Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Coca de albaricoques con harina de espelta

Coca de albaricoques con harina de espelta integral

 

La coca es una manera estupenda de comer cualquier ingrediente y, en este sentido, se parece a la pizza. Puede ser dulce o salada, de masa gruesa o fina, comerse calentita o fría… La hagas o la comas de un modo u otro, la coca es una gran receta, práctica, deliciosa y muy fácil de hacer.

 

La primera vez que comí una coca fue en Menorca. La famosa coca amb sofrit. Riquísima. Según mis observaciones, los menorquines la disfrutan más al día siguiente, fría, reposada y con el sofrito impregnándolo todo. Esta coca es la reina de las fiestas en esa isla mediterránea y no hay casa que no huela a coca amb sofrit durante todo el verano. Es curioso, pero no la tengo entre las recetas del blog y debería ponerle remedio. Ya estoy en ello, pero, mientras tanto, debo hablar de la que sin duda es mi coca dulce favorita: la coca d’albercoc.

 

Debo aclarar que ya tengo una coca d’albercoc en Sano y de rechupete, aunque es una receta que tiene unos ocho o nueve años. Además, volviendo la vista atrás, el paso de Blogger a WordPress hizo cosas raras con las fotos de los posts existentes y, cuando las miro, me dan sudores. Sin embargo, no puedo renegar de esas entradas, porque forman parte de mi evolución. Me apena que “se estropeasen” con la migración, pero ahí se quedarán para bien o para mal.

 

Lo que quería comentar es que la coca d’albercoc normal es esa de la que he hablado (y enlazado) en el párrafo anterior, porque la de hoy tiene una peculiaridad en cuanto a la masa. Bueno, dos diferencias a resaltar. Por un lado, la masa está hecha con harina de espelta integral y, por otro lado, lleva pepitas de cacao mexicano puro. En este sentido, si eres de los tradicionales, echa un vistazo a la coca de hace casi diez años y, si prefieres ver algo novedoso, quédate y echa un vistazo a la que traigo hoy.

 

Coca de albaricoques con harina de espelta

 

Coca de albaricoques con masa de harina de espelta integral

 

INGREDIENTES (para una coca del tamaño de la bandeja del horno y de unos 2-2,5 cm de alta)

 

a) Para la masa:

  • 800 g de harina de espelta integral
  • 375 ml de leche de cabra
  • 175 ml de aceite de girasol
  • 1 huevo
  • 9 g de levadura seca
  • 6 g de sal marina fina
  • 8 g de azúcar panela
  • 100 g de papas peladas, cocidas y escachadas

 

b) El resto de ingredientes:

  • 12 albaricoques lavados, separadas su mitades y deshuesados
  • azúcar panela al gusto
  • pimienta de Jamaica molida
  • nuez moscada
  • 1 cucharada de pepitas de cacao puro mexicano
  • 2 cucharadas de mermelada de albaricoques casera
  • 2 ramas de hierbabuena

 

 

ELABORACIÓN

 

Por favor, lee el apartado “A tener en cuenta” antes de comenzar a hacer esta coca.

 

1º) Para hacer la masa, mezcla la harina con la levadura seca y añade la leche a temperatura tibia, así como el aceite y la papa escachada. Cuando la mezcla anterior esté amalgamada, incorpora la sal, el azúcar y el huevo ligeramente batido. Amasa hasta lograr una consistencia homogénea, un poco grasa y ligeramente (un poquito) elástica. Ponte un poco de aceite en las manos y bolea la masa, dejando el pliegue hacia abajo. Coloca la bola de masa en un cuenco amplio y bien aceitado. Tápalo.

 

2º) Deja que la masa leude a un poco más del doble de su tamaño. Opcional: permite reposar la masa en la nevera toda la noche y no le des forma hasta que no recupere la temperatura del ambiente.

 

3º) Pon un poco de aceite en la zona de trabajo y estira la masa con un rodillo dándole forma rectangular. Distribuye las pepitas de cacao por todo el rectángulo y haz un rollo con él. Vuelve a estirar la masa con el rodillo y acomoda su forma y tamaño a la bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Opcional: puedes usar un molde rectangular amplio si quieres una coca más gordita.

 

4º) Cubre la masa con film plástico o un paño de algodón/lino y deja que la masa estirada leve durante 60-75 minutos.

 

5º) Coloca las mitades de albaricoque con el hueco del hueso hacia arriba y echa un poquito de azúcar panela en cada huequecito para caramelizar la fruta. Espolvorea la pimienta de Jamaica y la nuez moscada sobre toda la coca.

 

6º) Precalienta el horno a 200ºC. Introduce la bandeja con la coca y hornea durante 25-30 minutos. A los 3 minutos, baja el calor a 180ºC y continúa horneando con la función ventilador.

 

7º) Mientras tanto, calienta la mermelada de albaricoques con las ramitas de hierbabuena.

