Pan-bollo trenzado y salado

Si hay algo muy fácil de hacer y que gusta a todo el mundo es el pan tipo bollo, relleno con cualquier tipo de ingrediente dulce o salado. Me encanta. Lo pones sobre una mesa y al rato no quedan ni las miguitas. Está a caballo entre el pan y el brioche y, personalmente, me parece muy versátil y agradecido. Si lo llevas, como yo ayer, a una celebración de cumpleaños, puede servir de picoteo acompañado de un buen pâté, para empujar un delicioso arroz o para mojar en un plato de pollo en salsa.

Lo comienzas a las 09:00 horas del sábado y a las 11:30 lo tienes listo y preparado para llevar a una comida con amigos, quienes no dejarán rastro en el plato.

Pan bollo trenzado y salado

Pan-bollo trenzado y salado

INGREDIENTES (un pan-bollo como el de la foto, hecho en un molde de 24 cm de diámetro):

  • 150 ml de leche tibia
  • 10 g de levadura seca
  • 1 huevo
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de mantequilla
  • 400 g de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal marina
  • 2 cucharadas de perejil fresco picadito
  • 5 dientes de ajo grandes
  • 1 cucharadita (pequeña) de copos de guindilla
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • un poquito de leche para pintar al final

ELABORACIÓN:

1º) Mezcla la leche tibia con la levadura y deja de comience a actuar.

2º) Bate la mantequilla con el azúcar e incorpora el huevo a temperatura ambiente.

3º) Incorpora la leche con la levadura a la mezcla de la mantequilla.

4º) Agrega la sal y la pimienta a la harina y añádelas a la mezcla anterior. Amasa bien hasta que se integren todos los ingredientes y logres una masa suave y elástica.

5º) Haz una bola y deja reposar durante 90 minutos o hasta que la masa haya leudado y aumentado a más del doble de su tamaño inicial.

6º) Pela los ajos y májalos con el perejil y los copos de guindilla. Reserva.

7º) Haz rodar la masa con las manos, dándole forma de barra y estírala hasta que alcance unos 75 cm de longitud. Córtala longitudinalmente por la mitad sin llegar al final, de modo que te queden dos tiras largas unidas por un extremo. Aplasta cada tira con la palma de la mano y embadurna con la pasta de ajo, perejil y guindilla. Con cuidado, trenza las dos tiras, intercalándolas y apretándolas un poco y cuidando de recoger toda la pasta de ajo.

8º) Mete la trenza de masa en un molde redondo engrasado, girándola de fuera hacia dentro (empieza a cubrir todo el exterior y ve girando hasta terminar en el centro). Cúbrela con film plástico y deja que leve unos 30 minutos.

9º) Hornea a 200 grados durante 18-20 minutos. Deberá estar tostadito por fuera y muy esponjoso y tierno por dentro.

10º) Desde que lo saques del horno, píntalo con leche para darle un poquito de brillo y ternura. Cuando haya enfriado un poco, desmóldalo y deja que termine de enfriarse.

Pan bollo trenzado y salado

Ten en cuenta que…

  • Puedes pintarlo con huevo batido antes de hornear, pero yo prefiero no hacerlo y, simplemente, pintarlo con un poco de leche recién sacado del horno. El efecto es similar y evitas añadir más huevo.
  • Si quieres hacerlo sin prisas, por ejemplo el día anterior, puedes reducir la cantidad de levadura (7g estaría bien).
  • Dura en perfectas condiciones de un día para otro, aunque pocas veces me ha durado a mí para comprobarlo. Te aseguro que es muy tierno y esponjoso y el contraste con la cortecita más tostada es delicioso.
  • Es una masa que admite cualquier ingrediente dulce (con chocolate está que te morirás de gusto si lo haces) y con sobrasada o queso… Imagínalo tú mismo.

Pan bollo trenzado y salado

¿Quieres…? Pues ven y muerde.

16 Comentarios

  1. patrimediolimon

    Me encanta!!! te lo copio ya!!!! y me ha gustado mucho el truco de no pintar con huevo, crees que valdrá con leche vegetal???
    Genial receta, un abrazo enorme!!! 😉

    Responder
    • Laube Leal

      Claro, Patri. Pintar con huevo es, al fin y al cabo, para dar brillito y tostar el exterior. Si pintas con leche, se te quedará también con un brillito bonito y ayudas a que esté tierno por dentro y por fuera. No hay problema en que sea leche vegetal. Yo, a veces, uso la de avena.
      Con tomates secos y albahaca está de muerte. ¡Palabrita!
      Besitos reina y feliz reincorporación al mundo normal.

      Responder
  2. Marhya

    ¡¡Oh, qué pintaza!! Me encanta, me lo guardo, creo que no tardará en caer.

    ¡¡BESOS!!

    Responder
    • Laube Leal

      Gracias, María. Pruébalo con los ingredientes que más te gusten.
      Besitosssssssssss

      Responder
  3. Patricia Blanco Budia

    fantastico!!

    Responder
  4. Ana Melm

    Es preciosoooooooooooooooooooo! Uau que bonito te ha quedado!

    Responder
    • Laube Leal

      Me alegra que te haya gustado, Ana. Gracias por pasarte a visitarme.
      Muacccccccccccc

      Responder
  5. Laura Selene

    Woah, precioso y salado como a mi me gusta y el toque de guindilla me puede, me llevo un pedacito. Besos.

    Responder
    • Laube Leal

      A mí también me gustan más las cosillas saladas. La guindilla es la gracia de este bollo, te lo aseguro.
      Bisous

      Responder
  6. bearecetasymas

    Madre mia guapa, que maravilla, que miga, que esponjosidad, que riquisimo tiene que estar!!!!!
    Impresioanda me dejas con todo, receta y fotos!!!!
    Besos preciosa

    Responder
    • Laube Leal

      Muchas gracias, Bea. Me sabe que te haya gustado. 😉
      Besitos

      Responder
  7. Evelyn

    La última foto lo dice todo, dan ganas de meterse dentro de la pantalla para meterle un bocado. Me lo guardo que caerá si o si. Besiños, buen finde.

    Responder
    • Laube Leal

      Evelyn, ya has visto qué sencillo de hacer y lo flexible que es en cuanto a ingredientes.
      Gracias por visitarme.
      Besitos

      Responder
  8. Teresa

    Me encantaaaa, lo voy a hacer pronto, ya te contaré, seguro que con algún ingrediente dulce!!
    Se ve espléndido, me llevo mi cachito!!
    Besosss

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This