Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
El color como herramienta en la composición de imágenes gastronómicas

Fotografía gastronómica (XII): el color como herramienta para la composición

Una de las características más destacables de la fotografía de comida es que se hace en color. Podemos ver paisajes, retratos e incluso macros en blanco y negro, pero cuando fotografiamos comida, el color se vuelve imprescindible.

Es evidente, pues, que el color es un elemento trascendental a la hora de realizar la composición de nuestras fotografías culinarias. Por un lado, es fundamental porque, como he reseñado en el punto anterior, la fotografía de alimentos se hace en color, pero, por otro lado, también lo es, porque el color debe saber situarse en un lugar secundario. Es decir, no debe usarse para apartar el foco de lo realmente importante: la comida.

En este sentido, debemos considerar el uso del color como una herramienta que nos ayuda a lograr composiciones más armónicas y, por ello, prestaremos especial atención a qué colores encajan mejor con todo el conjunto que pretendemos fotografiar. 

RFI octubre 2017
La naturaleza no se equivoca en el uso de los colores. Es, sin duda, más experta que cualquiera de nosotros, los humanos.

El color como una herramienta para la composición fotográfica

Antes de ponernos a preparar la escena culinaria, deberíamos pararnos a analizar cómo queremos que esta sea:

  1. ¿Escena minimalista o compleja? Esto nos ayudará a decidir si vamos a emplear más o menos colores y cómo serán estos.
  2. ¿Qué tipo de escena pretendemos? Si nos decantamos por una escena sofisticada, no podemos emplear los mismo colores que si queremos recrear una rústica. ¿Por qué? Porque los colores ayudan a conformar los ambientes. Los blancos y negros casan mejor con ambientes elegantes y sofisticados, mientras que los colores cálidos (rojos, naranjas, amarillos…) se enmarcan en los rústicos e incluso de estética hogareña. 
  3. ¿Cómo será el mood o ambiente de nuestra foto? A veces nos sentimos inclinados por escenas llenas de luz y tonalidades claras, pero, otras, preferimos escenas más oscuras, tenues, íntimas… De esta decisión, también dependerán los colores que vayamos a incorporar a nuestra composición.
Brownie con arándanos frescos y sin harina

Colour wheel o rueda del color 

Pintores, diseñadores, estilistas, maquilladores, fotógrafos y muchos otros profesionales emplean de manera habitual la rueda del color. Esta nos indica los colores primarios, que son el rojo, el amarillo y el azul, es decir, aquellos de los que todos los demás están formados. Partiendo de la mezcla a partes iguales entre los primarios, encontramos los secundarios (el verde, el morado y el naranja) y añadiendo más primario al secundario, hallamos los terciarios.

La rueda del color es un instrumento muy útil para todas aquellas personas que han de trabajar con el uso del color, así como para quienes simplemente quieren aplicarla en su vida personal (decoración de sus casas, de su vestuario…)

Sin embargo, no vamos a profundizar en todos los colores del Pantone, sino en cómo se relacionan estos para lograr la armonía en nuestra fotografía gastronómica. Veamos algunos aspectos importantes del color en las fotos culinarias.

Contraste

Contraste implica diferencia entre dos elementos, en este caso, dos o más colores. A menudo se considera el contraste como algo un tanto negativo; sin embargo, el contraste aporta equilibrio cromático e incluso luminosidad. Para lograr dicho equilibrio y que nuestra fotografía resulte atractiva, tenemos que entender que los elementos más contrastados han de ser los principales (la comida), jamás los secundarios, como pueden ser la vajilla, los textiles, la cristalería…

El elemento principal es el que debemos destacar o contrastar.

Veamos cómo lograr contrastes en nuestras fotografías de manera racional y eficaz. 

a) Mediante los colores complementarios.

Los complementarios son aquellos que en la rueda del color se encuentran en el lado opuesto de cada uno de los distintos colores. Miremos la rueda y analicemos los primarios, por ejemplo. El complementario del rojo es el verde (de mis combinaciones favoritas); del azul, el naranja y del amarillo, el morado. Hagamos el ejercicio de buscar cualquier color y su complementario. 

Batido de nectarinas y papaya con leche de avena

b) Enfrentando colores cálidos y fríos.

Los rojos y amarillos son cálidos, mientras que los azules y verdes se consideran fríos. Si los ponemos juntos, fomentaremos el contraste.

Guiso de garbanzos y calabaza: ni potaje, ni curry.

c) Mediante la saturación de uno de los colores elegidos.

Cuando elegimos un rojo intenso, un azul llamativo o un verde muy pigmentado, estamos resaltando el objeto fotografiado y, en consecuencia, dándole protagonismo en la composición. 

Mojo rojo de tomate: picón y sabroso

Colores análogos

Los análogos son aquellos que se encuentran a ambos lados del color que hayamos elegido. Pensemos en la rueda de color y veamos qué colores están uno al lado del otro. Por ejemplo, el azul y el verde son colores análogos, así como el azul y el morado o el rojo y el rosa. 

Los colores análogos transmiten equilibrio y serenidad, así que cuando busquemos una escena discreta, pensemos en ellos. 

Spaghetti con calabacín y limón (5 ingredientes de Jamie Oliver)

Monocromía

La monocromía consiste en utilizar un solo color con sus distintas tonalidades más claras u oscuras. Cuando hacemos uso de este concepto, conferimos a nuestra fotografía ciertas dosis de elegancia y una apariencia suave, agradable y muy discreta. 

Dentro de la monocromía se permite el empleo de los denominados colores neutros (blanco, negro y gris), siempre evitando el contraste excesivo.

Puré de colinabo y otras delicias
¿Y tú? ¿Sueles emplear el uso del color como herramienta para una composición más hermosa en tus fotos? ¿Usas la rueda del color? ¿Eres de los que se sienten incapaces de combinar colores y, por ello, recurres al blanco y negro o a los “infalibles”? 
Etiquetas:
,
2 Comentarios
  • Marhya
    Escrito a las 11:35h, 04 diciembre Responder

    ¡Qué interesante! Confieso que no pienso en ello, al menos no conscientemente. Me guardo el enlace para repasarlo y practicar, porque la verdad es que son consejos que me vienen muy bien
    Gracias por estas entradas.
    Besos, feliz día.

  • Choni
    Escrito a las 23:13h, 04 diciembre Responder

    Magnífico post Laura, como siempre, lo “rumiarè” una y otra vez hasta que me quedé claro.
    Gracias por tu ayuda…un besito

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.