Laube Leal | Confidencias de una blogger: las estrategias perversas del marketing me aburren
blogger, contenidos, confidencias, secretos, seo, marketing, emprendimiento, online,
6092
post-template-default,single,single-post,postid-6092,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Confidencias de una blogger (V): las estrategias perversas del blogging

Confidencias de una blogger y estrategias poco éticas del marketing

Confidencias de una blogger (V): las estrategias perversas del blogging

 

Saber un poco de marketing es indispensable hoy en día si te dedicas a vender productos o a prestar servicios, sea con un negocio online o físico. Es incluso necesario para llevar con eficacia un blog o una web de la temática que sea. Sin embargo, la proliferación de estos sites trae consigo a “profesionales” de ética dudosa. Blogging y marketing, sí, pero con un límite que se llama honestidad.

 

Títulos que recogen frases como “me despido hasta siempre“, seguidas de un artículo que nada tiene que ver con una despedida de su autor, me sublevan y termino por borrar mi suscripción. Esa web ha muerto para mí, por buena que fuera en otras cuestiones. Otras frasecitas habituales como “¿De verdad quieres renunciar a ganar 10000€/mes?” me parecen una perversión, más en los tiempos que corren donde hay personas que trabajan diez horas al día y seis días a la semana por 600€. Es una falta de respeto decirles a muchas personas que si no ganan esas sumas astronómicas es porque no quieren, porque solo tendrían que entrar en los blogs de estos magos, hacer caso de sus “…cinco secretos para hacerse millonario” y, por supuesto, comprarles su curso. Yo no estoy para perder mi tiempo con vendedores de humo o remedios de botica del Far West y mucho menos para leer a personas sin corazón, manipuladoras y que encuentran divertido engañar a otras solo por llevarse unos euros al bolsillo. A esas personas les hago el cruz y raya y les digo no.

 

Quizás soy una ingenua, pero creo que se puede vender cualquier cosa siendo honrado y respetando a los demás. Lo sé porque leo a muchos expertos en técnicas de marketing y/o en blogging que son personas honradas que simplemente quieren hacer su trabajo: ayudar a otros a aprender cómo vender mejor sus productos o la manera de ofrecer sus servicios. Que no, que no hace falta engañar al personal para ser un buen profesional del marketing, branding, blogging, emprendimiento online y otras muchas áreas similares.

 

Siempre me ha parecido repulsivo que muchas empresas mientan descaradamente sobre los supuestos beneficios de los productos que comercializan y creo que la mayoría de las personas opinamos que ese comportamiento filibustero es negativo y debería ser sancionado por las administraciones públicas. Entonces, si nos parece poco ético, ¿por qué algunos expertos en blogging adoptan estas conductas censurables moralmente? ¿Todo sirve si es por la pasta? Yo creo que no y por eso, dentro de mis posibilidades, actúo y dejo de seguirles el juego. En el mundo de internet, la única manera de reprochar un mal comportamiento es dejar de estar suscrito a esas webs, dejar de seguirles en las redes sociales y, si no nos supone un infarto, decirles la razón por la cual nos han decepcionado. En algún momento tendrán que aprender a jugar respetando las reglas, digo yo. Y si no lo hacen por las buenas, que lo sufran por las malas con la pérdida de todos sus seguidores y clientes.

 

Probablemente te habrás topado con alguna de esas páginas que prometen que, si les compras el curso, lo sabrás todo y te harás rico en un abrir y cerrar de ojos. Incluso las hay que te ponen entre la espada y la pared y te cantan las cuarenta porque no les compras esto o lo otro. “Ojo, que se te va el tiempo y ya no podrás hacerte millonario y será solo por tu culpa“. Me hierve la sangre cuando leo cosas como esa. Otros sites prácticamente te llaman idiota por no suscribirte a su estrategia online que cuesta 2000€ y en la que te transmitirán los secretos de la inmortalidad. Oye, que 2000€ no son nada por escuchar la labia de esta gente que te regalará el mismísimo y verdadero misterio de la existencia. Luego, ese gran misterio es “puturrú de fuá” y sales de allí avergonzado porque te parece que eres tonto y un inútil. Crees que eres el único que ha pagado 2000€ para escuchar al mismísimo Dalái Lama del blogging y de la mercadotecnia para emprendedores y bloggers y no ha aprendido un pijo. Chico, la culpa la tienes tú que tienes una cebolla por cabeza, porque fíjate en que todos los demás se han hecho ricos nada más terminar el misticurso. ¿Ah, no? ¿Que siguen siendo pobres y no han podido dejar el trabajo en el que les explotan por 750€? Pues debe ser que todos somos tontos, salvo el gurú, el jefe máximo y supremo del conocimiento de los hilillos conductores de internet y la riqueza más dorada. O quizás todo es mucho más simple y simplemente hay que buscar la respuesta más sencilla: quizás no somos tontos nosotros, sino mentiroso el que pretende hacerse pasar por el único e indiscutible gurú. Bueno, un poco tontos sí que somos si creemos que por esos 2000€ vamos a vender todas nuestras existencias en dos días o nos van a contratar hasta en el New York Times.

