Milanesas enrolladas con mermelada de tomate

Ayer fue tarde de coches. Sí, como lo oyen. Estuve toda una tarde mirando coches en tantos concesionarios que ya ni me acuerdo. Mis padres quieren deshacerse definitivamente de su todoterreno de casi toda la vida (qué buenísimo les ha salido) y decantarse por un utilitario pequeño, cómodo, que no consuma tanto y que contamine lo menos posible (esto lo apunto yo, porque mis padres aún no están mentalizados con este tema, a pesar de que mi hermana y yo somos bastante pesaditas con el tema ecológico). De todos los vendedores que nos atendieron, muy amables sin excepción, quiero hablarles de dos especímenes prototipo del clásico vendedor: el vendedor amante de los coches y el vendedor simpático y con acento «fino» que te cala más rápidamente que una tormenta de verano. El primero te habla de válvulas, frenos abs y llantas de aleación como si le fuera la vida en ello e inconscientes de que la mayoría de los humanos, o al menos yo, no somos expertos en mecánica de vehículos. Éste quería vendernos un coche con turbo, cuando ya le dije desde el principio que mis padres no eran Fernando Alonso en el Circuito de Bahrein, ni yo quería que lo fueran. Le gustaba a él y punto pelota. El segundo me dejó hablando sola cuando divisó a mi madre toqueteando el maletero de otro coche más caro y de un rutilante color mostaza. ¡La madre que me parió!. Sí, mi madre… Ella fue la responsable de que el vendedor gracioso y de casi 2 metros de altura se fuera derechito como una flecha hacia quien, al fin y al cabo, va a tener la decisión final de la compra. Fíjense ustedes que para descolocar a este vendedor y que dejara de hablar hasta por los codos le preguntamos si sabía dónde estaba el concesionario de Hyundai y el muy cabrito nos responde todo dicharachero: «¿Hyundai?. ¡Ya no existe!». Marc y yo con las bocas abiertas como salmones río arriba y exhalando su último aliento añadimos: «¿Y la Renault…?. ¿Sabe Vd. dónde está?». Y ni corto ni perezoso apunta: «Pero qué desfasados van ustedes… Si Renault cerró hace más de un mes.». Lo que nos pudimos reír todos los allí presentes. Sólo por cachondo le hubiéramos comprado el rutilante coche color mostaza. Pero no… Hay que seguir mirando y comparando, así que hoy o mañana, otra tarde de coches. Admito sugerencias que poder trasladarle a mis padres; aunque el rutilante coche color mostaza que prendó a mi madre ocupa la primera plaza de la parrilla de salida.
Tanto coche alentó mi vena carnívora; ésa que anda oculta casi todo el tiempo y es una simple pulsión interior. No me digan que no les pasa lo mismo después de una tarde de mirar y mirar algo que en el fondo no les interesa lo más mínimo, aunque sea útil y la segunda compra más importante después de la vivienda familiar. Pues me dio un apetito de carne que… En fin… Hoy toca carne y Marc es un poco más feliz.
INGREDIENTES:
– 2 filetes de ternera finos (tapa o babilla, lo que prefieran) por persona.
– jamón cocido 
– queso azul para untar
– pimienta negra molida
– cúrcuma
– sal
– 1 huevo
– pan rallado
– aceite de oliva para freír
– mermelada de tomate (si es casera, mejor que mejor… ya saben, tomates pelados, azúcar, algo de sal, 2 ó 3 clavos (la especia, no se les vaya a ocurrir añadir unas tachas…) y un poco de zumo de limón. A fuego lento un buen rato y lista).
ELABORACIÓN:
1º) Quitarle todos los pizquillos de grasa que queden alrededor del filete y majarlo alegremente por las dos caras con un buen martillo de cocina. 
2º) Untar el queso en cada filetito, colocar encima una loncha de jamón cocido (cortarla si fuera necesario para adaptarla al filete) y enrollar el filetito con cuidado.
3º) Mezclar el pan rallado con un poco de sal, pimienta negra y cúrcuma.
4º) Batir el huevo.
5º) Pasar cada rollito por el huevo batido y delicadamente empanarlo apretando el filetito enrollado para que el pan se fije bien.
6º) Freír en aceite que cubra completamente el rollito, sacarlo del aceite, secarlo con papel de cocina y servir estas estupendas y apetitosas milanesas enrolladas con un par de cucharadas de mermelada de tomate.
Yo he acompañado estas milanesas con una ensalada de habichuelas (judías verdes), cherries, orejones y aceitunas, aderezada con sal, comino, un buenisimo AOVE de Montilla y un pelín de vinagre balsámico. ¡De rechupete!.
A tener en cuenta:
– Es fundamental que la carne quede tierna, pero jamás seca, de modo que, al cortar, no se desmenuce el rollito. Para eso «darle una paliza» a la carne es un punto muy importante, para lo cual nos servirá un martillo de cocina y, si no tenemos, el rodillo o incluso una botella. Hay que romper la fibra de la carne para que podamos comer una milanesa tierna y deliciosa. 
Los argentinos son los reyes de estas milanesas. Así, su milanesa a la napolitana suele ser la carne empanada cubierta de salsa de tomate casera y queso. Pero también la culminan con un par de huevos, sirviéndola acompañada de papas fritas y/o ensalada verde. Recordemos que Argentina, Uruguay y Brasil tienen unas deliciosas carnes y unos cortes distintos a los clásicos españoles. Si alguna argentina me lee, que no dude en darnos su particular versión de la milanesa, pues estaremos encantad@s de conocerla.
– Si queremos darle un punto más chic, podemos sustituir el jamón cocido por jamón serrano y el queso azul de untar por un queso de cabra; incluso, mezclar el empanado con sésamo, almendras o avellanas, para que el crujiente sea espectacular. 

