Formatjades de Menorca, deliciosas a cualquier hora

 

Abrí la puerta y salí de casa, calle abajo, tropezando con algunos adoquines del empedrado de la vía. Llegué a la esquina y torcí a la izquierda, atisbando la plaza, muy concurrida a esas horas. Iba salivando pensando en qué elegiría de entre las muchas delicias que poblaban el expositor del Forn de Sa Plaça. ¿Sería dulce o salado? Me dejaría seducir. El estómago me crujía sin cesar, más de gula que de hambre verdadera. Aceleré el paso hasta ir casi a la carrera. Parecía un escolar que salía al patio a la hora del recreo. Dos señoras me miraron extrañadas. Nadie corría a esas horas por el pueblo. Pensarían que estaba intentando evitar que el vigilante de la hora multase mi coche o algo peor…

De un impulso subí el escalón que separaba la calle de ese paraíso de viandas, apartando la cortina de bolitas con ambas manos. De repente los ojos se me pusieron en órbita. Cientos de pequeñas delicias dulces y saladas aparecían centelleantes ante mí. Todas acorazadas tras el cristal, intentando protegerse de manos ansiosas. Después de dos minutos de movimientos oculares intensos, el objeto de mi deseo se mostró, de repente, más brillante y grande que los demás bocados. Señalé con el dedo índice e hice mi proclama:

Bon dia. Póngame esa, por favor.

Pagué y salí tal como entré: de un salto y dando un buen bocado a mi sabrosa formatjade.

Formatjades de Menorca

Las formatjades son unas empanadas rellenas con carne de cordero típicas de Menorca y que se preparan con mucho esmero durante la Semana Santa. Sin embargo, hoy en día está muy extendido su consumo fuera de esa concreta época del año, por lo que se pueden encontrar en todos los forns (hornos, panaderías) de los pueblos y ciudades de esa isla balear. Además, a pesar de que las verdaderas formatjades se rellenan con carne de cordero, hoy en día, se pueden encontrar, también, rellenas de carne de cerdo. Yo prefiero las de cerdo a las de cordero, aunque todas están igualmente buenas.

Es curioso como el término «formatjade«, que parece provenir de la palabra francesa «fromage» (queso) y de la catalana «formatge» (queso), haya terminado derivando a definir una empanada de carne y no de queso, porque las empanadas de queso y/o requesón en Menorca se llaman «flaons«.

Formatjades de Menorca

Formatjades de Menorca

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] INGREDIENTES (salen unas 20-22 formatjades):

  • 600 g de harina de trigo normal
  • 200 g de manteca de cerdo
  • 150 ml de agua
  • 12 g de levadura seca
  • un pizco de sal marina fina
  • 400 g de carne de cerdo cortado en trozos de 2×2 cm
  • 100 g de sobrasada de Menorca curada cortada en trocitos 2×2 cm
  • sal marina gruesa
  • pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • cortapastas o moldes de 7 y 5 cm de diámetro y unos 2-3 cm de altura

 

[icon_list_item icon=’fa-long-arrow-right’ icon_type=’transparent’ icon_color=» icon_top_gradient_background_color=» icon_border_color=’undefined’ title=» title_color=» title_size=»] ELABORACIÓN:

1º) El día anterior, sazona la carne con la sal y la pimienta a tu gusto y añádele el zumo de limón. Reserva tapada en la nevera.

2º) Mezcla la levadura con el agua y deja que actúe durante unos minutos. Añade la manteca de cerdo, dejando unas dos cucharadas para usar en el relleno, y mezcla un poco. En este punto, añade la harina y la sal fina, mezcla bien, amasa unos minutos y haz una bola. Tápala y déjala reposar durante una hora aproximadamente.

3º) Enharina un poco la zona de trabajo y estira la masa. Con un cortapastas, ve haciendo un círculo de 7 cm de diámetro y otro, que será la tapa, de 5 cm. Mete el círculo grande dentro del cortapastas pequeño (el de 5 cm de diámetro), permitiendo que sobresalga un poco de masa por el contorno. Rellena con un trocito de sobrasada, tres trocitos de carne de cerdo y un pizco mínimo de la manteca. Coloca el círculo más pequeño encima, de tapa, pasa el rodillo por encima, con vigor, de modo que selles ambas partes y cortes el exceso sobrante, que podrás seguir aprovechando para hacer más formatjades. Si quieres, puedes pintarlas con huevo batido.

4º) Coloca las formatjades en una bandeja de horno forrada con una hoja de papel sulfurizado, dejando un poco de espacio entre ellas. Hornea a 190ºC durante unos 18-20 minutos o hasta que cojan el colorcito que más te guste. Sácalas del horno cuando estén y déjalas enfriar sobre una rejilla.

Formatjades de Menorca

No me digas que no son fáciles de hacer para la pinta tan estupenda que tienen estas formatjades menorquinas… Estas que ves en las fotos las ha hecho Marc, que no suele meterse mucho en la cocina, así que, venga, inténtalo, que están buenas a rabiar y serás el rey de cualquier fiesta en la que las sirvas. ¡Palabrita!

Por cierto, si te sobran, puedes guardarla en una bolsa de papel o, como yo hago, dentro de una lata bien hermética. A mí me encantan al día siguiente, cuando la masa ha absorbido el sabor del relleno. Están realmente buenas.

 

6 Comentarios

  1. Caty

    Y sí, toda la razón, aquí las llamamos panades y también se consumen todo el año, además es ideal para las mesas de comida de las fiestas, una fingerfood muy Balearica y deliciosa. Besos

    Responder
  2. Ana Melm

    Que preciosidad!!! Me parece taaaaaaan bonita, y taaaaaaaan apetecible!

    Responder
  3. Ernestina

    Pues no conocía estas empanadas. Por cierto, en tu post también hay morado y me gusta la idea de que sea cambio y transmutación, además creo que hasta has adivinado algo. Gracias por el comentario. Un beso

    Responder
    • Laube Leal

      Ya sabes que casi todos los lugares tienen alguna forma de empanada. Te recomiendo estas por lo sabrosa de la masa con ese relleno.
      ¡Es cierto! No hay pensado en lo del morado y tienes razón. ¿Qué estaremos barruntando ambas?
      Besitos

      Responder
  4. Victoria

    Pues no las conocía, la verdad. Me parecen muy prácticas para comidas informales, ni cubiertos ni platos…. Y ahora que lo pienso…nosotros en Canarias ¿no tenemos ningún tipo de empanadas verdad?

    Responder
    • Laube Leal

      Pues creo que no, Victoria y es muy raro, porque en todas partes hay alguna forma de empanada o empanadilla. Lo que más se acercan son nuestras truchas dulces que no son más que empanadas dulces, rellenas de cabello, de batata o de lo que sea.

      Están riquísimas y la masa es de otro mundo. 😉

      Muaccccccccccccccc

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This