Debate para amantes de la fotografía: ¿se puede enseñar a fotografiar?

Andreas Feininger, en su obra «The Complete Photographer», admite que…

«La fotografía solo se puede enseñar en parte —específicamente, esa parte que trata de la técnica—. Todo lo demás ha de provenir del fotógrafo».

 

¿Qué opinan? ¿Alguien puede enseñar a otros cómo fotografiar? ¿Se puede enseñar técnica fotográfica al margen de la propia esencia de la fotografía, que no es otra cosa que una manifestación artística para expresar lo que quiera que sea? ¿Se puede separar el uso mecánico de la cámara de fotos de la intención artística o narrativa?

Yo tengo una opinión muy simple: creo que todo se puede aprender y, en consecuencia, todo es susceptible de ser enseñado. Cosa distinta es la carencia de aptitudes, sean intelectuales o artísticas, del destinatario de la información o enseñanza, así como la fata de interés de dicho sujeto. No obstante, y ahora es cuando lo simple se vuelve complejo, como todo lo que envuelve al ser humano, lo que termina siendo más importante no es lo que el enseñado ha aprendido, sino lo que hace con toda esa enseñanza, en qué la transforma. Para mí es ahí donde reside la verdadera individualidad de cualquier artista, lo que le distingue o no de todos los demás. Lo que le hace ser o no ser.

Espero con muchas ganas sus opiniones, sus sensaciones… ¡Gracias!

 

13 Comentarios

  1. Manuel Santana Ramos

    Es un tema complejo y que tiene muchas opiniones diferentes.
    Yo creo que se puede enseñar la parte técnica, como dice Feininger, pero si no hay un mínimo de sensibilidad en el receptor, la parte artística nunca surgirá. No creo que esa parte pueda ser enseñada.
    Se puede ser un buen fotógrafo de producto, por poner un ejemplo, en donde casi todo es técnica, mecánico, parámetros bien definidos, etc.
    Pero sin sensibilidad ni inquietudes artísticas, a ese mismo fotógrafo le costaría mucho realizar un reportaje de bodas, en el que deba plasmar la esencia del amor de dos personas.

    En cuanto a lo de la cantidad de cursos y «enseñantes» que proliferan hoy en día, habría que aprender antes a separar el grano de la paja, que hay cada uno por ahí que en lugar de enseñar, solo quiere mostrar su personalísimo punto de vista y (nunca mejor dicho) sacar a relucir sus «pajas mentales».
    No es oro todo lo que reluce.

    Un saludo, Laura.

    Responder
    • Laube Leal

      Pues vuelve a demostrarse que la mayoría consideramos que la fotografía es arte en esencia y, como cualquiera, requiere sensibilidad. Yo, no obstante, no coincido en que la fotografía de producto sea solo técnica. Te lo digo porque incluso la propia publicidad es consciente ahora que no puede meter el producto en una caja de luz, colocar focos estratégicamente colocados y zasssssssssss… El público exige que se ponga el producto en situación y, para ello, hace falta sensibilidad, ojo, como prefiramos llamarlo. Y, además, yo he visto fotografías de bodas que son un «más de lo mismo». No se ve sentimiento, solo repetir unos patrones.

      En consecuencia, nada es lo que debería, ni nada es lo que parece. Y efectivamente, no es oro todo lo que reluce, ni alquitrán todo lo que pretendemos minusvalorar porque no encaja en nuestros estrictos y prejuiciosos esquemas mentales.

      Gracias Manolo. 🙂

      Responder
      • Manuel Santana Ramos

        Por eso decía que en fotografía de producto «casi» todo es técnica. Siempre hay un «algo más» 🙂
        Y sí, desde luego el hecho de que uno haga fotografía de bodas no quiere decir que sea bueno ni que ponga sentimiento.
        Yo he visto reportajes que a muchos gusta y a mí no me transmiten nada.

        Un beso.

        Responder
        • Laube Leal

          Efectivamente, Manolo. Lo que me resulta curioso es la cantidad de susceptibilidades que genera la fotografía, un oficio como cualquier otro. No imagino a los «fontaneros» debatiendo sobre si tal o cual es fontanero y si basta que tengan llaves inglesas. 😉

          Como siempre, un placer que compartas tu opinión.

          Responder
  2. Cristina Munguía

    Se puede enseñar, no lo dudo, pero la pasión de alguien que ve claramente la foto frente a alguien a quien tienes que enseñarle a mirar, no es lo mismo. Es verdad que es vital el interés de la persona, aunque también te digo que tengo una amiga que es incapaz de entonar el cumpleaños feliz por mucho que se ponga. 😀

    Responder
    • Laube Leal

      jajajajajaja Yo tampoco canto bien y siempre me ha encantado la música, pero carezco de voz. Quizás si me la educasen lo haría «técnicamente» mejor, pero jamás sería Aretha Franklin. Eso es de cajón.
      Gracias Cristina.