20 Comentarios

  1. Carmen Rosa

    ¡¡Que ilusión acompañar a tus padres a comprar!! Curioso el tema de los comerciales, me ha gustado leerlo.<br />El ser comercial no se enseña en ningún colegio, ni universidad…..<br />La receta me gusta, preferiria con queso de cabra y jamón serrano.<br />Pero se ve exquisita tal y como la has preparado, nunca la he probado así, por lo que con tu permiso tomo nota de la receta.<br />Besos y

    Responder
  2. damilena

    Laurita, que gracia me hace todo tú cuento! Pero el plato me gusta más! Yo siempre a la carne de ternera le doy una paliza antes de hacerla da igual si la hago a la plancha o en guisado. Queda muco más tierna. Estos rollitos me encantan, además con la mermelada de tomates!!!! Mmmmmmm! Que hambre que tengo, que con 2 rollitos me quedaría corta!<br />Besines!

    Responder
  3. El futuro bloguero

    Me encantan. Suscribo todo lo que dices de las milanesas, anda que no habré devorado veces esta carne empanada tan rica.<br /><br />Muy bueno lo de hacerlas enrolladas, o las alternativas con serrano y con roquefort o cabra, me gusta mucho.<br /><br />Las disfrutaremos Laura, muchas gracias.<br /><br />Beso

    Responder
  4. Donibaneko

    UUUUala!!, que buena pinta tiene el corte!, me encanto!! por fuera no lo imaginaba así, y apunto tu mermelada de tomate…<br />Un besazo

    Responder
  5. Anonymous

    Cara Laura!!! tanto tiempo, en realidad paso a visitarte todos los dias pero no escribo nunca. Me he reido mucho con el coche color mostaza, esperemos que tu madre no lo elija!!!, habiendo tantos colores justo ese tenia que elegir. De autos no puedo ayudarte, no soy muy apasionada, mi marido AMA la Peugeut, y hasta ahora no hemos tenido nunca problemas.<br />Como argentina, te dirè que mi madre

    Responder
  6. kanela y Limón

    Alaaaaaaaaaaaaaa pero que cosa ricaaaaa!!! Ummm que aspecto tan apetitoso tienen y con esa mermelada… Fantástica receta y presentación. Un plato de 10.<br />Un besiño.

    Responder
  7. Nando

    En milanesas y en los coches como en todo es cuestión de gustos aunque viendo como te han quedado las milanesas seguro que serían del gusto de todo el mundo.En cuestión de coches me decanto por coche Japones(Honda,Toyota,Michubichi) y en mi caso particular,automatico y de gasolina(sería mi opción)<br />Un Saludo!!

