiñones, pónselos. ¿Que tienes un poco de pollo que sobró de la cena de ayer? ¡Añádelo! Es una receta estupenda para aprovechar esos productos que se nos han ido quedando en la nevera durante la semana. Además, puedes hacerlo hoy y comerlo mañana o pasado mañana.

 

Es una comida estupenda para llevar a una reunión informal con amigos y comerlo con las manos, a bocados. Le van muy bien la cerveza y el vino blanco. ¡Incluso un cava fresco!

 

 

Aquí tienes un plato sano y de rechupete. ¿Vas a animarte a prepararlo?

 

7 Comentarios

  1. Marc Llambías

    Si, doy fe, esta buenísimo, no buenísimo no , lo siguiente

    Responder
    • Maca Candal Barreiro

      Hola Laura
      Pues a mí la coliflor me gusta de cualquier manera, asi que si yo fuese de invitada a comer a tu casa con este pastel acertabas de pleno.
      Aparte del contraste de texturas entre el interior y el exterior al que haces mención, me encanta el contraste de color. Se ve divino, de verdad.
      Como te dije a mí la coliflor me gusta de cualquier manera que se prepare, pero puestos a elegir me decanto por el bacalao con coliflor tan popular aquí en Galicia, especialmente en Navidad. El toque dulzón de la coliflor con el salado del bacalao me encanta.
      Un besito guapa

      Responder
    • Palmira

      Pues a nosotros nos gusta la coliflor de cualquier manera (somos obviamente de buen comer jejeje) pero una manera nueva de disfrutar es cruda y rallada al estilo tabulé. Claro que gratinada es un manjar y en quiche palabras mayores.
      Me quedo con este pastel porque me parece ideal por su gran versatilidad y sabor.
      Qué bien cuidas a Marc!
      Besos guapis.
      Palmira

      Responder
  2. susana Tejedor Prytz

    pues tengo q hacerlo q mi madre tiene q comer mucha coliflor, brocoli… y lo odia jajaja y me veo haciendo cualquier dia avioncitos para q se lo coma. Q delicia esta rosca

    Responder
  3. Marhya

    Tiene muy buena pinta. A mi como más me gusta es en crudo, pero tampoco le hago ascos. Y así tiene que estar estupenda. Me guardo ya la receta.
    Feliz día.

    Responder
  4. Manolo Santana

    Qué pinta más atractiva tiene.
    Y yo soy de golosinas saladas 😀
    Tendré que hacérmelo para mí solo, porque mi esposa no es de muchas verduras. Las come, sí, pero no le chiflan.

    ¡Gracias por esta receta!

    Responder
  5. Natalia

    Hola Laura, me encanta la coliflor y aunque para muchos es el patito feo de las verduras, para mí es un manjar. Siempre tanto la coliflor como el brócoli, suelo hacerlos instintivamente al vapor, mientras preparo el resto de acompañantes, bien puedo irlo comiendo por arbolitos. Me encanta combinarla con huevos batidos, queso, sofrito o hogao y las verduras que se cuelen por mis ojos. Tu receta deliciosa y vistosa, así en forma de corona, me gusta mucho y la guardo.
    besos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This