Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Puré de colinabo y otras delicias

Puré de colinabo y otras delicias

 

El colinabo era, hasta hace poco tiempo, un perfecto desconocido en las mesas españolas, aunque en los últimos años se ha colado en nuestras cazuelas y parece querer quedarse entre nosotros. ¡Bienvenido sea!

 

El colinabo (brassica napus), nabicol o nabo sueco es una planta de la familia de las crucíferas; un híbrido entre el nabo y la col salvaje, pero no es ni una cosa ni la otra. Se cultiva en el norte de EEUU, Canadá, Gran Bretaña y norte de Europa, lugares donde están más habituados a cocinarlo. Se comen sus hojas y el bulbo redondeado, que puede ser blanco o morado. Crudo, horneado, cocido, salteado, frito y añadido a guisos y sopas, el colinabo puede ser un gran comodín en la cocina. Posee altos valores de vitamina C, por lo que es un potente antioxidante y anticancerígeno. Además, tiene tiamina y vitamina B6, grandes cantidades de fibra, potasio, manganeso y magnesio, así como calcio y fósforo. Todo esto unido a que no contiene grasas y aporta muy pocas calorías hace que el colinabo sea un alimento perfecto.

 

Pon colinabos en tu vida para mejorar tu salud en general y tu tránsito intestinal en particular.

 

Puré de colinabo y otras delicias

 

Tengo que decir que mi afición por el colinabo comenzó hace un par de años. Lo compré en un mercado agrícola de Gran Canaria y me gustaron sus posibilidades en la cocina. Luego, convencí a mi madre para sembrarlo en su finca y ahora tenemos colinabos durante la primavera. Todo un gustazo y un lujo.

 

El bulbo del colinabo tiene un sabor un tanto neutro, pero muy fresco y ligeramente picantito. A mí me parece una especie de nabo, incluso una papa, con cierto aire de rabanillo. Ese punto fresco y picante lo hace genial para comer en crudo, rallado, con zanahoria y manzana y una vinagreta de alcaparras (ya la pondré otro día). En guisos y potajes es muy útil, pues mejora las texturas de esta clase de platos. Y cocinado y triturado… ¡Delicioso! Apunta, apunta.

 

Puré de colinabo y otras deliciasPuré de colinabo y otras delicias

 

Puré de colinabo y otras delicias

 

INGREDIENTES (2 raciones)

 

  • 1 colinabo morado
  • 1 papa grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 trozo de 2×2 cm de jengibre fresco
  • 3 dientes de ajo
  • 500 ml de agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta blanca molida
  • nuez moscada
  • semillas de sésamo
  • sal marina gruesa
  • sal negra en escamas

 

 

ELABORACIÓN

 

1º) Pela el colinabo y córtalo en cubos de 2×2 cm. Haz lo mismo con la papa. Reserva.

 

2º) Pela la cebolla y córtala en trozos groseros. Pela los ajos y el jengibre y máchacalos juntos con un poquito de sal.

 

3º) Calienta una cazuela, echa 2 cucharadas de aceite y agrega el majado de ajo y jengibre. Saltéalo unos segundos y añade la cebolla. Baja el fuego y pocha hasta que la cebolla esté blandita y transparente.

 

4º) Incorpora los cubos de colinabo y papa. Remueve, añade la sal, la pimienta y la nuez moscada al gusto. Vierte el agua y deja que cueza a fuego medio durante unos 30 minutos o hasta que los cubos de colinabo estén blanditos.

 

5º) Tritura todo junto con el agua de la cocción y pásalo por un chino o colador. Debe quedar un puré blanquecino, fino y cremoso.

 

6º) Caliéntalo antes de servir y sírvelo con unas gotitas de aceite de oliva, algunas semillas de sésamo y unas escamas de sal negra por encima.

 

Puré de colinabo y otras delicias

 

A tener en cuenta

 

  • Este puré puede tomarse caliente e incluso frío de la nevera. ¡Está muy bueno!

 

  • Yo no le pongo toda el agua de la cocción hasta estar segura de la consistencia que quiero. Trituro las verduras con un poco del agua y, si está demasiado espeso, le añado un poco más.

 

  • Si en vez de puré prefieres que sea una crema, sustituye el agua por leche de almendras o arroz. Queda más cremoso, pero sabe menos a colinabo. Decídelo tú.

 

  • El puré de colinabo y calabacín es una delicia. De mis preferidos y sigue estando muy blanquito. Prueba y me cuentas.

 

  • Si quieres que el sésamo se note más, haz dos cosas: por un lado, sustituye el aceite de oliva por aceite de sésamo y, por otro lado, tuesta en el momento las semillas de sésamo. ¡Riquísimo!

 

  • Este es un plato sin gluten, apto para vegetarianos y veganos y muy saludable para todo el mundo, excepto alérgicos al sésamo, en cuyo caso, toca eliminar estas semillas.

 

 

Incorpora el colinabo en tu dieta. Tu salud lo agradecerá. Sano y de rechupete.

 

 

 

3 Comentarios
  • Marhya
    Escrito a las 18:06h, 24 abril Responder

    Que buena pinta. Y casi me lo pierdo, otra vez me había mandado la newsletter a Spam (ya he marcado que no es spam).
    Un beso.

  • Rafael Antonio Azuaga Jimenez
    Escrito a las 05:48h, 25 abril Responder

    Unas recetas desconocidas para mi, siempre me lo como crudo el problema es encontrarlos, aqui cuesta mucho. Un saludo

  • M Luz
    Escrito a las 07:44h, 25 abril Responder

    Hola Laura¡¡¡ la receta la supongo estupenda como todas las que tu haces¡¡¡. mi comentario hoy es relativo a las fotos. Me encantan¡¡¡¡¡¡¡¡ me ha gustado la sencillez, últimamente me abruman un poco muchas de las fotos que veo. Me estaré volviendo !!raruna¡¡¡. Enhorabuena por tu trabajo, siempre me gusta.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.