 

Es cierto que, en ocasiones, nos domina la ansiedad, la frustración con el empleo actual y el anhelo de ver cumplidos nuestros sueños, por lo que tendemos a creer que podemos saltarnos escalones para llegar a lo alto de la escalera con éxito. Es algo natural desear tener un trabajo que nos emocione y nos permita vivir con dignidad. Sin embargo, no nos engañemos ni nos dejemos engatusar por cantos de sirena. Llegar a tener un negocio en el que poder ganar bastante dinero lleva su tiempo, exige mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo, así como estar dentro de la legalidad del país en el que despleguemos nuestra actividad y, por qué no decirlo también, un poco de suerte. La reputación y el prestigio que nos pueden conducir a vivir de nuestros negocios no se consiguen chascando los dedos y acudiendo a cursitos para escuchar a alguien diciéndonos obviedades que, en el fondo, ya sabemos. Para ganar dinero honradamente hay que sudar y desmelenarse, mirarse en el espejo y vernos negras ojeras, trabajar duramente y dominar aquello que hacemos. Luego, podemos buscar el apoyo de personas capaces de asesorarnos para que podamos canalizar nuestras energías y enfocar mejor nuestra actividad, pero el trabajo duro y primordial ya lo habremos hecho nosotros.

 

En conclusión, sé racional, trabaja con ilusión y constancia, levanta un negocio legal que no esté demasiado “pateado”, aprovecha las oportunidades que la vida te planta delante, que tus miedos infundados no frenen tus capacidades y, también, déjate asesorar por personas honestas que pueden guiarte en algunos pasos del camino. Pasa de los charlatanes que te hablen de objetivos dudosos y estrategias mágicas. Para llegar a cualquier lugar, no queda otra que caminar.  

 

¡Hasta la próxima confidencia!

 

¡Únete a Laube Leal ya!
Súbete al carro y empieza a atraer la atención de tus lectores y clientes.

Haz clic en la imagen Suscríbete a Laube Lealy podrás acceder a textos muy sugestivos e imágenes preciosas y adecuadas para tu blog o local. Te contaré a ti, en secretito, trucos y consejos para que tu negocio sea más visible y atractivo. ¿A que es estupendo? ¡Pues hay más! Todo ello estará aderezado con pinceladas gastronómicas y mucho entretenimiento. ¡No te vas a aburrir!


Además, ¡sin spam! ¡Nada de nada! Yo lo detesto, así que solo te enviaré lo que me digas que te interesa. ¡Palabrita! 
14 Comments
  • Toñi Sánchez (Mi Cocina Carmen Rosa)
    Posted at 09:06h, 22 Junio Responder

    Magnifica reflexión y sabios consejos. Siempre he dicho que “nadie regala nada por nada” y en ése sentido que tu explicas suelen vender “humo”; lo triste es que hay personas que se apuntan al carro, que les siguen el juego a ésos “filibusteros”. Para conseguir algo en la vida, no hay más que trabajar duro y como tu bien dices, seguir el camino, día a día, pasito a pasito….

    • Laube Leal
      Posted at 14:42h, 04 Julio Responder

      Mi abuela decía que nadie da duros a cuatro pesetas. ¡Nadie! Por una u otra razón hacemos las cosas. A mí me preocupa quien oculta las verdaderas intenciones o el que miente para conseguir sus objetivos. Si todos somos transparentes y honestos, no hay problema.