      Responder
  3. Esther Rodriguez Déniz

    Por mi propio bien espero que se pueda aprender… Sí, ya sé, aprender la técnica, y que con ella aparezca o pueda aparecer ese fondo artístico que quizá tenemos y aplicamos cada día a otras cosas del saber… Por probar no se pierde nada y Saramago, que como saben llegó a premio Nobel de literatura, tenía más de 60 año cuando publicó su primera novela de éxito. Siguió escribiendo hasta el final de su vida, con 87 años. En ese momento llevaba 15 páginas de su siguiente novela. ¿Es o no es importante tener empeño e ilusión?

    Responder
    • Laube Leal

      Efectivamente, Esther. La ilusión y el gusto por lo que hacemos es para mí también imprescindible. Todo sale mejor cuando disfrutamos con lo que hacemos. No te quepa la menor duda. Funcionó con Saramago y, por la cuenta que nos trae, espero que nos funcione a nosotras.

      Tú no te preocupes porque tienes ·ese fondo artístico». Te viene de fábrica. Persigue la parte del conocimiento más árido y, al final, podrás relajarte y hacer esas fotos que tanto te gustan. Es cuestión de aplicarse e hincar los codos un tiempito. Luego ya todo es más fluido. ¿O no?

      Responder
  4. Esther Rodriguez Déniz

    Por mi propio bien espero que se pueda aprender… Sí, ya sé, aprender la técnica, y que con ella aparezca o pueda aparecer ese fondo artístico que quizá tenemos y aplicamos cada día a otras cosas del saber… Por probar no se pierde nada y Saramago, que como saben llegó a premio Nobel de literatura, tenía más de 60 años cuando publicó su primera novela de éxito. Siguió escribiendo hasta el final de su vida, con 87 años. En ese momento llevaba 15 páginas de su siguiente novela. ¿Es o no es importante tener empeño e ilusión?

    Responder
  5. Laura Selene

    Pues vaya preguntita que nos planteas, es verdad que todo se puede enseñar y todo se puede aprender si le pones interés. Pero creo que todo tiene un doble filo, por mucho que me enseñes la parte técnica si carezco de sensibilidad artística mis fotos serán bonitas, aceptables, potables…en cambio si rebozo de creatividad pero soy una negada en técnica seguro que de chiripa algún día me saldrá una foto «woahhhh», o no claro !!
    Después todo es cuestión de gustos y emociones, tu que tienes tanto la parte técnica y la artística alucinaras viendo una foto que igual a mi ni fu ni fa.
    Personalmente mi relación con la fotografía es de amor odio, me encantaría aprender pero tiene un punto matemático que no me entra seguramente porque no le pongo todo el interés necesario, eso y que para aprender hay que practicar día tras día por mucho que las musas te acompañen !!
    Beso.

    Responder
    • Laube Leal

      Así es, Laura. Has descrito perfectamente las sensaciones que produce cualquier manifestación artística. La técnica es importante. Sin ella no podríamos hacer lo que queremos hacer. No obstante, en última instancia lo único que importa al observador, al público es si le gusta o no, si le emociona o no. Una respuesta tan visceral para algo que comenzó siendo muy racional, incluso intelectual.

      Mi opinión sobre tu relación de amor-odio es que se puede vencer. Surge de la frustración. Te gusta la fotografía, pero no te sale lo que quieres y es porque te falta conocer más a la máquina, llevarte un poco mejor con ella. Cuando te haces su amiga, todo fluye mejor entonces la relación es puramente de amor. Sigue existiendo frustración, no creas, pero es normal y hasta saludable para seguir investigando, experimentando… Pregunto: ¿los básicos no te han ayudado nada de nada? Sé sincera, que así yo tomo nota. Es un poco complicado transmitir sobre fotografía lo que una quiere haciéndolo por escrito. Creo que soy mejor en las distancias cortas. Y no, ya no tengo abuelas, así que o me lo digo yo o… ¡A ver quién lo hace!

      Gracias por tu reflexiva y personal opinión.

      Responder
  6. Laura Selene

    Encontré tus básicos perfectos y recurro a ellos a menudo pero no te voy a mentir no los puse todos en practica, por desgracia todo es cuestión de tiempo y de practica, es como la gimnasia tendría que repetir 30 veces cada ejercicio (con libreta al lado) para que me entré el sistema en mi cabecita.
    Gracias a ti por compartirlos.
    Besos.

    Responder
    • Laube Leal

      La libretita es un buen recurso, Laura. Te lo aseguro. Hay que practicar, pero hay que entender primero, si no, practicas casi a ciegas.

      Lástima que no te tengo más cerca. Con 2 clases te pongo fina. 😉

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This