La fotografía de perfil perfecta para tu página personal

 

Es un hecho que, salvo que tengamos la belleza salvaje de Ava Gardner en sus mejores tiempos, la mayoría de nosotros somos reacios a mostrar nuestra fotografía en nuestra página web, blog e incluso en las redes sociales. Sí, vale, es verdad que nos hacemos fotos tontas que colgamos para enseñar dónde estábamos o lo que hacíamos en cada minuto del día, pero cuando toca hacer una foto seria que nos represente profesional o socialmente, se nos hace un nudo en el estómago y cualquier excusa es buena para retrasar ese momento. «No he tenido tiempo de hacerme una foto en condiciones«, digo yo misma cuando ayer subí un selfie a Facebook. «Estaba el día nublado…«, «hacía demasiado sol«, «había mucha gente alrededor«, «me gustaría salir vistiendo el color amarillo«, «no estoy morena«, «tengo una peca que se ve fea«, «estoy superliada«, «quiero hacérmela estas vacaciones con un tiburón saltando tras de mí«, «me saqué una foto pero una gaviota apareció en la foto«. Repito: encontramos cientos de excusas para no poner nuestra foto en nuestra página personal o, de tenerla, siempre alegamos que «es una foto temporal, hasta que saque una buena» y esa foto buena nunca llega. ¿Te suenan mis palabras? Seguro que sí.

Voy a comentarte algo que quizás ya sabes, pero yo te lo voy a volver a decir: la mayoría de nosotros no somos Paul Newman ni Julia Roberts, ni lo vamos a ser en toda nuestra vida. Así de dura y cruel tengo que mostrarme para, ahora, decirte, que no hace falta que lo seas para hacerte una foto correcta, incluso bonita, que te represente en tu página personal. Mientras antes asumamos que la mayoría no somos bellezones, antes aceptaremos que no es necesario serlo para tener derecho a mostrarnos tal cual somos e incluso gustar a los demás.

La timidez física no es atractiva, mientras que el desparpajo y la seguridad al mostrar una imagen fuerte y agradable sí lo son. ¡Quiérete mucho, pierde la vergüenza que paraliza y ve a por esa foto con la que te sientas poderoso!

collage retratos

No tenemos que ser top models, ni gente guapa, para tener una estupenda foto de perfil. Nos basta personalidad, picardía y una chispa de diversión.

 

Nuestros clientes, lectores y seguidores quieren ver nuestra cara y mirarnos a los ojos. Si nos ven, se sentirán mucho más tranquilos a la hora de contratar alguno de nuestros servicios o de comprar nuestros productos. Vale, Amazon no muestra la cara de nadie y vende como churros, pero nosotros no somos Amazon, ¿verdad? Por un lado, los autónomos, los pequeños empresarios, los bloggers y quienes queremos hacer triunfar una pequeña marca necesitamos demostrar que, detrás de ese logo tan chulo, detrás de ese libro de cocina, detrás de esa pantalla hay una persona de carne y hueso en la que puedes confiar. Por otro lado, nuestra foto debe conseguir transmitir quiénes somos, a qué nos dedicamos y cuáles son nuestros valores más preciados. Y debe lograrlo en unos pocos segundos o nuestro lector perderá el interés por nosotros y nuestra marca. Según Social bla bla, nuestra foto de perfil no es solo nuestro DNI, sino nuestra estrategia laboral o profesional y, añade, «los perfiles con fotografía son hasta siete veces más vistos que aquellos que carecen de una». En consecuencia, ¿a qué estás esperando para hacerte la foto perfecta que mejor te represente?