      Besitos

  • Juana
    Posted at 10:19h, 22 Junio Responder

    Qué razón tienes!!!!
    Vamos yo no tardo ni un segundo en borrarlo de mi correo…que mal…no soporto los vendedores de humo.
    Mi padre me decia, hija se honrada que en la vida no te harás rico pero a la larga serás más feliz contigomisma y eso intento hacer, incluyendo esto también en mi andadura bloguera.
    Así que yo soy como tú dejo de seguirle inmediatamente y fuera, aunque sea el más famoso del mundo mundial, me da igual.
    Un saludo
    Juana

    • Laube Leal
      Posted at 14:44h, 04 Julio Responder

      Pienso igual. Me molestan quienes sin decir nada de enjundia cree que lo hace y encima traslada esa idea a los demás, cobrándola.

      Todo camino se hace andando y no se puede pretender trabajar sin dar palo al agua.

      Gracias por comentar, Juana.

  • Marhya
    Posted at 16:47h, 22 Junio Responder

    Me vienen nombres concretos que no voy a mencionar, pero quizá a muchas también os llegó hace unos días una newsletter de título “estoy embarazada” que seguidamente al abrirla decía algo así como “no lo estoy pero quería que lo abrieras”, y no te digo la rabia que me entró, en serio.
    O como algunos vedehumos con nombres y apellidos cuyos cursos cuestan más que una matrícula a un master universitario privado y que por mucho que te enseñe, si es que te lo enseña, no te va a asegurar vender nada porque no se centra en si tu producto o servicio es bueno, necesario y vendible, que para mi, llamadme básica, sería lo primero que habría que testar y sobre lo que habría que trabajar/asesorar, etc…
    O como personas que venden cursos sin haberlos terminado, que eso me pasó a mi un verano, me apunté y a la persona supuestamente (creo que realmente) le ocurrió algo bastante fuerte en la vida que paralizó los cursos y ni devolvió el dinero ni los terminó nunca. Sigue en internet con otras ocupaciones y la segunda vez que se me ocurrió preguntarla si no tenía pensado terminar los cursos que dejó a medias me bloqueó de sus redes sociales.
    U otra conocidísima por sus cursos y asesoría para emprendedoras que hace tiempo propuso que quien quisiera comprase un libro que iba a escribir y por adelantar el dinero seguiría sus avatares durante el tiempo de escritura, que costaba mucho más que cualquier buen libro en papel y tapa dura. No sé cuánta gente se apuntaría pero yo creo que ya han pasado cerca de dos años y que yo sepa no ha publicado el libro en cuestión…
    Y así podríamos seguir.
    En fin…

    • Aisha
      Posted at 18:31h, 22 Junio Responder

      Conozco los tres casos que comentas… El más reciente, el de la newsletter, si llego a tener una piedra a mano se la lanzo… lo malo que le hubiese dado a mi ordenador y no está la cosa para dispendios 😉

    • Laube Leal
      Posted at 14:45h, 04 Julio Responder

      Como ya te dije en Fbk, he flipado con lo que tú y Aisha han comentado. Me parece increíble. No imaginaba que personas así hicieran lo que han hecho y encima sigan tan anchas.

      Lo de la newsletter y el embarazo… ¡Qué feo jugar con algo tan importante! Como dice Aisha, una piedra…

      En fin, ¡qué cosas!

  • Aisha
    Posted at 18:34h, 22 Junio Responder

    Tienes toda la razón… A mi buzón no me llegan newsletters vendiéndome el secreto de la piedra filosofal para hacerme rica… de esa gente paso mucho. Pero sí estoy un poco cansada de algunas newsletters en las que te vienen a decir que si no vives entre Madeira, Bali, Hawai, y tu casa es porque no quieres… A mí los que prometen hacerte rico los veo más inofensivos porque no creo que haya quien se los crea. Los que me parecen más peligrosos son los que están justo por debajo, venden sus cursos a precio de oro (que no digo que no puedan poner el precio que les plazca, pero no vivimos en USA y los salarios no son los de allí… aunque sí los precios de los cursos), en fin esos son más peligrosos porque sí que hay mucha más gente que los cree y esos sí venden mucho más humo incluso.
    Me encantan estas confidencias tuyas…. Me encantaría poder tomarme un café contigo y hablar largo y tendido de muchas cosas, seguro que sería algo muy placentero y productivo.
    Un beso guapa!

