En verano, la mayoría de mis platos sufren una transformación, pues dejan de ser humeantes para convertirse en recetas más apropiadas para esta época del año. Me gusta comer prácticamente las mismas cosas, pero servidas de manera distinta. Así, si en invierno me pongo ciega...