    Responder
  8. Anonymous

    Bueno los coches no son lo mio lo reconozco jajaja.. pero de vendedores voraces entiendo un poco y algunos dan ganas de darles un toque sobre todo a los que no te escuchan o escuchan lo que quieren jajaja.. pero reconozco que para eso hay que nacer ;)Algunos tienen mucho arte !<br />La milanesa increible!! Yo me hare una vegana en tu honor ;)<br />Un besazo. Mia.

    Responder
  9. meg

    Laura, también puedes mezclar en el pan rallado crispies machacados y añadir una pizca de clavo molido. Muy poquito. Ya verás qué sabor tan bueno.<br /><br />Y no me hables de las milanesas argentinas, porque no las he comido mejores en mi vida. Los días que estuve allí me puse ciega. Mi pareja no gusta de la carne pero le daba al cordero que sí le gusta. MMM… Un beso.

    Responder
  10. Núria

    Niña esto tiene una pinta, me quedo con la receta a ver si la hago.<br />El relato muy bueno…je je ya te imagino….y lo que te queda no??<br />besos

    Responder
  11. Mónica

    Nunca había visto la carne así. NO se el tamaño real que tendrán porque tu cámara hace unos planos increíbles pero parecen croquetas y el relleno está la mar de jugoso.<br />Me la apunto!!<br /><br />Buen finde,

    Responder
  12. Anonymous

    Mmmmm, me sabe riquisimo solo leerla, lo que debe ser hincarle el diente..!!! Ya mismo me anoto la receta de la milanesa y la de la mermelada, aunque aqui ahora no es buena epocoa para el tomate, ya que soy de argentina y ya estan fuera de estacion, pero la guardo<br />les comento que no es necesario golpear la carne para ablandarla, con ponerla unos minutos a remojar en leche, es suficiente, yo

    Responder
  13. Anonymous

    Meg, gracias por la parte que me toca, al elogiar las milanesas argentinas, es cierto que son buenisimassss, el mejor corte para hacerlas y el mas tierno es la nalga, salen grandes y parejitas.

    Responder
  14. Laube

    CARMEN ROSA, hay varios asuntos para los que mis padres gustan de ir acompañados por alguna de sus hijas y éste, claro está, es uno de ellos. Si la prefieres con otros ingredientes, adelante… pero me cuentas, ehhhh.<br />DAMILENA, los rollitos no eran pequeños, ehhhhh. Venían a ser de unos 4-5 cm de diámtro por unos 10 de largo más o menos y como iban acompañados d euna buena ensalda de

    Responder
  15. Celes

    Me ha encantado la entrada, los comerciales no tienen desperdicicio, jejeje….Yo tengo un Honda Jazz, pequeño pero con todas las prestaciones de los grandes y estoy encantada…<br />Las milanesas enrrolladas me han parecido estupendas, ya estoy babeando, jejeje<br />Bsss

    Responder
  16. María José

    Después de una tarde así, yo también habría devorado estos rollitos.<br />La idea del queso azul me ha gustado mucho, en mi casa van a triunfar.<br />Un abrazo,<br />María José.

    Responder
  17. Laube

    CELES, es que los vendedores de coche son realmente de otro mundo, con todos mis respetos… Es increíble ver cómo se trabajan la venta.<br />MARÍA JOSÉ, prueba estas milanesas enrolladas y verás cómo tienes que repetirlas varias veces.<br />Un besoteeeeeee

    Responder
  18. Marc Llambías

    Pues yo me quede de coches y concesionarios hasta la coronilla, pero bueno he de reconocer que tanto mi opinión como la de Laura va a ser bastante influyente, pero he de reconocer que a mi suegra le agrada unas cosas y a mi suegro otras muy distintas, que si el color o la altura de los asientos para mi suegra, y que si el hecho de llevar cadena de distribución en vez de correa, ah y por supuesto

    Responder
  19. Resultado Elecciones 2011

    Simplemente delicioso, pero pues lo intente y no me quedaron muy bien me descuide un poco y se partieron un poco pero seguire itenandolo hasta que se vean igual de deliciosas a las tuyas.

    Responder
  20. Laube

    RESULTADO, todo es cuestión de práctica… Verás que termina saliéndote perfecta!<br />Un besote

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This