Mis básicos de fotografía para no profesionales (VII): el encuadre en la fotografía

 

Como supongo que has practicado los temas anteriores sobre el funcionamiento de la cámara, a estas alturas ya debes manejar más o menos correctamente todos los botoncitos de la misma y ya debes estar obteniendo fotos más ajustadas a tus deseos. ¿Es así…? Si no lo es del todo, no importa, puedes ver el tema de este post y seguir practicando al tiempo los anteriores. A partir de ahora, entraremos de lleno en esas áreas más estéticas y artísticas de la fotografía, como son el encuadre, el ángulo, perspectiva o punto de vista y la composición. Hoy, en concreto, hablaremos sobre el encuadre y cómo resaltar aquello que pretendemos fotografiar. ¿Estás preparado?

[icon_list_item icon=’fa-book’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#8f781b’ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] El encuadre es todo aquello que se quiere situar dentro de una fotografía o, lo que es lo mismo, la porción de escena que queremos captar en una foto.

 

Cuando miramos un paisaje, este aparece sin más límites que los que puedan tener nuestros ojos. Sin embargo, al fotografiarlo, necesitamos limitarlo por cuatro lados y esos límites que voluntaria y necesariamente elegimos delimitan el encuadre de nuestra foto. Desde mi punto de vista, el encuadre de una foto es uno de esos aspectos en los que se aprecia la personalidad de cada fotógrafo. El paisaje siempre es el mismo, pero cada fotógrafo encuadra lo que ha llamado su atención y lo atrapa en una instantánea única e irrepetible. ¿Ves por qué es tan importante que te centres para encuadrar bien?

[icon_list_item icon=’fa-hand-o-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#9e8729′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] En líneas generales y en cuanto a su orientación y formato, existen diversos tipos de encuadre:

Horizontal: es la orientación más común en la mayoría de las fotografías, pero, sobre todo, a la hora de fotografiar paisajes, dado que prestamos especial atención a la línea del horizonte. Incluso la propia cámara está construida para tomar las fotografías en esta orientación, dando estabilidad a los objetos y sujetos fotografiados. Se puede decir que es la opción más cómoda a la hora de componer una fotografía.

Mirador de Abrante, La Gomera

Vertical: es la orientación más común en la fotografía de retratos, porque respeta la estructura más larga que ancha del cuerpo humano. Además se usa también para reforzar líneas, exagerar profundidades, resaltar primeros planos… Yo uso mucho este plano, quizás más de la cuenta, pero es con el que me siento más cómoda.

Retrato Sara

Cuadrado: más que una orientación de la fotografía, es un formato de reencuadre que ha resurgido por obra y milagro de Instagram. ¡Me encanta! No obstante, no es fácil de usar, porque la mayoría de las veces imaginamos todo en horizontal (o en vertical) y virar nuestra mente hacia el cuadrado exige constancia, paciencia y práctica. El 1:1 da mucho equilibrio a las fotos gastronómicas, por ejemplo, aunque, como ya he dicho, hay que educar la vista para aceptarlo.

Sillas para celebraciones

Panorámico: es un formato de reencuadre en el que la imagen es muchísimo más ancha que alta. Es muy resultón emplearlo en paisajes en los que queremos resaltar, sobre todo, la amplitud de la escena, sin importarnos tanto la profundidad (aunque verás que en la foto bajo estas líneas intento que la profundidad sea relevante para quien la mira).

La Barra

[icon_list_item icon=’fa-hand-o-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#9e8729′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] ¿Cómo se hace un encuadre correcto?

Difícil pregunta. Cada persona y, en consecuencia, cada fotógrafo, tiende a prestar atención a unas cosas más que a otras, por lo que no seré yo quien te diga qué es lo que debes encuadrar en un paisaje, en un retrato, en un still life… Lo que sí te puedo decir es que tienes que aprender a mirar antes de disparar con la cámara. Cuando la fotografía empieza a convertirse en un hábito, miras todo lo que te rodea con otros ojos, encuadrándolo todo con la imaginación, buscando detalles atractivos para plasmar en una foto, haciendo fantasiosas capturas con cada pestañeo…

Para encuadrar, mira bien, busca los detalles que quieres introducir dentro de la toma, intenta colocarlos (ya hablaremos de la composición en otro post) y dispara. Si no te ha salido exactamente como querías, tienes otra oportunidad para reencuadrarla mientras editas la foto en tu ordenador o mediante alguna app de tu móvil. No puedo ser más explícita porque es un aspecto muy personal de la fotografía, donde influye más el gusto personal que cualquier otra cosa. No obstante, en los próximos posts comentaré otros conceptos y reglas que hacen que unos encuadres y composiciones sean más favorecedores que otros.

