Laube Leal | Pasta con albóndigas en salsa arrabbiata
pasta, arrabbiata, albóndigas, salsa, sauce, tomate, tomatoe, cocina italiana, recetas de El Padrino,
5811
post-template-default,single,single-post,postid-5811,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Pasta con albóndigas en salsa arrabbiata, una receta de cine

Pasta con albóndigas en salsa arrabbiata, una receta de cine

 

Después de un breve parón navideño y técnico, volvemos a la carga con uno de mis platos preferidos y es que, sin ser una gran amante de la carne, las albóndigas bien hechas me vuelven loca y, combinadas con pasta y una buena salsa, son un manjar de dioses. Y como yo soy la diosa de mi casa, ¿por qué no premiarme con esta delicia?

Dicen que esta salsa es típica de la región del Lazio de Italia y los romanos son quienes más la comen. Sin embargo, parece ser que la salsa de tomate con guindillas es más propia de la región sureña de Basilicata, antigua Lucania y es que las guindillas frescas o secas son la especialidad de esta pequeña y despoblada zona del sur de la Península Itálica. Sin embargo, no podemos olvidar que las guindillas o chiles provienen de América y que fue España el primer país en ver a estas pequeñas y traviesas pimientas. De España, a Italia y en un plis plas ya estaban extendidas y acomodadas por todo el Mediterráneo.

En ocasiones anteriores lo he comentado, pero me gustaría insistir: la cocina italiana es para mí la perfecta combinación de sabor, texturas, sencillez y alimentos saludables. Desde mi punto de vista y a sabiendas de que la cocina española pueda verse un tanto relegada a segundona, la comida de Italia es el mayor y mejor exponente de la excelente cocina mediterránea. No puedo evitar sentirme completamente tentada por esos platos llenos de ingredientes sencillos, de la huerta, pletóricos de color y sin ínfulas de ninguna clase.

La cocina italiana es maravillosa sin creérselo y eso es justamente lo más que me gusta. Y, por cierto, cuando hablo de cocina italiana no me refiero solo a pastas y pizzas, sino a los increíbles platos de pescado y marisco propios de Sicilia y Nápoles, a los contundentes guisos de caza y legumbres de las regiones montañosas del interior de Italia, a las deliciosas setas y, sobre todo, a sus impresionantes e interminables platos vegetales.

Si quieres empaparte bien de Italia y su excelente gastronomía, mi recomendación es Culinaria Italia, de H.F. Ullmann. Creo haber hablado ya de este manual delicioso y precioso sobre la cocina italiana, pero, por si tú no lo conoces aún, hazte con un ejemplar. No te decepcionará. Es uno de mis libros de cocina favoritos, porque, además de gastronomía, habla de Italia y sus gentes, su Historia, su carácter, sus distintas regiones… Es más que un libro de gastronomía.

Pasta con albóndigas en salsa arrabbiata

 INGREDIENTES (para 4 personas):

  • 200 g de pasta mafalde (sémola dura, sin huevo)
  • Para las albóndigas: 375 g de carne de ternera picada, 125 g de carne de cerdo picada, 3 dientes de ajo, 1 huevo batido, sal marina fina, pimienta negra molida, semillas de hinojo y una cucharadita de copos de guindilla seca.
  • Para la salsa arrabbiata: 1200 g de tomates muy carnosos y maduros, 4 dientes de ajo, 1 chile rojo fresco (puedes usar 2-3 guindillas secas), sal marina gruesa, 1 cucharadita de azúcar morena, pimienta negra molida.
  • 12 o 15 aceitunas negras con hueso
  • Hojas de menta fresca
  • Queso muy curado de cabra o de cabra y oveja
  • Aceite de oliva virgen extra

 

 ELABORACIÓN:

1º) Haz la salsa el día anterior. Para ello, pondremos una cazuela o caldero grande y bajo con un poco de aceite de oliva. Añadiremos los dientes de ajo majados y el chile finamente picado. Los sofreiremos unos segundos y añadiremos los tomates pelados y troceados groseramente. Salpimienta al gusto y añade la cucharadita de azúcar. Cocina durante unos 30 minutos a fuego medio-bajo, hasta que se evapore el jugo de los tomates y se forme una salsa espesa y con tropezones. A mí me gusta que la salsa quede un tanto basta, pero si a ti te gusta más fina, puedes triturarla. Reserva.