Ya hemos conseguido comprender por qué debemos tener una fotografía de nuestra cara en nuestra página personal, biografía o como quieras llamar a ese espacio en el que hablamos de nosotros mismos, de lo que hacemos y a qué nos dedicamos (si no la tienes, pincha en este enlace y averigua por qué es imprescindible que tengas tan importante carta de presentación sin más pérdida de tiempo). Ahora es el turno de saber qué clase de foto es la más apropiada para nuestra particular página personal y, este sentido, aunque es evidente que cada actividad o dedicación puede conllevar unas diferencias en el «tono» de la foto, existen unas reglas que podríamos considerar generales:

  • La marca eres tú, así que muestra tu cara y hombros. Probablemente hay personas que consideran innecesario mostrar toda la cara, pero para mí es fundamental. Si ofreces un servicio o vendes un producto, no vale enseñar solo un ojo (salvo que no tengas el otro, en cuyo caso seré transigente en la aplicación de esta regla), las manos en la cara o, lo que hacen muchos fotógrafos, parapetarse tras su cámara. Si no es una foto profesional, sino solo para tu página de Facebook particular, podría ser aceptable, pero un profesional no transmite confianza escondiéndose y mostrando solo partes de la cara.
  • La foto debe ser actual. Olvídate de una foto de cuando tenías veinte años si ahora tienes cuarenta. Es un poco ridículo y muestra mucha inseguridad, cosa que no te interesa. A mí me gusta adaptar la fotografía a la época del año, pero, no es necesario. Con una foto al año es más que suficiente.
  • Elegir la vestimenta y los colores que mejor representen aquello a lo que nos dedicamos. Si eres cocinero, no tienes por qué aparecer completamente vestido como si estuvieses en la cocina de tu restaurante, pues ya está un pelín visto; bastaría un bonito gorro de chef, por ejemplo. Si eres peluquero, más que aparecer con unas tijeras en la mano, tu corte de pelo será una estupenda tarjeta de presentación. Si tenemos duda, mejor sobriedad: camiseta o camisa lisa.
  • El fondo de la fotografía es fundamental y aporta mucho a la personalidad de tu marca. Hay quien considera que es mejor un fondo neutro, pero yo no estoy de acuerdo. Personalmente le presto muchísima atención, quizás más que a la propia ropa que se lleva. A menudo, prefiero que el retratado lleve una camiseta blanca o negra (de color si fuera necesario buscar un contraste) y destacar un fondo de color, texturas o el propio lugar de trabajo. Por poner un ejemplo, prefiero fotografiar a un ilustrador vestido de blanco y todo un fondo de lápices de colores detrás o a un cocinero de negro con sus ollas y sartenes atisbándose a su espalda. Todo depende de lo que queramos transmitir y, para ello, es importante que el fotógrafo y el retratado dialoguen y busquen un punto de encuentro para mostrar la mejor cara y faceta de una marca.
  • Cuida la calidad y resolución de la foto y adáptala a las características de la web, blog, red social, etc.

 

Cómo debe ser tu foto de perfil profesional

 

 

[vc_text_separator title=’Mi experiencia personal’ title_align=’separator_align_center’ border=’no’ border_color=» background_color=» text_color=»]

Como creadora de contenidos visuales, tengo que decir que me encanta hacer la fotografía de un cliente para su web o blog. Para poder hacerme una idea de lo que necesita para su página personal, suelo pasarme un buen rato navegando por su web, observando atentamente lo que hace, cómo escribe o habla. Necesito mucha información personal, objetiva y subjetiva, para hacerle esa foto con la que debe sentirse cómodo, orgulloso e incluso especial y, repito, no es necesario que seamos jóvenes y guapísimos para tener una foto que nos guste mostrar. Cuando logro que al cliente se le ilumine la cara, mostrando la mayor de sus sonrisas, toco el cielo y sé que he hecho un buen trabajo. Me siento muy satisfecha. Al fin y al cabo, somos humanos y nos agrada sentir que gustamos. Si nuestra apariencia resulta agradable al cliente, lector o seguidor, conectaremos muchísimo mejor con él. Entonces, ¿por qué tú no tienes aún esa foto preciosa de ti mismo en tu página personal? ¿A qué estás esperando?

