Imprimir nuestros trabajos es añadirles valor

Realizar un trabajo visualmente atractivo y no plasmarlo en un formato físico que se pueda enseñar a los demás es un desperdicio que no termino de entender. Creo que es importante imprimir en papel aquello de lo que nos sentimos orgullosos y/o necesitamos exponer. Y eso, hoy en día, es muy fácil de hacer en una imprenta online.

 

Desde mi punto de vista, dejar en la memoria de nuestro móvil esas preciosas fotos de nuestros hijos o las inolvidables fotografías de aquel viaje a la Amazonía me parece una pena. No realizar un esmerado catálogo en papel para enseñar a nuestros clientes esos productos increíbles que fabricamos o los servicios impecables que prestamos puede costarte la clientela. Entonces, ¿por qué no plasmamos en papel nuestras fotos, productos o servicios?

 

Entonces, ¿por qué no plasmamos en papel nuestras fotos, productos o servicios?

 

¿Por qué no imprimimos nuestros trabajos en papel?

 

Por un lado y, según mi experiencia, estamos saturados de fotografías que no nos dicen nada. Tenemos tal facilidad para hacer fotos indiscriminadas a todo lo que se pone ante nosotros que no las valoramos lo suficiente, incluso cuando son realmente bonitas y un recuerdo que deberíamos atesorar para el futuro. Son tantas las que almacenamos en las memorias de nuestros móviles o en las tarjetas de nuestras cámaras digitales que no somos capaces de decidir cuáles nos tocan realmente la fibra para desear imprimirlas en un bonito y duradero papel.

 

Para evitar las memorias llenas, yo tengo una solución muy personal y que cumplo a rajatable: cada semana hago limpieza de fotos en mi móvil y, cada mes, en mi ordenador. Todo lo repetido o que no tiene calidad técnica o estética va a la basura. Sin pensármelo dos veces.

 

Por otro lado, nos falta dignidad profesional. Me explico. La mayor parte de los autónomos y empresas no sentimos un orgullo especial por aquello que hacemos. Fabricamos nuestras originales mesas de madera, realizamos nuestras amorosas fotos, construimos increíbles edificios, diseñamos prendas preciosas o hacemos tartas deliciosas, pero no sentimos el cariño suficiente como para plasmarlos en una revista o en un catálogo en papel, para así poder mostrarlos a los demás, sobre todo a nuestros posibles clientes.

 

En alguna ocasión, hablando con empresarios de sectores como la rotulación, la arquitectura o la mecánica de automóviles, les he preguntado por qué no muestran sus trabajos en una web o en las redes sociales y sus respuestas me han dejado con la boca abierta. Unos alegan que no los enseñan para que la competencia no les «robe» clientes. No deben tener muy buen concepto de su propio trabajo, ¿no crees? Otros dicen que ya tienen trabajo suficiente y que no les hace falta ningún otro mecanismo de publicidad y marketing. Yo me pregunto, ¿qué clase de empresario cree que tiene suficientes clientes y no valora fidelizar a los que tiene y sembrar para ganar otros nuevos? Esa filosofía empresarial es muy endeble y terminará quebrándoles los negocios.

 

¿Imprimir online?

 

¡Claro que sí! De hecho, la mayoría de las empresas que se dedican a imprimir se están poniendo las pilas y tienen sus propios departamentos de impresión online. Lo imprescindible es que dispongan de un servicio de atención personalizada para que el cliente no se pierda en las complejidades de una buena impresión.

 

Yo me he topado con empresas de impresión online que ni siquiera hacen pruebas de calidad para darte la seguridad de que lo que encargas está bien diseñado y quedará tal y como lo quieres. Por tanto, un requisito fundamental para, por ejemplo, imprimir catálogos online es que la empresa te ofrezca y guíe en el proceso de principio a fin. Esto es importante para cualquier impresión digital, pero especialmente para los profesionales y mercantiles, sea cual sea el sector al que se dediquen. ¿Se imaginan una empresa de cerramientos sin un catálogo de sus materiales y trabajos o con uno desfasado, hecho con un papel poco adecuado o en un formato poco práctico para sus clientes? Por eso es necesario que nos asesoren y atiendan de manera personalizada. Para acertar con lo que nuestra empresa requiere.