2º) Turno de las albóndigas. En una fuente grande, mezcla las carnes de ternera y cerdo, el huevo, la sal, las semillas de hinojo, el ajo majado y los copos de guindilla. Mezcla todo bien y haz bolitas del tamaño que te guste. Dóralas en una sartén con un poco de aceite de oliva, lo suficiente para sellar la carne por fuera y que por dentro sigan quedando poco hechas. Introduce la carne y las aceitunas negras en la salsa caliente y termina de cocinarlas durante unos 20 minutos a fuego medio. Reserva las albóndigas en la salsa arrabbiata.

3º) Prepara la pasta. Pon agua a calentar, añade un puñadito de sal gruesa y cuando arranque a hervir, añade la mafalde. Cuece la pasta dejándola un poco durita (antes de llegar “al dente”). Escúrrela, reservando un cucharón del agua de cocerla.

4º) Mezcla todo. Añade la pasta y el cucharón de agua a las albóndigas en salsa. Tapa el caldero y menéalo hasta que todos los ingredientes se integren bien. Deja que todo repose durante 3-4 minutos y la pasta termine de hacerse, así como absorba la salsa. Sirve la pasta con albóndigas en salsa arrabbiata con un montón de hojas de menta fresca por encima y espolvorea el queso curado rallado al gusto de cada comensal.

Esta receta de pasta con albóndigas en salsa arrabbiata es solo una comida sencilla, pero de insuperables presencia y sabor. Si me permites un consejo, prepárala algún día que vengan tus amigos a comer. En la película “El Padrino“, se veía a muchas personas en torno a una mesa, con poca luz y comiendo enormes y humeantes platos de pasta con albóndigas. Parece ser que, para los mafiosos de esta película icono del cine, este plato era el mejor cuando había que cocinar para muchas personas. Y yo ratifico esa idea.

¿Que vienen muchos amigos a comer…? ¿Esos amigos con los que tienes confianza, a los que quieres y con los que te ríes hasta llorar? Prepara pasta con albóndigas en salsa arrabbiata. Y si vienen con sus hijos, mejor aún. Verás qué caritas ponen y cómo se les iluminan los ojos a todos al ver una enorme fuente de pasta con albóndigas sumergidas en una roja y aromática salsa de tomate. Sirve esta comida maravillosa en alguna cazuela grandota y bonita o en una gran fuente de cristal o cerámica, mejor si tiene tapa para mantenerla caliente. Coloca unos cuencos con ensalada verde bien aliñada en la mesa y varias cestas con buen pan que absorba bien la salsa.

Y, por supuesto, abre una botella de buen vino, rodéate de gente que te quiera y a quien quieras y a vivir que son dos días. Hazlo y me cuentas.

 

¡Únete a Laube Leal ya!
Súbete al carro y empieza a atraer la atención de tus lectores y clientes.

Haz clic en la imagen Suscríbete a Laube Lealy podrás acceder a textos muy sugestivos e imágenes preciosas y adecuadas para tu blog o local. Te contaré a ti, en secretito, trucos y consejos para que tu negocio sea más visible y atractivo. ¿A que es estupendo? ¡Pues hay más! Todo ello estará aderezado con pinceladas gastronómicas y mucho entretenimiento. ¡No te vas a aburrir!


Además, ¡sin spam! ¡Nada de nada! Yo lo detesto, así que solo te enviaré lo que me digas que te interesa. ¡Palabrita! 
¿Te gusta este contenido...? ¡Comparte!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone
12 Comments
  • Marhya
    Posted at 16:27h, 23 Enero Responder

    ¡Oh, que pintaza, madre mía! Es de ese tipo de platos que siempre se alegra una de ver en la mesa, y que se disfrutan.
    Que peligro, ahora se me ha antojado.Me parece que de esta semana no pasa.
    Un beso.

