Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Binialàs, un paraíso ecológico en Menorca.

 

Mi última estancia en Menorca fue, aparte de festiva (se casaba mi sobrina Marina con su amor de toda la vida, Pau), muy instructiva. Visitamos un predio o finca en la tramuntana isleña en la que yo viviría sin pensármelo dos veces, porque es tan linda que duelen los ojos.

 

El predio de Binialàs es bastante grande y en él se encuentran la casa del “senyor” o propietario, con su maravilloso jardín de suculentas y cactus, la casa y las instalaciones productivas del usufructuario, explotador agrícola-ganadero o “amo, las tierras en las que se siembra el cereal y la zona destinada a la producción agrícola ecológica, cubierta para evitar contaminaciones. Sin embargo, antes de mostrarles lo que yo vi, debo ponerles en antecedentes sobre las particularidades de esta roqueta del Mediterráneo. No quiero aburrirles, pero creo que entenderán mejor este post si comprenden antes cómo vive y respira la sociedad menorquina. En esto que voy a comentarles, hay mucho de lo que he aprendido sobre las figuras jurídicas del mundo rural, cosas que estudié en la carrera de Derecho y cosillas que he ido aprendiendo por puro placer. Pero, igualmente hay mucho de lo que me ha contado Marc, hijo del que fuera “l’amo” de Binisequí Nou durante muchos años. Así pues, si en otro predio se hacía de manera distinta, en Binisequí Nou se hacía así.

 

En primer lugar y a grandes rasgos, para simplificar y que sirva de aclaración, Menorca sigue teniendo una sociedad estructurada en torno a su territorio y a la importancia de la tierra. La sensibilidad de los menorquines respecto a su paisaje es superior a la media nacional y tiene que ver con el mantenimiento de sus estructuras jurídico-agrícolas. Tampoco se sabe si fue primero el huevo o la gallina, pero lo que está claro es que su amor y profundo respeto a la tierra va íntimamente ligado al uso que de ella hacen. En segundo lugar, el sistema de explotación agrícola que tiene la isla de Menorca es una reliquia jurídica de nuestro pasado, del mestizaje de los diversos pueblos que han coexistido en nuestro país, algo así como una figura contractual mixta, a caballo entre la enfiteusis romana y la medieval y la aparcería con estatus propio y diferenciado de las aparcerías existentes en otras zonas de España.

 

L’amo” y “es senyor” son las partes del contrato y se relacionan bastante igualitariamente, a diferencia, por ejemplo de lo que sucede en Andalucía o en Castilla La Mancha. En Menorca ser “amo” no conlleva ser un empleado ni estar a las órdenes del “senyor“, pues ambos se obligan respectivamente: el senyor” pone su derecho de propiedad sobre una superficie de tierra cultivable o dedicada a la ganadería y “l’amo” dispone de su trabajo sobre dicha tierra de la manera que mejor le parezca. De esta relación surge un aprovechamiento (“aprofitament“) que se reparte a partes iguales (“mitges“) sobre cada unidad agrícola o ganadera, cada vez que se pasan cuentas como tengan por costumbre o cuando “l’amo” abandona el predio, en cuyo caso hay que liquidar todo el contrato por mitades. Es decir, “amo” y “senyor” se reparten beneficios y pérdidas sobre la cosecha, un animal, etc. Así, por ejemplo, si en un rebaño de vacas, mueren dos, esas muertes no se imputarán a una sola de las partes (algo habitual en la aparcería, que distribuye partes fijas de cada ganado o cosecha), sino que se imputarán por mitades al “senyor” y a “l’amo“. Ambas partes se beneficiarán y perderán siempre por igual. Está claro: Menorca is different.