 

¿Se imaginan una empresa de cerramientos sin un catálogo de sus materiales y trabajos o con uno desfasado, hecho con un papel poco adecuado o en un formato poco práctico para sus clientes? 

Catálogos

 

Un catálogo es un expositor de tus productos o servicios. Es como una revista en la que enseñas a los demás, a tus clientes, cómo trabajas. Les muestras la clase de materiales que empleas y cómo son tus resultados finales.

 

Las personas en general necesitamos ver e incluso tocar y nada mejor para ello que exponer cada detalle de tus productos o servicios en un papel bonito y bien encuadernado, con tapas blandas o duras según lo que requiera cada caso. A veces nos bastará un catálogo encuadernado en espiral; otras, nos bastará grapado y en otras ocasiones, precisaremos un cosido o un encolado. Si no lo tenemos muy claro, lo ideal es expresar para qué queremos nuestro catálogo y dejarnos asesorar por una empresa especializada. 

 

¿Y tú, sueles imprimir en papel tus trabajos o tus fotografías o dejas que el tiempo los borre en el olvido?

 

4 Comentarios

  1. Palmira

    Pues no soy tan drástica como tú pero una vez al año le doy un (buen buen buen) repaso a todas mis fotos (estoy en ello estos días) porque para mi regalar fotos de los momentos compartidos no tiene precio (por cierto tengo unas pendientes de salir para ti…) a nivel personal.
    Y a nivel profesional, me he dado cuenta que sin un buen catálogo me cuesta más congeniar con unos productos o una empresa.
    Llámame anticuada pero me gusta más una foto de familia o amigos a la vista que 1000 fotos (pésimas) en el móvil…
    Un abrazo guapa,
    Palmira

    Responder
    • Laube Leal

      Así es, Palmira. No es ser anticuada para nada. A mí me encanta ver algunas fotos que me tocan la fibra y no siempre son «superbuenas». Son fotos que atraparon un instante que quiero recordar. Solo eso. En el caso de mis trabajos, te puedo asegurar que siempre se aprecian mejor cuando se ven en un buen libro de papel. Y si fuera arquitecta o diseñadora, sin duda, tendría varios catálogos.
      Gracias por comentar. Muacccccc.

      Responder
  2. Sisco

    Además, hay empresas que nos ofrecen variedad y calidad.
    Puedes montar un álbum, una revista, un catálogo, cojines para el sofá, calendarios…
    Y los calendarios son una opción magnífica para regalar.
    Las abuelas ya tienen en sus casas, sus respectivos calendarios en tamaño A3…la verdad, con muy buena calidad.
    Mi casa la tengo decorada con varias de mis fotos, en cartón pluma 60×40… pero a veces me parece demasiado egocéntrico, a pesar de que le gustan a mucha gente.

    Responder
    • Laube Leal

      Efectivamente, Sisco. Podemos recurrir a muchas empresas buenas y serias para ello. Para mí es una lástima dejar olvidadas aquellas fotos que nos encantan y nos ponen la piel de gallina. Peor aún es que haya profesionales del sector que sea que no conviertan sus trabajos en un catálogo.
      Y no, no me parece egocéntrico. ¿Sería egocéntrico poner sobre la cama una manta tejida por una misma? ¿Quizás servir la comida que una ha preparado? ¿Por qué iba a serlo colgar las fotos de instantes lindos que hemos podido captar? No me parece que lo sea en absoluto.
      Besitos para los tres. Muacccc.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Laura León Álvarez
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en laubelealcontenidosyfotografia@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

Pin It on Pinterest

Share This