    • Laube Leal
      Posted at 18:09h, 30 Enero Responder

      La pasta con albóndigas es un clásico italiano e italo-americano. No te la pierdas!

  • Laura Selene
    Posted at 17:38h, 23 Enero Responder

    Yo celebraría la vida contigo encantada con ese maravilloso plato de pasta pero esta semana tengo que hacer bondad que me viene una “calçotada” y esa no me la pierdo. Besos.

    • Laube Leal
      Posted at 18:10h, 30 Enero Responder

      ¡Qué me gusta una calçotada! Madre mía, qué ricoooo!
      Yo también la celebraría contigo. Me da que ambas nos gustan mucho esas celebraciones. 🙂
      Muacccccc

  • Ana
    Posted at 21:27h, 23 Enero Responder

    Me chiflan estos platos italianos, sencillos pero deliciosos. Ains que cada día haces unas fotos más bonitas!
    Tomo nota del manual, pues a mi me pasa como a ti, que soy muy fan de la cocina italiana.
    (Ando un poco desaparecida por exceso de trabajo y estudios 🙁 pero algún huequito saco para leerte)
    Besos

    • Laube Leal
      Posted at 18:11h, 30 Enero Responder

      Muchas gracias, Ana. Sé que estás muy liada y te lo agradezco aún más.
      Besitos, reina.

  • Mina Ortiz (Mortiz)
    Posted at 20:31h, 24 Enero Responder

    Me encanta la cocina italiana y te confieso que he preparado platos que no son ni pasta ni pizza, tengo una amiga milanesa que además es cocinera y me enseñó el estofado a la piamontesa, riquísimo…ese libro del que hablas me va a gustar.

    Se me hace la boca agua con esta receta Laura, que tengo que hacer sí o sí. Estos dos “pelagatos”, mi hijo y yo, nos daremos un festín, luego, repetiré con toda la familia…
    ¡Riquísimo!

    Muackisss

    • Laube Leal
      Posted at 18:12h, 30 Enero Responder

      En Milán hay unos platos impresionantes, Mina. Ya hablamos de cocina con toques centroeuropeos. Una delicia.
      Ya me cuentas si haces esta pasta con albóndigas.
      Besitosssssssss

  • mon
    Posted at 22:04h, 24 Enero Responder

    Esta receta me atrajo como una sirena a Ulises. Si hay un plato USA que tb me encanta es la pasta con albóndigas. Obvio, Little Italy.
    Pienso como tú, Italia es la GRAN GASTRONOMIA… tal y como lo has descrito que ha sido espectacular! nunca lo había leído tan bien descrito….pero luego también adoro la Gastronomía francesa, porque para mi, es la cocina del amor y la sutileza, de la elaboración y de la creación. Y luego diría que la española es la gastronomía para comer como “cerdos”… para disfrutar como cosacos…. y para dejar ir la lujuria. Te parece?
    Bueno… menos rollo… esta receta me encanta, la salsa arrabiata es una pasada y las albóndigas..mmm…yo también soy carnívora!!!!
    Besos guapa!

    • Laube Leal
      Posted at 18:15h, 30 Enero Responder

      jajajajajaja Yo también adoro Little Italy. Es Italia con mucha nostalgia. ¡Y con lo que se pilla en EEUU!

      Cada país tiene su gastronomía. Es más, cada región de cada país tiene su gastronomía maravillosa y es lo que tiene de increíble el mundo de la cocina. Tú también describes muy bien la española. jajajajajaja ¡Total!

      Ainsssssss, una quedada gastronómica sin remilgos sería una aventura extraordinaria, verdad?

      Muaccccccccccc

  • mon
    Posted at 22:28h, 24 Enero Responder

    Ah…y me apunto la recomendación literaria.. que me ha parecido muy buena

    • Laube Leal
      Posted at 18:16h, 30 Enero Responder

      Si no conoces “Culinaria Italia”, te la recomiendo. Por supuesto, también “Culinaria Francia”. ¡Pasadón!

Post A Comment