 

8º) Saca la coca del horno y asegúrate de que esté hecha (al pinchar su zona central con un palito de madera, este sale limpio y seco). Pinta la masa aún caliente con la mermelada de albaricoque aromatizada con hierbabuena.

 

9º) Deja que la coca enfríe sobre una rejilla.

 

Coca de albaricoques con harina de espelta

 

A tener en cuenta…

 

  • Esta coca está hecha al modo en que se hacen en Menorca. De hecho, salvo las peculiaridades de la harina de espelta, la masa de esta coca sigue la receta de mi suegra, que las ha hecho siempre muy ricas.

 

  • Lo diferente de esta coca es, sin duda, la harina de espelta integral. La harina de espelta es tan especial en esta receta por muchas razones. En primer lugar, tiene su propio sabor, textura y aroma. El grano de espelta es mucho más duro que su primo el trigo, tiene un sabor a nueces y es más dulzón. El resultado es una coca diferente de las habituales hechas con harina de trigo blanca. En segundo lugar, es una harina con un gluten distinto (más flojo) del que tiene el trigo, por lo que las cantidades de harina, leche y aceite suelen ser mucho más variables según las condiciones ambientales del lugar en el que se haga. Yo vivo en un sitio con una humedad relativa alta, por lo que, siempre añado el líquido a la masa poco a poco, para ver cómo esta reacciona y si me pide más líquido o no. Te pido que la hagas igual, porque, si no, puede que te quedes corto de harina y necesites añadir más y, en consecuencia, variarán la levadura, la cantidad de huevo… En tercer lugar, debido a cómo es el gluten de la espelta, las masas levan menos y tardan más en hacerlo. Tenlo en cuenta. Por eso y porque sé que ganan en sabor con las fermentaciones largas, preferí que mi bola de masa levase durante toda la noche en la nevera.

 

  • La harina de espelta tiene muchas más propiedades que la de trigo. Sus carbohidratos son más complejos (y por eso se digiere mejor), tiene más proteínas, vitaminas y minerales. Además, su gluten es mejor tolerado por personas con intolerancias al gluten (ojo, no hablo de los celíacos, que tampoco pueden comer nada que lleve espelta) y es una opción estupenda para quienes hayan eliminado el gluten de sus dietas.

 

  • Yo me decanté por una coca un poco plana, pero has de saber que con estos mismos ingredientes puedes lograr una coca más pequeña, pero más alta. Solo debes sustituir la bandeja del horno por un molde de unos 35-40 cm de largo. En este caso, también variará el tiempo de horneado (a más largo).

 

  • Las pepitas de cacao puro mexicano fueron un regalo de Gloria, mi profe de yoga e investigadora en artes escénicas. Se lo agradezco un montón, porque me ha descubierto un mundo maravilloso. Estos granitos partidos de cacao son una delicia para los amantes del cacao como yo. Su textura crujiente, su sabor profundo y amargo y su aroma increíble dieron el punto de distinción a esta coca de albaricoques. ¿Que puedes hacer la coca sin ellos? ¡Claro! De hecho yo le puse los justos para que la coca supiese a albaricoques, pero se pudiesen encontrar estas sorpresas tan ricas en alguno de los mordiscos.

 

  • Pintar la coca con la mermelada de albaricoque aromatizada con hierbabuena, para mí, es el contrapunto perfecto, pues aporta un sabor agridulce muy fresco y sutil.

 

  • Aviso: un trozo de esta coca es mucho más saciante que las que llevan harina de trigo. La espelta integral contribuye a aportar muchos más nutrientes, por lo que debes reducir la porción.

 

Coca de albaricoques con harina de espelta

 

Anímate a probar mi coca de albaricoques con harina de espelta integral y pepitas de cacao puro. Sin duda un dulce sano y de rechupete.

 

Pd. Si quieres saber más sobre la gastronomía de Menorca, puedes ver este post y también este. Te harás una idea general.

 

 

3 Comments
  • Palmira
    Posted at 11:28h, 19 junio Responder

    Lo que podría contarte de cosas raras que pasan en las migraciones de plataforma a plataforma.. Sigo haciendo pesadillas!
    La harina de espelta integral es una de mis favoritas para repostería y con el toque de contraste entre albaricoques y cacao me he copiado la receta!!
    Besos,
    Palmira

  • Marhya
    Posted at 18:59h, 19 junio Responder

    ¡Oh, que buena pinta! Pues si que apetece, si. Esta la preparo seguro.
    Besos.

  • Mercedes
    Posted at 12:06h, 20 junio Responder

    Menuda sorpresa me he llevado al leer la receta jejejeje, no lleva nada de lo que había imaginado, salvo los albaricoques obviamente.
    Me la he guardado a ver sí me animo antes de que termine la temporada.
    Las cocas tanto dulce como salada es algo que en casa nos encanta y siempre que puedo las preparo, pero esta nunca la he hecho así, con patata…
    Sé que me encantará, solo con leer los ingredientes y ver las fotos, ya lo sé, aunque no voy a.poner ese cacao, algo se me ocurrirá.
    Un besazo

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.