 

Pero hablemos de lo que seguramente les interesará mucho más a ustedes…

 

Martí Pons Gomila es l’amo de Binialàs, donde vive con Caty, su esposa, sus hijas y algunos perritos y gatitos. En sus vidas no manda el reloj, sino lo que dicta la madre naturaleza, con sus reglas y caprichos climatológicos. La vida transcurre al aire libre, bajo el manto protector del sol, las nubes, las estrellas y la luna y siempre abrazados por el viento, soberano en la isla de Menorca. Martí nos recibió muy amablemente. Es un hombre silencioso, pero buen conversador. Nos acompañó y mostró todo el predio, nos contó cómo transcurría su jornada y la de su esposa, quien se encarga de las conservas ecológicas que producen, envasan, comercializan y venden por doquier bajo la marca Econserva, verdures i herbes aromàtiques de Menorca. Pero en Binialàs no solo producen y comercializan conservas de verduras y frutas, sino también hierbas aromáticas secas, como fonoll (hinojo), camomila de Menorca (la compran a otra finca y la comercializan ellos luego), así como, sobre todo, cultivan avena, cebada y trigo, que venden a una empresa que hace piensos ecológicos para su ganado, cuya leche y carne comercializan a su vez como ecológicas.

Camino de entrada y salida de Binialàs

Martí nos habló e informó de todos los trámites que se requieren para que un producto agrícola o una conserva sean considerados ecológicos por el Govern de les Illes Balears; nos mostró las estupendas e impecables instalaciones de procesado de las conservas y posterior envasado y etiquetado, así como el vivero donde cobija los semilleros y, como no, las distintas “tancas” o parcelas que componen el predio. Marc iba a su lado, escuchando y preguntando. Yo escuchaba al tiempo que me quedaba atrás, distraída por el vuelo de una mariposa y obnubilada por ese paisaje tan lleno de verdes y, como no, le daba al obturador de la cámara. Querría haber metido todas las sensaciones en el cofre de mis sentidos, pero, claro, esas cosas tan etéreas suelen ser imposibles y en el fondo hasta yo misma lo sé. No obstante y volviendo al planeta Tierra, pasamos una tarde de mayo maravillosa, soleada y muy productiva intelectual y emocionalmente. Una tarde genial culminada con unas deliciosas conservas con las que nos obsequiaron: mermeladas tradicionales en cuanto a sus ingredientes (calabacín, calabaza y melón, calabaza de cidra), pero modernas e innovadoras en cuanto a que no llevan aditivos y tampoco azúcar en el caso de dos de los tres tarritos.

Econserva, producto ecológico de Menorca. Producido en Binialàs.

 

Sobre la marca Econserva

 

  • Los productos de Econserva, vedures i herbes aromàtiques de Menorca están elaborados por Aprofitements Agraris Ecològics, S.C., con número de inscripción CBPAE; 1053E y CIF nº J57695314. Para contactar con ellos, puedes llamar a los teléfonos 639 617 838 y 630 941 358.
  • Los productos de Econserva se venden en distintos locales y tiendas de Menorca, así como a través de internet. Sin embargo, Econserva no tiene página web, ni fanpage en Facebook, razón por la que emplazo cordialmente a sus propietarios a que se lancen a abrir su propia página web o, al menos, una página en Facebook, que es algo muy facilito de hacer, de modo que quienes apreciamos esta clase de productos podamos acceder a ellos.
  • Este post ha sido redactado con mucho cariño, aunque, como nos regalaron las mermeladas, he de señalar que se trata de un “C3C Prueba. Para la elaboración de este contenido, he recibido muestra(s) de(los) producto(s) o servicio(s) mencionado(s), que ocasionalmente podré conservar por voluntad del representante de la marca“.  Yo creo que las mermeladas se las regalaron a Marc y no a mí, dado que Martí Pons Gomila y Marc fueron compañeros de pupitre allá por los años ’70 del siglo pasado, pero hay que ser honesta con estas cuestiones.

 

4 Comments
  • Sandra
    Posted at 12:10h, 06 mayo Responder

    Gracias por este artículo tan interesante!

    Estamos realizando un curso de “Actividades auxiliares en agricultura” y tu blog nos ha sido de gran utilidad para presentar, a nuestros alumnos, la visita que hemos hecho esta semana en Binialàs.

    • Laube Leal
      Posted at 12:29h, 06 mayo Responder

      Sandra, esa es una fantástica noticia. ¿Hay algún sitio donde pueda ver qué hicieron, fotos, etc.? ¡Me encantaría!
      Ha sido un placer.

      • Sandra
        Posted at 13:09h, 06 mayo Responder

        Aquí tienes el enlace de la nota que han publicado en la página del Consell Insular. Hay algunas fotos de la explicación que les han dado y de la degustación de mermeladas.

        cime.es/publicacions/verpub.aspx?Id=15830

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.