 

10 Comentarios

  1. Teresa

    Todita la razón te doy, una imagen vale más que mil palabras y no debemos escondernos detrás de gafas, cámaras, etc…
    Tengo claro que no soy Julia Roberts, ya me gustaría, jajaa, pero no me avergüenzo para nada de lo que soy!!! Tengo que ver cómo se pone la imagen en mi blog, desde que Mai estuvo trabajando en él desapareció y la verdad es que siempre ando liada para escribirle, a ver si le doy un toque para que me ayude a ponerla!!!!
    Besotes guapa y gracias por los consejos!!!

    Responder
    • Laube Leal

      Claro, Teresa. Y tampoco hace falta que lo seamos. ¡Qué aburrido mundo con tantas Julia Roberts! Seguro que no tiene ni una quinta parte de tu salero, así que… ¡Busca ya esa foto y consigue subirla a tu blog!

      Por cierto, ¿por qué no puedes ponerla? Raro, ¿no?

      Besitos

      Responder
      • Teresa

        Pues no lo sé, tampoco te creas que me entero mucho, pero lo del perfil no me aparece!!
        Cuando Mai se ha metido en las tripas para cambiar cosas desaparece, pero desde que ella se sale vuelve a salir, pero desde la última vez no consigo ponerla!!
        Ya le mandé un mail a ver si me ayuda!!
        Cada vez que vengo a verte me gusta más tu nueva página, es limpia, accesible, todo tan ordenado y enlazado, me encanta!!!
        Besotes!!!

        Responder
        • Laube Leal

          Pregunto: ¿Podría ser tu sistema operativo? Es que eso de que desaparezca la foto de perfil que ella te pone…

          Muchas gracias por tus palabras, Teresa. Ayyyyyyy, me pone blandita ver que va gustando. Sé que hay quien me ha «abandonado» porque ya no solo es gastronomía, pero es que nunca lo ha sido solo al 100%. Bueno, me basta saber que yo he puesto mucha ilusión y estoy con mucho empeño, porque, aparte de la gastronomía, puedo ayudar con otros temas. De nuevo, gracias por pasarte por aquí, comentar cosas sobre las recetas, sobre otros temas… Con las opiniones y las necesidades de la gente voy construyendo mejor esta web.

          Y en breve…¡#eljuegodelverano!

          Responder
  2. Mina

    Cierto que buscamos escusas para hacernos fotos y, yo soy una de esas personas que piensa que sale mal en ellas…y estaba equivocada. Me muestras tal y como soy, ni más ni menos y así, es como quiero que me conozcan las personas que visiten mi web.
    Estoy más que encantada de haberme subido a tu carro y decir que Mortiz y Mozamo GC, oficialmente, ya tienen fotógrafa…

    Responder
    • Laube Leal

      Yo creo que sí eres fotogénica, porque las personas que sonríen como tú lo haces siempre lo son. La cuestión es: ¿saben sacar partido a tu sonrisa quienes te han fotografiado?

      Muchas gracias, Mina, por confiar en mí.

      Muaccccccccccccccccccc

      Responder
  3. Marhya

    Yo reconozco que es un tema que no me gusta nada. En principio cuando abrí el blog (2007) ni siquiera ponía mi nombre completo porque no me apetecía perder privacidad de ninguna manera, y eso en aquel momento para mi era muy importante. Ahora ya no lo es pero por distintas cuestiones trato de mostrar mi cara lo menos posible.no tengo problema en mostrarme en Linkedin, pero en mi instagram no tengo ni un solo selfie.
    Besos.

    Responder
    • Laube Leal

      En las redes sociales no tienes por qué mostrar fotos-retratos si no te apetece. Sin embargo, a nivel profesional, creo que sí es importante, pues no aparecer genera cierta desconfianza.

      Un besito, María.

      Responder
  4. Marhya

    Y de nuevo he saltado puntos y mayúsculas, ¡cómo estoy con la tecla en los comentarios!

    Responder
    • Laube Leal

      A mí también me pasa, no te preocupes. Creo que es el ENTER que hace que cambien palabras o se alteren los espacios.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This