 

¡A Practicar!

Si quieres compartir las fotos conmigo y el grupito, PINCHA AQUÍ y súbelas de una en una como comentarios del post de Facebook.

 

  • EJERCICIO 1

Mira entre tus fotos e intenta identificar cuál es el encuadre que de manera habitual usas. En tu próxima toma de fotografías, vas a hacer el siguiente ejercicio: si eres de los que habitualmente solo usan el encuadre horizontal, intenta forzar tu hábito y haz fotos en vertical y, a la inversa si eres de los que suelen hacerlas casi siempre en vertical. Es bueno probar cosas nuevas. Abre la mente. ¿Me cuentas el resultado de tu investigación personal? ¿Te ha costado mucho cambiar el chip? ¿Te has sentido cómodo? ¿Has descubierto que el encuadre opuesto al que sueles usar tiene muchas posibilidades?

 

  • EJERCIO 2

Sal a la calle con tu cámara o tu móvil, siéntate en algún sitio tranquilo y mira a tu alrededor. Intenta encuadrar en horizontal con la mirada, buscando escenas interesantes a tus ojos. Luego, haz dos o tres fotos de la misma escena, variando un poco algún elemento que aparezca (desplazándote ligeramente, para que salga o no un árbol, una farola, etc.). Compártelas en el grupo y cuéntanos cuál es tu preferida y por qué.

 

  • EJERCICIO 3

El mismo ejercicio anterior, pero encuadrando en vertical.

 

  • EJERCICIO 4

De las fotos que tomaste en los ejercicios anteriores, ¿hay alguna que se preste a ser reencuadrada en 1:1 o en panorámica? ¿Te atreves a editarla con tu ordenador o con alguna app de tu móvil? Compártelas en el grupo y enséñanos de lo que ya eres capaz. ¡No te cortes! Seguro que todos podemos aprender de todos.

 

[icon_list_item icon=’fa-asterisk’ icon_type=’transparent’ icon_color=’#7a6526′ icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] NOTA PERSONAL

Si estás buscando a un gurú de la fotografía y a alguien que lo sabe todo y no siente miedo a equivocarse, este no es el sitio que buscas. Yo te cuento mi experiencia personal y profesional, sin guardarme nada que te impida entender de qué hablo. Te cuento lo que yo sé y cómo lo aprendí desde la humildad, aceptando que jamás sabré todo sobre este apasionante mundo de la fotografía. No pretendo ser más que lo que soy: una fotógrafa más y estoy dispuesta a abrirte las puertas de mis conocimientos. Si te apetece venir conmigo en mi camino de búsqueda y aprendizaje, creo que seré una buena compañía.

 

4 Comentarios

  1. Patricia Blanco Budia

    Me encanta!!! Yo suelo hacer mis fotos gastronómicas en vertical, me encantan como quedan. Sin embargo, por el tema de las RRSS he empezado a hacer algunas horizontales porque si no, no había manera de meterlas, jaja!! No terminan de convencerme, quizás porque no encuadro bien lo que quiero, pero he descubierto que las que más me gustan en horizontal son las que tomo desde arriba, las que se ve todo desde un plano superior. Esas sí que quedan bien, jeje!!
    Besitos, guapetona!! Muchas gracias!!

    Responder
    • Laube Leal

      Pues entonces te pasa como a mí con las fotos verticales. Yo creo que es una manera de visionar las cosas. Intento hacerlo todo en horizontal, pero siempre terminan gustándome más los planos verticales y no creo que sea nada malo. Vemos la vida a lo largo, Patricia. 😉
      Los planos cenitales son preciosos cuando consigues un buen encuadre. Si no, me parecen un poco insípidos. Además, tiene que ser completamente cenital, porque como te desvíes mínimamente, no sé por qué, la foto queda rarísima; como torcida… No sé si será manías mías. jijijijiji
      Tenemos que practicar más el horizontal y buscar, quizás nuevos encuadres que nos satisfagan más.
      Besitossssssssssssssssssss

      Responder
  2. Teresa

    Buen post como siempre amiga!!
    Yo soy de planos verticales, no me encuentro a gusto con los horizontales, nunca consigo que entre todo lo que quiero!!
    De vez en cuando saco alguno cenital, pero como te digo, desde que descubrí el vertical no salgo de ahí!!
    Besotes guapa!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Pues te pasa como a mí. No es que no quepa todo en los planos horizontales, es que ordenamos todo para que encajen en el vertical, porque es el que preferimos. Así de simple. No obstante, creo que podríamos intentar descubrir las posibilidades del horizontal y, para ello, hemos de esforzarnos.
      Besitosssssssssssssss

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This