    • Laube Leal
      Posted at 14:51h, 04 Julio Responder

      jajajajajajajajaja Lo de las vacaciones en Bali, Hawai, etc. tiene miga. He leído a algunas personas contando esas cosas, sobre todo gente jovencita. Normalmente me suena a rollo patatero, pero prefiero no pararme siquiera a pensarlo.

      Tienes razón en esos que están justo en un punto más intermedio y venden los cursos de “haztericoenunossegundossolocomprandomicurso”. Lo que más curiosome parece es que, con todo lo que sabemos y con toda la información a la que tenemos acceso, la gente siga cayendo en esas estafas.

      Yo estaría encantada de la vida si nos tomásemos un café y estuviésemos dándole a la lengua… Confidencias tengo a cientos. Creo que, como regla general, cuento lo que opino de la mayoría de las cosas que pienso que pueden interesar, aunque soy educada y comedida para intentar no dañar a nadie, que tampoco es mi objetivo. Todos tenemos anécdotas e historias para reírnos durante meses, ¿a que sí?

      Gracias por comentar, Aisha.

  • mercedes
    Posted at 06:59h, 23 Junio Responder

    Buenos días!.
    De esto poco puedo hablar, ni entiendo ni quiero hacerlo. Si es cierto que últimamente te ametrallan ofreciendo sus productos.
    Te voy a contar algo que me pasó el otro día. Leo todo lo que se me pone por delante, encontré una web con un artículo interesante, ese me llevó a otro y así hasta que me suscribí para ver si me seguía interesando, al segundo recibo un mensaje en el que me aconseja una serie de artículos, le doy las gracias y al segundo me manda que elija el curso que más me guste y que me irán muy bien.en este caso era coach.
    También encontré una escapada de una blogger muy conocida donde habría cocina, yoga y más, entré a mirar, en ese momento me apetecido y pensé que me iría bien, el precio ni te lo digo jajaja. Comprendo que todos tenemos que comer pero…..
    En lo de despedirme y volver, sí, de eso si puedo hablar, lo he hecho alguna vez y si sirve de algo aunque no de escusa, se que está mal aunque cuando lo he hecho, lo he hecho convencida. Hay veces que pasamos malas temporadas y la gente que te lee, eso no lo ve. En fin, si eso supone perder seguidores de tu talla, lo siento pero cada persona somos un mundo y siempre, siempre hay que intentar ponerse en la piel de los demás.
    No te quejarás que estoy de vacaciones y vengo a verte.
    Un besazo

    • Laube Leal
      Posted at 09:45h, 23 Junio Responder

      A mí no me vas a perder, Mercedes. Sabes que no es de cosas como tu experiencia de lo que hablo. Hablo de personas que lo hacen adrede y, en el mismo artículo, se ríen en tu cara y reconocen que su título era solo para enganchar. No, sabes que no hablamos de casos como el tuyo.

      Los casos de los que hablas no son negativos. Son formas de vender y no son incorrectas. Si ves que alguien está interesado, has de aproximarte y preguntarle si quiere algo más. Como cuando vas a una tienda. Cuando se vende por internet, se hace de esa manera. Lo incorrecto es vender de manera falsa; usar estrategias poco claras; mentir; etc.

      ¡Qué suerte que estés de vacaciones! ¡Qué suerte que te apetezca venir a leerme!

      Muaccccccccccccccccccccccc

  • mercedes
    Posted at 10:13h, 23 Junio Responder

    Vale, es que de esos casos no los he visto nunca o me han engañado como a una tonta.
    De lo demás no quiero meterme en líos de esos y me alegra un montonazo que sigas conmigo.
    Me voy a la playa que para eso estoy de …. Jajaja, siempre es un placer leerte aunque no entienda de que va, así aprendo.
    Besote preciosa.

  • Ana Melm
    Posted at 16:16h, 24 Junio Responder

    Uffffffffffffffff mucho gurú hay por ahí suelto!
    Me da coraje que te dicen lo que tienes que hacer y pasas por tonto si no pagas religiosamente su curso y sigues siendo un pringado… mucho coraje. Si tan bien les va, que no sean tan generosos y se hagan ricos por su cuenta, no?

    • Laube Leal
      Posted at 14:52h, 04 Julio Responder

      Cuando siguen al pie del cañón vendiendo humo en forma de cursos, es que no son Onassis, digo yo. Es evidente, tal como dices, Ana.

      Gracias por pasarte a dejar tu opinión. Muaccccccccc

Post A Comment